Growing number of Venezuelans trade bolivars for bitcoins to buy necessities | World news | The Guardian

Bitcoin users still represent a tiny minority, but some believe that the currency will become more popular in Venezuela as economic uncertainty escalates

Fuente: Growing number of Venezuelans trade bolivars for bitcoins to buy necessities | World news | The Guardian


El pequeño arte de pedir dinero | Cultura | EL PAÍS

El pequeño arte de pedir dinero | Cultura | EL PAÍS.


El triunfo del ‘crowdfunding’ demuestra la fascinación de nuestra cultura por lo mínimo al tiempo que revela cambios profundos en los modelos de negocio tradicionales

La cantante Amanda Palmer.

El modelo medieval, el de un solo mecenas que aporta una gran cantidad de dinero para patrocinar un proyecto, ha cambiado en el siglo XXI; ahora se pide poco dinero a cientos, o miles, de micromecenas. El crowdfunding,micromecenazgo en español, participa de esa tendencia a lo mínimo que lo invade todo en nuestro tiempo; para hacer una película ya no hacen falta esas cámaras enormes, basta con un artefacto del tamaño de un paquete de cigarrillos, y las cartas que se escribían en hojas de papel el siglo anterior han pasado delmail,más escueto, a la miniaturización radical del chat, del SMS, de Twitter. Así, en lugar de un mecenas, o de una compañía discográfica, cinematográfica o editorial que ponga el dinero, hoy puede optarse por cientos o miles de micromecenas. Para entrar en contacto con ellos, para pedirles que financien un proyecto, existen varias plataformas en Internet, en las que cualquier ciudadano con una idea que, desde su punto de vista, merezca ser financiada, puede anunciarse y pedir dinero y, con suerte, obtenerlo. La Red, en la que vivimos todos atrapados, es el vehículo imprescindible de los micromecenas; en ella coincide, en el mismo instante, un japonés que desea poner dinero con un mexicano que desea invertir también en el mismo proyecto.

El caso emblemático es el de Amanda Palmer, una cantante y performerestadounidense que, después de romper con su compañía discográfica, decidió grabar su nuevo álbum por su cuenta y para financiarlo pidió, en la plataforma Kickstarter, 100.000 dólares (93.000 euros). Unas semanas más tarde sus 25.000 micromecenas habían juntado 1.192.793 dólares (1.110.331,91 euros) a cambio de un ejemplar del disco o, según la cantidad de dinero que habían puesto, de un ejemplar con la cubierta diseñada a mano por Palmer, o una cena o una fiesta con la presencia de la cantante.

El caso de Amanda Palmer es especial porque se trata de una artista con un millón de seguidores en Twitter y un sólido prestigio que ha ganado con muchos años de esforzadas actuaciones, además de que es una cantante con un talento capaz de seducir a miles de micromecenas. Su éxito en elcrowdfunding fue tan importante que la célebre organización TED, que se dedica a difundir ideas extraordinarias, la invitó a dar una charla en donde habla de su experiencia con el micromecenazgo, que sintetiza en la idea de que “casi cualquier encuentro humano importante se reduce al acto, y al arte, de pedir”, y de que los artistas deben atreverse a pedir dinero a su público y no pensar que el micromecenazgo es “mendicidad digital”, sino otra forma de obtener financiación para un proyecto artístico. Recientemente, Amanda Palmer articuló sus ideas en un libro autobiográfico de título El arte de pedir (Turner, 2015).


Un Foro Social para construir la Internet de la ciudadanía | SurySur

Un Foro Social para construir la Internet de la ciudadanía | SurySur.


internet pa todos

A pesar de que, en todo el mundo, los actores y movimientos sociales han integrado Internet y el ciberespacio como una dimensión clave de sus procesos de trabajo, organización y articulación, su inclusión como tema del debate político-estratégico ha sido, hasta ahora, marginal; sigue predominando una visión instrumental.

Cuanto más, el debate se desarrolla en el ámbito de la comunicación, cuando de hecho se trata también de una nueva dimensión de la economía, la política, la cultura y el ordenamiento social, con enormes implicaciones en términos de reacomodos de poder y para el futuro mismo de la democracia.

