From Weiner to Making A Murderer: this is the golden age of documentaries | Film | The Guardian

Documentary films have are more diverse, experimental and popular than ever before. Here we consider why, and survey the genre’s game-changers

Fuente: From Weiner to Making A Murderer: this is the golden age of documentaries | Film | The Guardian


Worried face: the battle for emoji, the world’s fastest-growing language | Art and design | The Guardian

It started with 176 icons. Now it’s grown to 1,800. But who decides what becomes an emoji? We lift the lid on the California coders who live and breathe smiling cats and banned aubergines

Fuente: Worried face: the battle for emoji, the world’s fastest-growing language | Art and design | The Guardian


Miles de PDF académicos de Filosofía y Literatura para DESCARGA GRATUITA | LA REVOLUCIÓN PACÍFICA

Miles de PDF académicos de Filosofía y Literatura para descarga gratuita 1. BIBLIOTECA VIRTUAL ACADÉMICA Y GRATUITA 2. PDFs de Filosofía en español

Fuente: Miles de PDF académicos de Filosofía y Literatura para DESCARGA GRATUITA | LA REVOLUCIÓN PACÍFICA


Workshop sobre "hardware hacking" con Nicolas Collins | Manzana Mecánica

Nicolás Collins, compositor y pionero de la experimentación con la electrónica y el sonido a nivel mundial, profesor del Departamento de Sonido de la Escuela de Bellas Artes de Chicago y Editor Chief de Leonardo Music Journal, estará en Chile para participar en dos festivales que se realizarán esta semana: Sonar+D (Congreso sobre música, creatividad y tecnología) y la novena versión de Tsonami, Festival Internacional de arte sonoro.

Fuente: Workshop sobre “hardware hacking” con Nicolas Collins | Manzana Mecánica


Tidal: Jay-Z carga contra el imperio | Estilo | EL PAÍS

Tidal: Jay-Z carga contra el imperio | Estilo | EL PAÍS.


El artista acusa a las grandes compañías de ‘streaming’ de lanzar una campaña contra su plataforma musical Tidal

El rapero, y creador de Tidal, Jay-z. / CORDON PRESS

El éxito inmediato no está garantizado ni cuando se es una de las personas más influyentes y reconocidas del mundo. Ni si quiera haciendo piña con otras celebridades para que el efecto bombo sea aún mayor. Eso es lo que le está pasando a Jay-Z con su plataforma de música en streaming Tidal, que presentó no hace ni un mes al mundo acompañado por Kaney West, Rihanna, Madonna y su esposa Beyoncé, junto a otra docena de estrellas.

Tidal cuenta en la actualidad con 770.000 abonados, una anécdota comparados con los 15 millones que escuchan música pagando en Spotify, por no citar los 45 millones que lo hacen gratis a costa de escuchar de vez en cuando algunos anuncios. Shawn Carter (el nombre real de Jay-Z) pide paciencia a sus seguidores. El artista raramente acude a las redes sociales para hacer comentarios. Ahora, sin embargo, lo ha hecho en tromba para defender su nuevo negocio.

“La tienda iTunes [de Apple] no se construyó en un día”, recordó ayer el rapero a sus casi 3,2 millones de seguidores en Twitter, “y llevó nueve años a Spotify tener éxito”. “Por favor, darnos la opción de crecer y mejorar”, se puede leer en otro mensaje. No acabó ahí la cosa. En los siguientes mensajes pasó a la carga pesada, para acusar a sus competidores de querer preservar el status quo, “gastando millones” de dólares en lo que calificó como una “campaña de desprestigio”.

Lo cierto es que la declaración de independencia Jay-Z no está teniendo en este momento la respuesta de cambio que esperaban los 17 artistas que le apoyan. De la cifra que Carter menciona en el tuit, 597.000 abonados eran ya WiMP, la compañía que compró en marzo para integrar en Tidal. Es decir, tras su puesta en escena solo lograron sumar 173.000 suscriptores pese a la campaña de promoción gratuita que hicieron los medios de comunicación de todo el mundo.


El pequeño arte de pedir dinero | Cultura | EL PAÍS

El pequeño arte de pedir dinero | Cultura | EL PAÍS.


