Las empresas que prometen curarte de tu adicción a las redes sociales como Facebook, Twitter o Snapchat (y cómo lo hacen) – El Mostrador

Si no puedes alejarte de Facebook, Twitter o Snapchat no estás solo. Estas compañías ofrecen diferentes terapias para superar una adicción que algunos califican de “peor” a la del tabaco o al alcohol.

Fuente: Las empresas que prometen curarte de tu adicción a las redes sociales como Facebook, Twitter o Snapchat (y cómo lo hacen) – El Mostrador


“Facebook es una fábrica y la vida afectiva la mercancía” – El Mostrador

Facebook ha borrado la última frontera que ofrecía resistencia al capitalismo, la de la afectividad. La red social es una fábrica que trabaja con la mercancía de la identidad y la intimidad y en la que los conceptos de amistad y biografía son un fraude, según el filósofo Vicente Serrano.

Fuente: “Facebook es una fábrica y la vida afectiva la mercancía” – El Mostrador


Gurú digital o el friki 2.0 de la fiesta | SITIOCERO

Gurú digital o el friki 2.0 de la fiesta | SITIOCERO.

David Martínez Publicado: 28 diciembre, 2013

 

Abundan los que se sumergen con entusiasmo en las redes buscando algo en el mundo off line (trabajo, clientes, incluso sexo analógico…) y, cuando lo encuentran, abandonan o limitan su presencia digital porque, ¿para qué seguir exponiendo la mercancía en el escaparate cuando ya se ha vendido?

 

Por el camino han acumulado followers, han impartido conferencias sobre gamificación o Big data, han escrito en sus blogs panegíricos dedicados a Facebook, Google + o Twitter..Todo ello con la esperanza de ser invitados a un programa de televisión–ese viejo electrodoméstico- para debatir, con gesto serio, sobre el conocimiento compartido en las redes, las revoluciones 2.0 y cosas así.  Se trata de dar forma a eso que se llama marca personal digital.

 

Pero solo en contados casos tanto esfuerzo se ve recompensado con el éxito, ya sea en la televisión, en forma de contrato con una editorial para publicar un libro de papel, una columna de opinión en un periódico, un nuevo cliente para la recién nacida agencia de marketing digital o un trabajo bien pagado como community manager –mejor, Director de estrategia de medios sociales- en una gran empresa.

 

El resto, la inmensa mayoría de ese 1% de usuarios que participa de forma intensiva en las redes, seguirá aportando contenidos gratuitos a plataformas de las multinacionales más guays con la humilde esperanza de que, en el próximo evento relacionado con el “social media”, algún gurú retuitee alguno de sus agudos comentarios para aumentar el número de followers.