¿Tenía Marx razón? – El Mostrador

Es el desarrollo de la “sociedad de la información” el que ha generado serias sospechas sobre un proceso de alcance mucho mayor al hasta ahora previsto. Por lo pronto, pareciera que tiende a romper el principio de escasez, al instalar un bien como la “información” como algo creciente y aceleradamente disponible, del cual es posible crear riqueza, por ejemplo, a través de un producto comercializable…

Fuente: ¿Tenía Marx razón? – El Mostrador


Por un populismo digital / Blog AGETIC

no es falso considerar hoy en día que todos estos datos que proveemos a los gigantes de la economía digital en cada uno de nuestros actos digitales (simplemente, por ejemplo, desplazándonos con un teléfono geolocalizado), y que nos revenden luego bajo la forma de servicios diversos, constituye una de las expoliaciones del bien del pueblo más espectacular de la Historia.

Fuente: Por un populismo digital / Blog AGETIC


Why Silicon Valley is embracing universal basic income | Technology | The Guardian

Silicon Valley has, paradoxically, become one of the most vocal proponents of universal basic income (UBI). Venture capitalist Marc Andreessen, web guru Tim O’Reilly and a cadre of other Silicon Valley denizens have expressed support for the “social vaccine of the 21st century”, and influential incubator Y Combinator announced on 31 May that it will be conducting its own basic income experiment with a pilot study of 100 families in Oakland, California – a short hop over the San Francisco bay.

Fuente: Why Silicon Valley is embracing universal basic income | Technology | The Guardian


Merkel reconoce que “Europa no es una tierra de futuro para los jóvenes” | Economía | EL PAÍS

Merkel reconoce que “Europa no es una tierra de futuro para los jóvenes” | Economía | EL PAÍS.

 

Angela Merkel, durante su intervención en la conferencia “Instituto Vodafone para la Sociedad y Comunicación” en Berlín. / BERND VON JUTRCZENKA (EFE)

La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció este jueves que “Europa no es ahora mismo una tierra de futuro para los jóvenes”, que sufren tasas de desempleo del 30% o el 40%, y tienen escasa confianza en encontrar un puesto de trabajo. Para revertir esa situación, la dirigente germana apuesta por la “economía digital como motor de crecimiento de la UE” y única capaz de generar nuevos empleos.

Merkel, que inauguró el foro Digitising Europe, que reúne en Berlín a representantes de multinacionales tecnológicas, expertos del mundo digital, y representantes de varios gobiernos, indicó que el 90% de los nuevos empleos en un mundo globalizado se crean fuera de Europa y que la apuesta por las tecnologías y la digitalización “no es una oportunidad sino una necesidad” para revertir esa situación.

La canciller indicó que es preciso acelerar la Agenda Digital europea, y cerrar una regulación global que permita el desarrollo de proyectos de emprendedores (start up), con medidas fiscales, impulsando las redes de nueva generación y asegurando el acceso a Internet de toda la población, independientemente de donde vivan.

ADVERTISEMENT

“La industria 4.0 es la única posibilidad de que Europa se enganche”, alerta

Merkel señaló que administración, empresas y universidades deben trabajar juntos por atraer inversiones en tecnología en industrias tradicionales como el automóvil, la química o transportes para que vuelvan a generar empleos para los jóvenes. “La industria 4.0 es la única posibilidad de que Europa se enganche”, dijo la canciller en alusión al proyecto de alta tecnología que promueve el Gobierno alemán para digitalizar los sectores manufactureros.


Basta de hablar de revolución tecnológica – El Mostrador

Basta de hablar de revolución tecnológica – El Mostrador.

Ya se el grafeno, la impresión 3D, el gas de esquistoo el bitcoin, cualquier descubrimiento nuevo e importante pasa a llamarse revolución. Pero ¿qué pasa con el derecho a dudar, criticar o simplemente rechazar una tecnología?

po

Si hay una idea asociada con la tecnología que hay que desterrar es que estamos presenciando o que presenciaremos una revolución.

Ya se trate del grafeno, la impresión en 3D, la biología sintética, el gas de esquisto, los grandes datos (big data) o el bitcoin, cualquier descubrimiento, técnica o invento nuevo e importante invoca la palabra con “R”. Es el caballito de batalla de los proveedores del bombo tecnológico.

La idea de una revolución no solamente se utiliza para impulsar una tecnología en particular. Por ejemplo, en respuesta al cambio climático,políticos como Nicolás Sternpromueven una nueva revolución industrial con bajas emisiones de carbono.

Pero qué tecnologías se usarán y, fundamentalmente, cómo serán los procesos de toma de decisiones que las rodean, parece en gran medida irrelevante. El punto es que en una revolución está la salvación.