La propuesta presentada en el Foro Social Mundial 2015, que recién culminó en Túnez (24-29 marzo), de organizar un Foro Social Temático sobre Internet, busca abrir un camino para ampliar esta visión, a la vez que abrir un debate hacia la construcción de una agenda común en la materia.

La iniciativa, que ya cuenta con un centenar de organizaciones adherentes, y que recibió un apoyo explícito en varios espacios del FSM 2015, afirma en su texto de presentación(1) que: “…nos preocupa constatar cómo nuestros espacios, tanto privados como públicos, están siendo cooptados y controlados en beneficio privado; cómo las corporaciones privadas están transformando la Internet pública en espacios cerrados; cómo manipulan y se apropian de nuestros datos personales; cómo está emergiendo una sociedad global de vigilancia que niega la privacidad; cómo se está censurando la información en Internet de manera arbitraria y se restringe el derecho de las personas a comunicar; y cómo se está militarizando Internet.  Mientras tanto, la toma de decisiones en materia de políticas públicas relativas a Internet se mantiene peligrosamente alejada de los mecanismos de la gobernabilidad democrática”.

Se propone, asimismo, que el Foro Social Internet (FSI) sea un espacio para debatir sobre “la Internet que queremos y cómo construirla”, es decir, una Internet de la ciudadanía; es más, se lo coloca como un asunto urgente, “antes de que la revolución del conocimiento y del acceso a la información sea secuestrada irremediablemente por los intereses corporativos y las agencias de seguridad, incrementando el nexo de corrupción entre la política y el dinero”.


La imparable economía colaborativa | Economía | EL PAÍS

La imparable economía colaborativa | Economía | EL PAÍS.

Miles de plataformas electrónicas de intercambio de productos y servicios se expanden a toda velocidad en un abierto desafío a las empresas tradicionales


Una octavilla en una protesta contra la aplicación Uber en Madrid. / Á. NAVARRETE (BLOOMBERG)

Enviar a LinkedIn198
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

Compartir en vez de poseer. La economía colaborativa o consumo colaborativo quiere cambiar el mundo. Plantea una revolución abrazada a las nuevas tecnologías. El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) le calcula un potencial de 110.000 millones de dólares (82.000 millones de euros). Hoy ronda los 26.000 millones. Y quienes participan a título personal en este sistema basado en intercambiar y compartir bienes y servicios a través de plataformas electrónicas se embolsan, según la revista Forbes, más de 3.500 millones de dólares (2.580 millones de euros).

De hecho, la Red está llena de ejemplos que cuentan ese éxito. Sabrina Hernández, una estudiante de la Universidad de San Francisco, cobra 40 dólares (30 euros) la noche, a través del sitio DogVacay, por cuidar perros en su casa. Al mes, dice, gana 1.200 dólares. Mientras que Dylan Rogers, un vendedor de coches de Chicago, recauda 1.000 dólares mensuales alquilando su BMW Serie 6 usado en RelayRides. Dos voces entre millones que revelan el calado del cambio. Tanto que esta era de la economía compartida “crea nuevas formas de emprender y también un nuevo concepto de la propiedad”, sostiene Thomas Friedman, columnista del periódico The New York Times.

Ahí, quizá, reside la verdadera revolución. Desde la noche de los tiempos, el sentido de posesión ha sido inherente al ser humano; sin embargo, algo empieza a cambiar. “Hemos pasado de un mundo en el que sobra de todo a otro en la que la mayoría no puede disfrutar de lo que este siglo ofrece a menos que sea compartiéndolo”, apunta el inversor en nuevos negocios Rodolfo Carpentier. “Quien no puede tener se conforma con probar. Esto es lo que hace a este movimiento imparable”.


