Sexual harassment in virtual reality feels all too real – ‘it’s creepy beyond creepy’ | Technology | The Guardian

Sexual harassment has been a feature of online and gaming communities from the earliest days of the internet. Until now, the abuse has been largely limited to verbal and visual messages, but as virtual reality technology becomes more immersive, the line between our real bodies and our digital bodies begins to blur.

Fuente: Sexual harassment in virtual reality feels all too real – ‘it’s creepy beyond creepy’ | Technology | The Guardian


We need an internet that leaves space in our heads to enjoy creative peace | Technology | The Guardian

We need an internet that leaves space in our heads to enjoy creative peace | Technology | The Guardian.

Jemima Kiss spent long days in the hills, meditating and rediscovering the simplest of pleasures.

 Jemima Kiss spent long days in the hills, meditating and rediscovering the simplest of pleasures. Photograph: Bernard Jaubert/incamerastock/Corbis

I was sitting on my own in the room I had for the week, looking out over a steep Spanish hillside of almond blossom and holm oak and olive trees. It was sunny but cold, and I sat at the table with a large cup of tea and a blanket over my legs. Beside me lay a broken internet router. It was very, very quiet. No TV, no music, no radio, no children. Not even a book. Dogs barking in a distant house, echoing down the valley. The house dog, Pablo, padding around outside. A faint rustle of the wind in the carob tree branches overhead. And a hum, like the hum of a refrigerator, which I do believe was the hum of my own mind.

This is luxury calm. At the end of my tether a month ago, I felt the internet had stolen my creativity. I came here out of necessity, for exactly this moment, to reset my restless, relentless, internet-saturated mind. I thought I might struggle when faced with so few choices, with so little input – but it was bliss, like slipping into an old pair of slippers. I opened my sketchbook. I started to draw. I wrote a letter to someone who’ll never receive it. I had an idea for a novel. I had an idea for an essay on artists and their muses. I made plans, reprioritised. I started to think again. The days in those hills started with long, chilly, muddy walks with dogs, scrambling off road, up hillsides and through olive groves. Goat bells tinkled in the distance. The dogs ran off and ran back again, but I was walking at my own pace. No discussion about the route, and I knew the way instinctively. My route, my pace.


Wisdom2.0: it came for our heartbeats, now Google wants our souls | Technology | theguardian.com

Wisdom2.0: it came for our heartbeats, now Google wants our souls | Technology | theguardian.com.

Tech companies are embracing mindfulness to help staff deal with stress – and help seize back control from the gadgets that have taken over our lives

Intel Engineers Meditating
Intel engineers meditating. Photograph: Intel Free Press/flickr

Dublin’s Google headquarters bears all the hallmarks of the modern tech workplace: an industrial chic aesthetic, endless free snacks, designer furniture in primary colours that looks like it’s been hijacked from a children’s playground, and, this week, the advanced forces of what may or may not be the Next Big Thing: not a new mobile phone, or a really super fancy watch, but something even more radically cutting-edge: “wisdom”.

Because for three days this week, in an auditorium at the heart of the city’s hi-tech cluster, an unholy alliance of Googlers, Buddhist monks, techies, HR directors, MPs and recovering CEOs bandied around words like “compassion”, “empathy”, “communion” and “consciousness”.

This was Wisdom2.0, a Californian conference that grew out of the west coast’s twin obsessions of technology and self-actualisation, and that came to Europe for the first time this week.

It has already held events in Google’s Mountain View office and at Facebook and since its inception six years ago, it’s been enthusiastically taken up by the tech industry. More than 2,000 people attended Wisdom2.0’s main event in San Francisco this year, and it’s attracted high-profile supporters like Arianna Huffington and Jeff Weiner, CEO of LinkedIn, and now it’s looking to take the message to a global audience.


Memoria digital, a gusto del consumidor – 28.08.2014 – lanacion.com  

Memoria digital, a gusto del consumidor – 28.08.2014 – lanacion.com  .

Por   | Para LA NACION

Esas palabras de Friedrich Nietzsche resuenan en los reclamos que hoy se alzan contra los motores de búsqueda como Google o Yahoo y reivindican el “derecho al olvido” en Internet. Es decir, el derecho a que se borren de la Web datos personales que, más allá de que hayan sido ciertos, en la actualidad perjudican de algún modo al demandante.

Amparados en la insólita decisión de la Unión Europea, que en mayo de este año resolvió que Google debe atender las peticiones de los usuarios cuando soliciten el borrado de contenidos que los afectan negativamente, han proliferado los procesos judiciales que buscan limitar la información disponible.

Ese reconocimiento tan reciente del “derecho al olvido” remueve algunos cimientos de nuestra tradición filosófica y hace surgir la duda: ¿estaría consumándose, por fin, en pleno siglo XXI, aquel feliz desprendimiento de las garras de la memoria, defendido por el filósofo alemán en 1873? Quizás sí, aunque no exactamente. Porque lo que entendemos por memoria y olvido, incluso por “ser alguien” y la relación que eso implica con los propios recuerdos, todo eso suele cambiar con los vaivenes de la historia. Y tal vez se haya reconfigurado de modos inesperados en los últimos tiempos.


“El amor a la tecnología no debe ser incondicional” | Sociedad | EL PAÍS

“El amor a la tecnología no debe ser incondicional” | Sociedad | EL PAÍS.