El triunfo del ‘crowdfunding’ demuestra la fascinación de nuestra cultura por lo mínimo al tiempo que revela cambios profundos en los modelos de negocio tradicionales

La cantante Amanda Palmer.

El modelo medieval, el de un solo mecenas que aporta una gran cantidad de dinero para patrocinar un proyecto, ha cambiado en el siglo XXI; ahora se pide poco dinero a cientos, o miles, de micromecenas. El crowdfunding,micromecenazgo en español, participa de esa tendencia a lo mínimo que lo invade todo en nuestro tiempo; para hacer una película ya no hacen falta esas cámaras enormes, basta con un artefacto del tamaño de un paquete de cigarrillos, y las cartas que se escribían en hojas de papel el siglo anterior han pasado delmail,más escueto, a la miniaturización radical del chat, del SMS, de Twitter. Así, en lugar de un mecenas, o de una compañía discográfica, cinematográfica o editorial que ponga el dinero, hoy puede optarse por cientos o miles de micromecenas. Para entrar en contacto con ellos, para pedirles que financien un proyecto, existen varias plataformas en Internet, en las que cualquier ciudadano con una idea que, desde su punto de vista, merezca ser financiada, puede anunciarse y pedir dinero y, con suerte, obtenerlo. La Red, en la que vivimos todos atrapados, es el vehículo imprescindible de los micromecenas; en ella coincide, en el mismo instante, un japonés que desea poner dinero con un mexicano que desea invertir también en el mismo proyecto.

El caso emblemático es el de Amanda Palmer, una cantante y performerestadounidense que, después de romper con su compañía discográfica, decidió grabar su nuevo álbum por su cuenta y para financiarlo pidió, en la plataforma Kickstarter, 100.000 dólares (93.000 euros). Unas semanas más tarde sus 25.000 micromecenas habían juntado 1.192.793 dólares (1.110.331,91 euros) a cambio de un ejemplar del disco o, según la cantidad de dinero que habían puesto, de un ejemplar con la cubierta diseñada a mano por Palmer, o una cena o una fiesta con la presencia de la cantante.

El caso de Amanda Palmer es especial porque se trata de una artista con un millón de seguidores en Twitter y un sólido prestigio que ha ganado con muchos años de esforzadas actuaciones, además de que es una cantante con un talento capaz de seducir a miles de micromecenas. Su éxito en elcrowdfunding fue tan importante que la célebre organización TED, que se dedica a difundir ideas extraordinarias, la invitó a dar una charla en donde habla de su experiencia con el micromecenazgo, que sintetiza en la idea de que “casi cualquier encuentro humano importante se reduce al acto, y al arte, de pedir”, y de que los artistas deben atreverse a pedir dinero a su público y no pensar que el micromecenazgo es “mendicidad digital”, sino otra forma de obtener financiación para un proyecto artístico. Recientemente, Amanda Palmer articuló sus ideas en un libro autobiográfico de título El arte de pedir (Turner, 2015).


Kickstarter ingresa 850 euros por minuto en 2014 | Tecnología | EL PAÍS

Kickstarter ingresa 850 euros por minuto en 2014 | Tecnología | EL PAÍS.


La web de ‘crowdfunding’ alcanza sus máximos en este último año

La música y la tecnología son los campos más beneficiados

Enviar a LinkedIn24
Enviar a TuentiEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

850 euros por minuto durante todo un año. Más de 421 millones de euros recaudados. 22.215 proyectos de cine, música, videojuegos, tecnología. Esos son los números récord de Kickstarter durante el año 2014, el séptimo año de vida de la web que mejora en el montante total recaudado más de un 10% con respecto a 2013.

La gran beneficiada, la música. 4.009 proyectos que lograron el green light de Kickstarter, la meta económica que los creadores fijan para su proyecto, eran de este ámbito. La compañía razona este liderazgo en la gran cantidad de músicos independientes y en que “la música fue una de las primeras categorías en despegar en Kickstarter”, según afirma Justin Kazmark, portavoz de la compañía. El cine en el segundo puesto (3.846 películas), la literatura (2.064) y los videojuegos (1.980) siguieron a la música como lo más financiado de la web, confirmando que es la apuesta artística la que domina en la economía crowdfunding. Eso sí, en cuestión de dinero recaudado, la tecnología es reina. Uno de cada cuatro euros recaudados por Kickstarter en 2014 (un total de casi 106 millones de euros) han ido para este campo en el que se han fundado tecnologías como la realidad virtual de Oculus Rift, comprada por Facebook por más de 1690 millones de euros.