Internet: entre Mente y Cuerpo


Si algo no está en Internet, es porque no tiene importancia. Hoy vivimos de acuerdo a ese credo. Uno que permea y reconfigura aspectos centrales de nuestra visión de mundo. Por ejemplo: Considere la hoy masiva alianza de Internet con la sexualidad. Sin erótica, Internet perdería mucho —eso no lo niegan ni los más puritanos. Internet debe incluir sexo. Pero también parece hoy cada vez más posible, limitar la sexualidad al ciber-mundo virtual. A muchos hoy les parece que no necesitamos experienciar nada más real. Ello, a pesar de que aún entendemos que la sexualidad es, sobre todo, una pulsión que destilan nuestros cuerpos; esos mismos cuerpos que no pueden ser subidos a Internet; que en los momentos álgidos de la ciber-erótica, permanecen apartados. ¿Cómo es posible que la sexualidad triunfe en Internet dándole la espalda a aquello que parecía ser su principal motivación? Se privilegia la facilidad e inmediatez que ofrece Internet, para gatillar efímeras emociones mentales. Y con ello, al mismo tiempo, se obvian vivencias más profundas que precisarían recurrir a la solvencia sexual de los cuerpos  ¿Será por eso que hasta las gracias de esa solvencia, la competencia y la fiabilidad corporal, ya no seducen tanto? No sería el único caso en que subir la mente a Internet conlleva traicionar al cuerpo que queda abajo.


Bitcoin me: How to make your own digital currency | Technology | theguardian.com

Bitcoin me: How to make your own digital currency | Technology | theguardian.com.

Move over Dogecoin: the Herncoin is here. But what can making your own currency teach you about the world of bitcoin?

 

 

A physical bitcoin.
A physical bitcoin. Photograph: Alamy

 

Bitcoin may have become a thing of fascination for the media very recently, but the digital currency actually celebrated its fifth birthday this month as its value hovered at around $1,000 per coin.

 

Bitcoin was never intended to be the one cryptocurrency to rule them all, because anyone can make their own version of it. The code which underpins the currency is released under what’s known as an open-source licence. Anyone can use it themselves, and alter any aspect they want, in order to create a whole new currency.

 

A whole class of alternative crypto-currencies, based on the fundamental aspects of bitcoin, have been created over the past couple of years. The first and biggest of the “altcoins”, called Litecoin, was created in 2011 to address some perceived flaws in the Bitcoin protocol.

 

Litecoin is much harder to build specialised “mining” machines for, which, according to its founders, prevents it from being dominated by a few rich miners. Additionally, it clears payments faster and has a much higher cap of 84m coins.

 

Since November 2011, Litecoin has tracked the value of Bitcoin fairly closely, but in December last year it spiked in value. Overnight, a Litecoin was worth 10 times what it had been before, and its total market cap now stands at $623m, around 16% of that of its parent.


Londres acoge la primera feria del bitcoin | Tecnología | EL PAÍS

Londres acoge la primera feria del bitcoin | Tecnología | EL PAÍS.

El fin de semana se celebró en Londres, la Bitcoin Expo. En un ambiente de entusiasmo, provocado en parte por la subida de la cotización del bitcoin, se mostraron de los múltiples desarrollos alreddeor de la moneda virtual que cotiza por encima de los mil dólares. Allí se hablaba de tecnología, de proyectos financieros, de legislación, de criptomonedas alternativas, de software libre, y de las repercusiones políticos y sociales de la emergencia del bitcoin.

Butterfly Labs y la empresa sueca KnCMiner presentaron sus últimas novedades para minar bitcoins. Se hicieron demostraciones del nuevo yultraseguro monedero Trezor, que tiene aspecto de pendrive y permite guardar las claves secretas de las cuentas bitcoin sin que entren en contacto con ningún ordenador. También fueron presentados prototipos de lectores de pago que permiten efectuar compras simplemente acercando el móvil.

También había bastantes novedades en los servicios asociados a bitcoin. Eric Benz presentó la compañía ZipZap, que proyecta entrar en el negocio de transmisión de fondos utilizando bitcoin como moneda de base. La compañía alemana Bitalo ofrecía un nuevo servicio de monederos online con multifirma, lo cual garantiza un nivel de seguridad desconocido hasta ahora.

El representante de blockchain.info, la página web más importante de información sobre la cadenas de bloques (que almacena las transacciones bitcoin), informó que sólo en la última semana se habían creado 100.000 nuevos monederos electrónicos. Ello da una idea de la fuerte expansión de la moneda virtual. El orador Vinay Gupta, buen conocedor de los problemas que tuvo e-gold con el gobierno norteamericano, advirtió de los riesgos que provienen de los reguladores y competidores. Se insistió en las posibilidades de bitcoin para financiar proyectos directamente, sin tener que pasar por ningún intermediario alguno, como sucede con los mercados de valores.

