Instagram es la red social más dañina para la salud mental de los adolescentes – El Mostrador

“Los jóvenes que pasan más de dos horas al día en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram son más propensos a sufrir problemas de salud mental, sobre todo angustia y síntomas de ansiedad y depresión”, informa el estudio realizado por la Royal Society of Public Healt y la Universidad de Cambridge.

Fuente: Instagram es la red social más dañina para la salud mental de los adolescentes – El Mostrador


How do I tell my daughter that her online ‘truth’ is a conspiracy theory? | Life and style | The Guardian

False claims abound on the internet and are snaring many children into believing them

Fuente: How do I tell my daughter that her online ‘truth’ is a conspiracy theory? | Life and style | The Guardian


Tumblr was my saviour. It made me see I wasn’t monstrous and unloveable | Jonno Revanche | Opinion | The Guardian

There has been much written on the negative influence of social media on young people. But these websites can also be life-changers too, in a good way

Fuente: Tumblr was my saviour. It made me see I wasn’t monstrous and unloveable | Jonno Revanche | Opinion | The Guardian


Jóvenes y viejos – El Mostrador

Nunca en la historia de la humanidad el foso entre dos generaciones sucesivas ha sido tan profundo. Y tan grave. El paso de los cazadores-recolectores a los agricultores tomó miles de años en cumplirse. Hoy, el salto a la realidad virtual también es gigantesco, pero se está dando en pocas décadas.

Fuente: Jóvenes y viejos – El Mostrador


La vida social de los adolescentes en línea: reseña del libro #itscomplicated de @zephoria (danah boyd) | Manzana Mecánica

La vida social de los adolescentes en línea: reseña del libro #itscomplicated de @zephoria (danah boyd) | Manzana Mecánica.

danah boyd (ella lo escribe siempre en minúsculas) es una influyente investigadora que documenta en “It’s Complicated” el resultado de una década de trabajo. Su libro aborda una serie de aspectos de la relación entre adolescentes e Internet, incluyendo la identidad que construyen en línea, su percepción y prácticas respecto a la privacidad, su exposición a riesgos incluyendo el acoso en línea, su posible “adicción” a la tecnología, entre otros temas.

En gran medida, su libro es una respuesta a una serie de pánicos morales sobre el uso de Internet por parte de los adolescentes. ¿es Internet una forma de “escapar” de su propia identidad y realidad? ¿Actúan de forma temeraria exponiéndose ingenuamente a lascivos predadores sexuales? ¿Fomentan las redes sociales el acoso escolar? ¿Es Internet una “droga” de la cuál es necesario proteger a los niños?

La investigación de danah se basa en el mismo punto de partida de Joshua Meyrowitz en No Sense of Place (1986): las comunicaciones electrónicas constituyen un lugar. Los adolescentes son empujados a establecer sus relaciones en este lugar porque su acceso a otros lugares donde socializar, al menos en EEUU y en el mundo desarrollado, está muy restringido en comparación con generaciones anteriores:

Muchos adolescentes estadounidenses tienen una libertad geográfica limitada, menos tiempo libre, y más reglas. En muchas comunidades a lo largo de Estados Unidos, la era de poder andar libremente después de la escuela siempre y cuando volvieras a casa antes del anochecer se acabó haca mucho tiempo. La mayoría de los adolescentes están detenidos en casa hasta que son suficientemente mayores como para manejar por sí solos.


¿Cómo se trata la adicción a Internet? – El Mostrador

¿Cómo se trata la adicción a Internet? – El Mostrador.

Rejas en las ventanas, cuartos minúsculos que se encuentran en mal estado. Candados en las rejas que controlan el acceso al lugar. Días que empiezan a las 6:00, entrenamiento físico con disciplina –y vestimenta- militar. Electroencefalogramas, sesiones colectivas de terapia, una luz intermitente en la cara para despertar y, en ocasiones, medicación antidepresiva.

Es parte de la dinámica y las condiciones de uno de los más de 400 centros de rehabilitación para adolescentes que existen en China para tratar a quienes han sido diagnosticados como adictos a internet. Los chicos llegan a la institución con sus padres, quienes tienen la esperanza de que sus hijos se recuperen tras pasar tres o cuatro meses viviendo en el lugar.

Sin embargo, la adicción a la red, descrita por algunos como un desorden compulsivo-impulsivo que se caracteriza por el uso de un dispositivo electrónico conectado a internet, no es un problema exclusivo en China. El trastorno se ha identificado en distintas partes del mundo, pero el perfil de quienes lo sufren es similar en las distintas latitudes.

Los casos de jóvenes que son internados en centros de rehabilitación para controlar la dependencia a internet incluyen a quienes decidieron usar un pañal para no tener que hacer pausas e ir al baño, porque eso podría afectar su rendimiento en el juego. También hay chicos que han desarrollado coágulos en las piernas por pasar días enteros sentados frente a la computadora. No se separan del aparato y sus vidas transcurren alrededor del mismo.

“Los adolescentes tienen propensión a sufrir de esta condición porque están más acostumbrados a participar en juegos a través de internet y pasan más tiempo en la red”, le dicen a BBC Mundo Paul McLaren y Carole Willis, director médico y gerente de servicios terapéuticos, respectivamente, en el Hospital Hayes Grove de Priory, una organización de alcance nacional en el Reino Unido que se dedica al manejo de distintos tipos de adicciones y otros problemas de salud.


En las redes de las series | Sociedad | EL PAÍS

En las redes de las series | Sociedad | EL PAÍS.


Una imagen de ‘Juego de tronos’.

Enviar a LinkedIn1
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

El empeño de Carrie Mathison en Homeland, el misterioso Don Draper en Mad Men, la brutalidad de Walter White en Breaking Bad, los sobresaltos de Juego de tronos, el embrollo de The Wire… Con la eclosión en la última década de las llamadas series de culto y el consumo masivo de ficción por Internet, revive un producto que veía envejecer a sus espectadores y llegaba cada vez menos al público joven.

Desde piezas de 20 minutos en una comedia de situación como FriendsLos Simpson hasta la pequeña película de una hora que es cada episodio de Los Soprano, cada público busca su título. Y, cada vez más, combina varios que consume de manera periódica en televisión o engulle en la Red. Alberto Caballero, guionista de La que se avecina, cree que la ficción es “terapéuticamente necesaria”. Para Mariano Bucero, psicólogo experto en la construcción de personajes, las series son una manera de alimentar “el psicólogo que llevamos dentro porque todos tenemos la necesidad de especular con las situaciones que viven los demás y la ficción es un espacio infinito para hacerlo”.