No todo son oráculos de prosperidad, sin embargo, para el sector que abandera esta web situada entre las 500 más poderosas del mundo según elranking de Alexa, portal propiedad de Amazon que evalúa la relevancia en Internet. NESTA —organización benéfica dedicada a fomentar la innovación en Reino Unido y que ha desarrollado estudios sobre la tasa de crecimiento del crowdfunding junto a la universidad de Cambridge— incluye entre sus predicciones sobre el sector de la innovación para 2015una “catástrofe” en la economía del crowdfunding.


Twitter and Instagram users can learn a lot from a 1920s journalist | Comment is free | The Guardian

Twitter and Instagram users can learn a lot from a 1920s journalist | Comment is free | The Guardian.

Social media give us the power to create a real-time portrait of our age, just as pioneering journalist Ben Hecht documented his own era

Ben Hecht On Horseback
Chicago Daily News reporter Ben Hecht on horseback in 1915 … we can each create a Chicago of the mind as real as the one Hecht created in print. Photograph: Chicago History Museum/Getty

Chicago, late afternoon in 1921. Outside, the pavements are slick with rain and in the newsroom, amid cigar smoke, they can feel the rumble as the Chicago Daily News rolls off the press. Enter reporter Ben Hecht, with a new idea. He will write a daily sketch of the city’s life, modelled on the stories of Scheherazade and entitled 1001 Afternoons in Chicago. Hecht is hired, and from then on, throughout the 1920s, not a day goes by without a miniature masterpiece of reportage.

By the time he was finished, and had gone to Broadway to write The Front Page, Hecht had documented in detail the everyday world in which all fictional heroes of film noir begin their adventures. It is a world of cardsharps, condemned men, sex workers, Yiddish tailors and Chinese laundrymen. Hecht’s description of one gives a flavour of the way he wrote: “There is something immaculate about Sing Lee. Sing Lee has been ironing out collars and shirts for 35 years. And 35 years have been ironing Sing Lee out.” But beyond the individuals, the main character for Hecht is always Chicago: its windows always rain-spattered, its streets always dark, its coffee always laced with bootlegged brandy.

Hecht was part of an international cadre of reporters who all had a similar idea at the same time: to make newswriting literary, so it could sustain greater length, pack a bigger emotional punch, but to use demotic language for a mass audience. They called it “reportage” – which is only French for reporting, but denotes its character as literary non-fiction.

Thanks to Hecht’s reportage, we possess, 90 years on, a granular social history of the time, one that the people of Chicago were seeing written in real time. While the news pages told them that a judge had released some woman charged with prostitution, Hecht tells us how her eyes pleaded for leniency – “a dog takes a kick like this with eyes like these” – and how, after release, she halted by a drugstore window to reapply her makeup.

Ben Hecht in 1918
The writer Ben Hecht in 1918 … we should be claiming our right to be lyrical and profound on social media. Photograph: Chicago History Museum/Getty

In a brilliant piece, Hecht catches the radical trade union leader Big Bill Haywood watching a burlesque show in a supposed last week of freedom prior to starting a 20-year jail sentence for sedition. A few days later, Haywood escaped to Russia, but Hecht uses this event to take us on a tour of lowlife Chicago through the eyes of a man who loves it, and will never see it again.

Today, technology has given all of us the power to be our own version of Ben Hecht. Amid the trolling and the cat pictures and the clickbait, there are still enough real things said on Twitter, and beautiful images posted on Instagram or Tumblr, to make them function as real-time journals of the public space we inhabit.

Today’s Chinese laundry worker can write his own story; so can the sex worker in the dock. Plus there are millions of us posting cityscapes and candid street photography every second. Nobody can follow it all: but by following a fraction of it we each create a Chicago of the mind just as real as the one Hecht created in newsprint.


Lanzan “Sónec”, la bioblioteca virtual de arte sonoro y experimental

Lanzan “Sónec”, la bioblioteca virtual de arte sonoro y experimental.