Pero el bitcoin no está solo. En la feria se habló mucho de las nuevas criptodivisas cada vez más populares y cuya cotización ha explotado literalmente en las dos últimas semanas, al calor del bitcoin. Todas ofrecen sus singularidades que pueden ser más o menos atractivas, pero de momento ninguna parece poder hacer sombra al bitcoin (BTC). Las principales son Litecoin (LTC) que es muy similar al bitcoin salvo que tiene un algoritmo de validación diferente y validaciones 4 veces más rápidas, y PeerCoin (PPC), con un original mecanismo de validación que remplaza en parte la POF (Proof Of Work) por POS(Proof Of Stake) lo cual permite que el mecanismo de validación consuma menos recursos y energía y sea en cierta manera más ecológico.


Moneda virtual bitcoin quiere dejar de ser la divisa del crimen – BioBioChile

Moneda virtual bitcoin quiere dejar de ser la divisa del crimen – BioBioChile.

 

BitcoinBitcoin
Publicado por Denisse Charpentier | La Información es de Agencia AFP

Los impulsores del bitcoin desean que esta moneda virtual deje de asociarse al dinero del crimen organizado, a pesar de que ha estado en el centro de casos de blanqueo de dinero o de tráfico de drogas.

El “bitcoin no es un velo mágico para realizar transacciones ilícitas”, aseguró Patrick Murck, representante de la Fundación Bitcoin, encargada de promover esta moneda, durante una comparecencia el lunes ante el Senado dedicada a los riesgos y promesas de las divisas virtuales.

Creado en 2009, el bitcoin puede ser cambiado en línea en servidores conocidos como “minoristas de bitcoins” por dinero real o utilizado para comprar bienes y servicios en Internet. Pero, no está regulado por ningún gobierno.

Esta moneda virtual, poco conocida por el público, acaparó las noticias hace poco cuando el FBI anunció el cierre de Silk Roak, un sitio clandestino en el que se podía comprar o vender droga con bitcoins. La policía federal estadounidense incautó entonces 26.000 bitcoins equivalentes a unos 3,6 millones de dólares en ese momento.


El bitcoin se acerca a los 1.000 dólares y luego cae a los 500 | Tecnología | EL PAÍS

El bitcoin se acerca a los 1.000 dólares y luego cae a los 500 | Tecnología | EL PAÍS.

Mientras un Comité del Senado de Estados Unidos escuchaba a expertos financieros hablar y responder a preguntas sobre una moneda virtual llamada bitcoin, su valor subía y subía y subía. A medianoche sobrepasaba los 900 dólares en Mt Gox, cuando el mes pasado cotizaba a 200 y, en enero, a menos de 20 dólares. Doce horas después, caía a los 500 dólares.

La moneda virtual, sin amos, bancos centrales o gobiernos detrás para devaluar o especular con la moneda, sube su valor pese a escándalos que le rodean o el desprecio de los analistas financieros más tradicionales. Cada día, el bitcoin es asumido por más gente y por más empresas que lo ven como su moneda transaccional en el comercio electrónico, pero también en el físico, como recientemente ha demostrado un café canadiense con la instalación del primer cajero de bitcoins.

A principios de mes, el consejero delegado de eBay, John Donahoe, dejó caer que su sitio de compra venta de objetos podría en el futuro admitir el bitcoin como moneda de cambio; también el máximo responsable de Paypal, David Marcus, mostró su interés por esta moneda virtual.

Bitcoin es una moneda virtual, cifrada y de circulación P2P desarrollada colectivamente a través de una plataforma open source. Constituye una de las primeras implantaciones del concepto de criptomoneda. Iniciado en 2009 por el enigmático Satoshi Nakamoto, el objetivo del proyecto es crear un sistema monetario descentralizado y seguro, independiente de gobiernos, bancos o empresas de procesamiento de pagos.