Se trata de una “biblioteca” o sonoteca virtual donde cualquier usuario registrado podrá acceder a archivos de audio, video y textos propios del arte contemporáneo y/o experimental. Esto, luego del lanzamiento oficial del circuito SÓNEC: 18 de diciembre en el Museo de Arte Contemporáneo (sede Quinta Normal) y el 19 en el Parque Cultural de Valparaíso.

El proyecto, financiado por Fondart Regional 2014 en su línea de Fomento para la Difusión y el Mercado de las Artes, es el primero en el país en su categoría. “Existen otros sitios –por cierto- pero se tratan de catálogos que abordan varias temáticas. SÓNEC se plantea abarcar un mayor número de obras y que en una misma plataforma exista la posibilidad de acceder a registros y documentos de arte sonoro y de música experimental” explica Miguel Hernández, director del proyecto SÓNEC.

Por otro lado, el músico y documentalista porteño también cree que esta iniciativa es una manera de contribuir a la construcción de una memoria activa de producciones nacionales. “El campo de la investigación, recopilación aún es incipiente, se ha estudiado poco a diferencia de otros países como Perú, Argentina, Colombia o México. En este sentido, SÓNEC viene a contribuir a ello”.


The internet has changed everything – and nothing | Deborah Orr | Comment is free | The Guardian

The internet has changed everything – and nothing | Deborah Orr | Comment is free | The Guardian.

In the real world people still torture and kill each other, all that’s changed is that they post it online

Teh Internet Is Serious at the Royal Court in London
How did we get here? … Teh Internet Is Serious at the Royal Court in London. Photograph: Tristram Kenton for the Guardian

Who saw it coming – a future that reanimated a dystopian past? Who could have believed, in the 1960s, that half a century on from Harold Wilson’s speech about the “white heat of technology”, young men in Britain would be looking at public beheadings on their laptops and, liking what they saw, resolving to join a crusade in the Middle East, a jihad against the infidel? Not me, that’s for sure.

In the 1960s, in our family, a telephone was something possessed by pathetic show-offs with more money than sense. We got along just fine without one. Now, I am indignant when my iPhone says “No service” or “Not delivered”. I am contemptuous of patches of retrograde air, air that is not crammed with all the information in the world, all of it sitting there patiently waiting for the few keystrokes that might summon it.

How did I get from there to here? I have only the vaguest idea. It all happened so fast – so fast that I do not know which of two things to be amazed at. Should I be amazed that information technology has changed the world so much? Or should I be amazed that it has changed the world so little?

I went to the theatre this week. Lots of people do. It has never been more popular. This play, Teh Internet Is Serious Business, was at the Royal CourtIts author, Tim Price, told the story of the defunct hacking group LulzSec and offered a dramatic interpretation of cyberspace in the process. What a strange thing – that this ancient artform should be recruited to animate life behind a screen. What a strange thing anyway, that in a world full of people with phones clamped to their ears, there are flocks of folk turning up at one of the increasingly few places where using a phone is seen as an inexcusable solecism. At the theatre, in the 21st century, one stands astride the old Elizabethans and the new.


La poesía estalla en las redes | Babelia | EL PAÍS

La poesía estalla en las redes | Babelia | EL PAÍS.

Miles de jóvenes se apuntan a un género que ha encontrado una nueva forma de difusión fuera de los salones. La nueva poesía vive entre tatuajes y YouTube.

Enviar a LinkedIn11
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

No son cantantes, ni presentadores de televisión, sino poetas. Es el último domingo de la Feria del Libro de Madrid, y las vallas están fuera para ordenar la fila, que apenas empieza a formarse junto a la caseta donde firmarán. Cristina, de 17 años, descubrió los versos de Escandar Algeet en un vídeo de YouTube —“es romántico y ha sufrido por amor, pero no es ñoño”, dice para explicarse—, ha venido temprano, a pesar del calor, con su amiga Silvia, esa que busca poemas para descargar —“incluidos Bécquer y Neruda”—. La cola frente a la caseta crece, la mayoría son chicas,groupies poéticas que con sus móviles y a través de las redes diseminan y comparten versos y fotos. Silvia y Cristina han logrado sacarse una con el autor de Alas de mar y prosa,un palentino que estudió cine y arrancó escribiendo en un foro del grupo Extremoduro de forma anónima, antes de caer en un bar de Malasaña, Bukowski, donde el propietario, Carlos Salem, organizaba lecturas de poesía a las que cualquiera podía sumarse. Seis años después su poemario va por la quinta edición y se ha convertido en el superventas de la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker. Este sello, con un catálogo de 20 libros, lo puso en marcha otro poeta que frecuentaba el bar, Marcus Versus: “Hace seis años llevábamos los ejemplares a cuestas para intentar colocarlos en las librerías y hoy nos llaman para pedirlos. Es un cambio positivo y lo será aún más si ayuda a despertar interés por otros autores”.

En la caseta de la feria, con bandana y camiseta negra, Salem, argentino radicado en Madrid, autor de una serie de novelas negras y tres poemarios, ofrece una sucinta explicación de sus libros a un comprador: “Este es como Cortázar pero con sexo, este otro es más social”. Las pasiones que despierta #Follamantes, su último título, aún le sorprenden. Dice que contiene “poesía erótica bastante fuerte”, pero esto no ha sido impedimento para que multitud de matrimonios se acerquen a comprar el volumen para sus hijas adolescentes, que ya leyeron los versos en Internet. “Me dicen que peores cosas ven en televisión”, comenta Salem. Recibe fotos de tatuajes con sus poemas y tiene más de 43.000 seguidores en Twitter. Junto a Escandar y a Versus han llenado auditorios y cafés por toda España.

Este fenómeno se expande por

la web a través de blogs,

tuits, tumblr y YouTube

Batania Neorrabioso, cuyas pintadas poéticas han quedado recogidas en La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa (descrito por el autor como 340 páginas con 75 pintadas, 66 poemas, 49 tuits, 47 meteoros, 9 artículos festivos, 8 convocatorias y 25 relatos); y el cantautor Marwan Abu-Tahoun Recio con La triste historia de tu cuerpo sobre el mío, forman también parte de este fenómeno que se expande por la web a través de blogs, tuits, tumblr y YouTube, y llega a las librerías mucho después, impulsado por pequeños sellos como Noviembre, OrigamiLa bella VarsoviaEl GavieroArrebato Libros,Kriller 71 o Ediciones Liliputienses. Quizá las pequeñas editoriales dedicadas a la poesía no sean una gran novedad, como tampoco la creación de efímeras y bellas revistas, pero los nuevos canales virtuales se inundan de poesía inédita y crean un punto de encuentro infeccioso.


Google launches online street art gallery to bring global graffiti to anyone | Art and design | theguardian.com

Google launches online street art gallery to bring global graffiti to anyone | Art and design | theguardian.com.

 

Google Street Art Project

A screenshot from Google’s Street Art collection. Photograph: Google

 

Google’s Cultural Institute has launched Street Art, an online depository of over 5000 graffiti images from around the world as part of its Google Art Project.

“The transient nature of street art means it can be at risk of being scrubbed out and lost forever to its legions of fans,” Google’s Lucy Schwartz wrote on the official Google blog. “But long after the paint has faded from the walls, technology can help preserve street art, so people can discover it wherever and whenever they like… Street art may be temporary on our walls and sidewalks, but its beauty and vibrancy live on, on the web.”

The collections of art, from Bogota to Lisbon to Manila, include some that have been painted over or are now inaccessible to the public – such as the 5 Pointz space in New York, which was whitewashed ahead of being demolished. Using their Street View technology, which allows you to wander around in virtual 3D space, you can actually enter some of the locations and fully explore them, such as the nine-floor Tour Paris 13.

It’s an extension of the Google Art Project, which allows you to ‘walk into’ museums including the Metropolitan Museum of Art and the Van Gogh Museum, and explore the exhibits. The project has now grown to nearly 70,000 artworks.


Crowdfunding, el estilo de financiamiento compartido que se opone al Fondart y al mercado

Crowdfunding, el estilo de financiamiento compartido que se opone al Fondart y al mercado.

jugueraportada

Aunque esta práctica ya tiene varias décadas, la idea se presenta como una alternativa de financiamiento a los concursos como el Fondart, generando independencia frente al mercado. Este sistema consiste en recolectar fondos entre los seguidores de artistas, cineastas, escritores y músicos apara financiar proyectos artísticos específicos, cuyo modelo se ha masificado en el último tiempo gracias a Internet.