FBI struggles to seize 600,000 Bitcoins from alleged Silk Road founder | Technology | theguardian.com

FBI struggles to seize 600,000 Bitcoins from alleged Silk Road founder | Technology | theguardian.com.

Having seized 26,000 Bitcoins belonging to site users, authorities battle to control Ross Ulbricht’s personal wallet

This artist rendering shows Ross William Ulbricht appearing in Federal Court in San Francisco on Friday, Oct. 4, 2013.
This artist rendering shows alleged Silk Road mastermind Ross Ulbricht appearing in federal court in San Francisco on 4 October. Photograph: Vicki Behringer/AP

The FBI has found that seizing an anonymous decentralised peer-to-peer currency was trickier than it seemed, following the Bureau’s bust of the international drugs marketplace, Silk Road.

When Ross Ulbricht, known as Dread Pirate Roberts to users of the site, was arrested last week, the FBI seized 26,000 Bitcoins belonging to Silk Road customers. But it also attempted, unsuccessfully, to claim the nearly 600,000 – thought to be worth around $80m – which Ulbricht himself is thought to be holding.

Bitcoin is a digital currency based on a methods of cryptography similar to those used to protect confidential emails. Due to its decentralised nature – the currency does not rely on any centralised agency to process payments, instead relying on work done by users’ computers – it is popular for a number of fringe-legal and illegal uses. One of those uses was Silk Road, where Bitcoin was required for all transactions.


Die Goldgräber des digitalen Zeitalters | WOZ Die Wochenzeitung

Die Goldgräber des digitalen Zeitalters | WOZ Die Wochenzeitung.

Seit 2009 kursiert eine virtuelle Währung im Netz: Bitcoin. Was als Angriff anarchistischer Hacker auf die Banken und den Staat begann, ist inzwischen zum Eldorado für SpekulantInnen und zum Tummelplatz rechtslibertärer Tea-Party-AnhängerInnen geworden. Eine Begegnung mit einem Schweizer Goldgräber.

Von Yves Wegelin (Text) und Andreas Bodmer (Foto)

Die Geldmine im Zürcher Wohnzimmer: Raphael Voellmys Bitcoinrechner heizt auch gleich noch die gute Stube.

Raphael Voellmy ist Minengräber. Der 24-Jährige mit dem smarten Gesicht sitzt im T-Shirt, in Jeans und Turnschuhen in einem Café an der Zürcher Bahnhofstrasse. Seit er Anfang 2012 mit dem Graben begonnen habe, sagt Voellmy, habe er 32 000 US-Dollar auf die Seite gelegt. Allerdings verwahrt er das Geld in Bitcoins in einem virtuellen Geldbeutel auf seinem PC.

Das Gerät, mit dem er begonnen hat, Bitcoins zu schürfen, steht in seinem Wohnzimmer zu Hause: ein PC mit zwei externen Grafikkarten, die so heiss laufen, dass er sie mit zwei Wasserkörpern, die hinter dem Sofa stehen, kühlen muss. «Das Gerät», sagt der Informatikstudent verschmitzt, «hat mir die letzten beiden Winter gleichzeitig die Wohnung geheizt.» Das Schürfen geht so: Alle zehn Minuten gibt es im Netz ein hochkomplexes mathematisches Rätsel zu lösen. Voellmys Computer ist an einen Pool verbündeter Rechner angeschlossen, der das Rätsel zu lösen versucht – neben unzähligen anderen weltweit. Der Pool, der das Rätsel als Erster löst, erhält 25 Bitcoins, gut 3000 Dollar, die untereinander aufgeteilt werden.


La red antisocial de los bitcoins

http://economia.elpais.com/economia/2013/04/18/actualidad/1366310784_208220.html

escribe un Premio Nobel de Economía:

A algunas personas sencillamente les molesta la idea de que el dinero sea algo humano

Puede que el desbocamiento del bitcoin no haya sido la noticia económica más importante de las últimas semanas, pero fue sin duda la más entretenida. A lo largo de menos de dos semanas el precio de la “moneda digital” se triplicó con creces. Luego cayó más de un 50% en pocas horas. De repente, parecía como si hubiésemos vuelto a la época de las puntocom.