El crowdfunding, que usualmente consiste en recolectar fondos para eventos como una campaña política o un pequeño negocio, también existe en el arte, donde se usa entre los seguidores de un grupo de música, un cineasta o un escritor para la creación de una obra determinada.

Se trata de un fenómeno que se ha masificado en el último tiempo en el mundo y también en Chile, especialmente gracias a Internet.

La última grabación fonográfica del cuequero Luis Araneda, “El Baucha”, la novela “Apache” de Antonio Gil, películas como “Una historia de in-felicidad”, del cineasta Gabriel Hidalgo, e incluso revistas como La Juguera Magazine han recurrido o están en proceso de reunir fondos de esta manera.


Edward Snowden se convierte en héroe de cómic | Gente | EL PAÍS

Edward Snowden se convierte en héroe de cómic | Gente | EL PAÍS.


Imagen de la editorial Bluewater Productions de la portada del cómic basado en Edward Snowden. / EFE

Enviar a LinkedIn2
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

Edward Snowden, el antiguo colaborador de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) que filtró la información sobre el espionaje masivo de esa agencia, se ha convertido en el protagonista de un cómic. Escrito por Valerie D’Orazio y con dibujos de Dan Lauer, con un guion de carácter biográfico, el libro de historietas se publicará el miércoles tanto en papel como en formato digital, según ha anunciado en un comunicado la editorial Bluewater Productions.

El cómic, denominado Beyond: Edward Snowden, trata de mostrar a la persona que se esconde detrás de los titulares e indaga en los motivos que le empujaron a llevar a cabo una de las mayores filtraciones de información clasificada de la historia de Estados Unidos, según explica la editorial. D’Orazio, autora del texto del cómic, dice que su trabajo “proporciona una mirada a una vertiente de Edward Snowden que el público nunca ha visto realmente antes”.


Capítulo 1 de nueva serie sobre copyright por @CopyMeOrg | Manzana Mecánica

Capítulo 1 de nueva serie sobre copyright por @CopyMeOrg | Manzana Mecánica.

 

Copy-me es una serie web acerca del copyright, financiada mediante crowdsourcing. Su objetivo es terminar con los mitos acerca de copiar, y con esto, cambiar la perspectiva y la forma en que nos relacionamos con el copyright, con internet, con la creatividad, y con la creación artística.

El equipo, formado por Livio (diseño), Ioana (guión y voz), Stefan (edición de vídeo) y Alex (animación), trabaja desde Bucarest en Rumania para difundir estas ideas en un formato muy accesible. El resultado es un look muy profesional con ideas claras y potentes. ¿Está Mal Copiar? es el título del primer capítulo. ¡Apóyalos en IndieGogo!


El arte salta a la red. Museos, instituciones, galeristas y artistas apuestan por su espacio en Internet

El arte salta a la red. Museos, instituciones, galeristas y artistas apuestan por su espacio en Internet.

Un medio que permite mostrar en las antípodas las piezas custodiadas en un lugar, de forma inmediata, sencilla y, en ocasiones, con más detalle que si estuvieran delante, es un estupendo escaparate para todos los interesados en exhibir, contemplar y adquirir obras de arte. A continuación te mostramos algunos de los proyectos, de muy diversa índole, que están contribuyendo a convertir el espacio virtual en una magnifica galería.

– See more at: http://www.guiadelocio.com/a-fondo/el-arte-salta-a-la-red#sthash.sQHzGXp6.dpuf


Assange y Calle 13: "Nacimos sin hablar pero vamos a morir diciendo" – Público.es

Assange y Calle 13: “Nacimos sin hablar pero vamos a morir diciendo” – Público.es.

El fundador de WikiLeaks graba un vídeo con el conocido grupo puertoriqueño en el que critica la manipulación informativa y anima a los ciudadanos a abrir los ojos y rechazar la visión distorsionada de la realidad que les transmiten los distintos poderes

PÚBLICO Madrid 13/11/2013 13:16 Actualizado: 13/11/2013 14:43

Residente (izq), junto al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reunidos hoy, jueves 13 de junio de 2013, en Londres. EFE.

Residente (izq), junto al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reunidos hoy, jueves 13 de junio de 2013, en Londres. EFE.

Uno puertorriqueño. El otro australiano. Uno es un conocido cantante que ha pasado del reggaeton más sucio a escribir potentes canciones de protesta. El otro, el fundador de WikiLeaks: el hombre que destapó miles de informaciones que EEUU quería mantener ocultas, motivo por el que sigue recluido en la Embajada de Ecuador en Londres.

A simple vista, René Pérez (Residente) de Calle 13 y Julian Assange no parecen tener mucho en común. Por eso ha sorprendido su asociación para elaborar el tema Multi_viral, que se estrena este miércoles (13-11-13), un himno contra la manipulación informativa y el poder restrictor. Un llamamiento a la lucha ciudadana (pacífica) y a rechazar las versiones contaminadas de la realidad que constantemente los diferentes poderes inoculan a los ciudadanos según sus autores: “Una noticia mal contada es un atraco a mano armada”, asegura su letra.


El arte en la edad del silicio por Roberta Bosco y Stefano Caldana >> Blogs EL PAÍS

El arte en la edad del silicio por Roberta Bosco y Stefano Caldana >> Blogs EL PAÍS.

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana 02 de septiembre de 2013

Wir sind hier

“Wir sind hier” la performance sonora participativa que inaugura el Festival Ars Electronica 2013.

Un concierto, una escultura colectiva y un remix audiovisual colaborativo sobre la historia, son sólo algunas de las propuestas, en las que se puede participar sin salir de casa, del prestigioso Festival Ars Electronica, que el homónimo centro de arte de Linz enAustria organiza anualmente desde 1979. El festival, considerado la cita más importante del mundo consagrada a las artes electrónicas y digitales, se celebrará del jueves 5 al lunes 9 de septiembre, dando inicio como de costumbre a la nueva temporada expositiva. La entrega de los célebres y cuantiosos premios, juntos con exposiciones,conciertosperformances y conferencias en diversas sedes, convierten durante unos días la pequeña localidad austriaca en la Meca de los nuevos medios artísticos y de paso en uno de los lugares del planeta más abarrotado de periodistas y artistas procedentes de todos los rincones del mundo (aunque sobresalen los japoneses).


Un escenario llamado Internet

http://cultura.elpais.com/cultura/2013/02/20/actualidad/1361381042_453502.html

El uso de la Red y el ‘streaming’ como soporte y medio de creación escénica están dando lugar a proyectos novedosos de la mano de jóvenes profesionales

Imagen de una obra en ‘streaming’ de Play Dramaturgia.

Corre el año 2007, y en algún lugar de Barcelona se enciende una bombilla. Lo que alumbra es un convencimiento: existe una comunidad con una decidida propensión al riesgo y la innovación, savia nueva para el arte, cuyo trabajo permanece oculto entre las sombras. Así que Rubén Ramos, el que encendió el interruptor, decide apuntar el foco hacia ellos, y da forma el año siguiente a Teatron, una plataforma online, multidisciplinar y transmedia con raíces en las artes escénicas underground. Nada menos. El objetivo en el horizonte era construir un espacio virtual en el que los usuarios, de manera libre y colectiva, generen nuevas formas de hacer teatro. Y performance, danza, arte visual o sonoro, música… o todas y ninguna a la vez.


El primer flashmob global con la realidad aumentada

http://blogs.elpais.com/arte-en-la-edad-silicio/2012/10/el-primer-flashmob-global-con-la-realidad-aumentada.html

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 06 de octubre de 2012

Global Choreography de Sander Veenhof
Hoy
, domingo 7 de octubre, se celebra el primer flashmob global. El evento se inspira en las tradicionales acciones públicas, que suelen llevarse a cabo de forma imprevisible en un lugar concreto, concertado a través de las redes sociales. Sin embargo en esta ocasión la novedad es que se trata de una performance global, que tiene lugar simultáneamente en cualquier parte del mundo.

Global Choreography El evento, bautizado Global Choreography, se estructura como una coreografía sincronizada, coordinada a través de una aplicación de realidad aumentada, concebida por el artista holandés Sander Veenhof y la coreógrafa Marjolein Vogels.
Bajo el lema “Dancing alone, together” (Bailando a solas, juntos), Global Choreography se desarrolla como un baile global, que cualquier persona en cualquier parte del mundo puede interpretar en solitario o en compañía.