Daniel Sieberg, periodista y ejecutivo de Google, es autor de ‘La dieta digital’, un plan para desintoxicarnos de los excesos con la tecnología


Daniel Sieberg, periodista y ejecutivo de Google. / KIKE PARA

Enviar a LinkedIn50
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

Fue en un encuentro de Navidad de 2009. Daniel Sieberg, que se había forjado una carrera sólida como corresponsal de tecnología para las cadenas estadounidenses CNN y CBS, se reunía con su familia en la costa oeste de Canadá. “Probaba todas las innovaciones, estaba en las redes sociales, pensaba que vivía muy conectado con los míos y con el resto del mundo”, explica el ahora director de Relación con los Medios de Comunicación de Google de visita de trabajo en Madrid, y para su intervención en la celebración del aniversario de la empresa GMV. Sin embargo, cuando los parientes conversaron sobre las noticias de bodas, nacimientos o divorcios de aquel año, él se dio cuenta de que no se había enterado de ninguna de ellas. Y el momento navideño se transformó en otro “de Epifanía” para Sieberg. “Me había convertido en un gran presentador, pero un pésimo comunicador, era socialmente incompetente. Continuamente miraba algún tipo de aparato… ¡Mi mujer me llamaba ‘luciérnaga’ porque en la cama mi cara siempre estaba iluminada por la luz de algún tipo de pantalla!”.

De ese momento nació La dieta digitalun plan de cuatro pasos para romper con la adicción a la tecnología y llegar a un equilibrio, publicado en Estados Unidos en 2011. Con la proliferación del uso de los teléfonos inteligentes en los últimos 10 años, de perfiles en redes sociales o la presencia del wi-fi, Sieberg piensa que tiene aún más relevancia lo que propone: dar un paso atrás y pensar en nuestra relación con los aparatos que nos rodean, y, con eso, mejorar la salud de nuestros lazos familiares, ser más productivo en el trabajo, y hacer que la tecnología trabaje para el individuo, en lugar de lo contrario.


Loneliness is not a bug with a technological solution | Ros Coward | Comment is free | theguardian.com

Loneliness is not a bug with a technological solution | Ros Coward | Comment is free | theguardian.com.

Helping elderly people to use the internet is a good idea. But let’s not mistake broadband connections for social ones

 

 

Loneliness

‘Anyone who has spent time with elderly people knows the real issues are much more complex.’ Photograph: Paul Doyle/Alamy

 

In the UK, four out of 10 over-65s do not have internet access. At a time when so much of our lives is conducted online – the payment of bills, access to information – that should be a real source of concern about potential social exclusion.

But does this mean that by widening internet access, elderly people will feel more socially connected? Or, even, more radically, as a new report suggests, could this be a solution for loneliness in old age?

The centre-right Policy Exchange thinktank makes such claims as part of its forthcoming technology manifesto. It recommends £875m should be spent on training the 6.2 million mainly elderly people who are without basic digital skills.

The report claims these skills would provide older people with a way to stay connected to friends and family, and could therefore ease the isolation of those who live alone, while saving many millions for the NHS and in state-subsidised care home places.

Loneliness among the elderly is certainly a massive problem. Recent research by Age UK has shown that one in three older people are plagued by loneliness, and that this has dire effects on their health.

On first sight, claims about the potential benefit of digital connection for the elderly appear to be backed up by research. The International Longevity Centre recently found that 7.5 million adults have never used the internet – most of them elderly, disabled or poor. Of those who had not been online, 63% often felt lonely, compared with just 38% of those who did use the internet.


Ser sostenible da puntos | Sociedad | EL PAÍS

Ser sostenible da puntos | Sociedad | EL PAÍS.

22 MAY 2014 – 09:30 CET

 

Una imagen de la aplicación Torrecicla. / CLAUDIO ÁLVAREZ

Una persona abre una lata de atún, la vacía, y la tira en el cubo de envases lleno. Cierra la bolsa de los envases, sale a la calle y la deposita en el contenedor amarillo. Hasta aquí, todo normal. La novedad es que al terminar la operación, esta persona saca el móvil y registra lo que acaba de hacer en una aplicación. “¡Cinco puntos!”, señala la pantalla. “¡Has desbloqueado un nuevo reto!”. Con una sonrisa, pulsa “Compartir” y su puntuación se refleja en sus cuentas en las redes sociales.

Cada vez hay más aplicaciones informáticas que incentivan, a través de sistemas de puntos y premios, el cambiar nuestros comportamientos para hacerlos más ecológicamente sostenibles. Para la consultora Paula Owen, este tipo de programas responde a la necesidad de universalizar esa clase de actitudes. “Casi siempre intentamos incentivar desde el punto de vista del castigo: mostrando las peores consecuencias de nuestras acciones”, afirma. “Pero hacer que la gente se sienta culpable solo funciona con determinadas personas. Por desgracia, estamos hablando de un problema tan grande que hay quienes se asustan e ignoran la situación”.

Según Owen, el juego puede ser parte de la solución. “El usar un punto de vista positivo nos permite explicar educando”, afirma. “Además, la gente, cuando juega, quiere ser mejor que los demás. Ninguna explicación sobre el medio ambiente que podamos dar incentiva tanto como esto”.

Un ejemplo de como el juego puede ser el motor de un comportamiento sostenible se encuentra en una campaña llevada a cabo en Estocolmo (Suecia) por una firma de automóviles. Un contenedor de reciclaje de vidrio fue diseñado para dar puntos si los envases se introducían de forma adecuada.

Según la campaña, en una tarde un centenar de personas utilizaron el contenedor-juego, mientras que el cubo más cercano solo fue visitado por dos personas.

Esta clase de proyectos son conocidos como ludificación (gamification en inglés). Pero la existencia de una relación entre el juego y el aprendizaje, sobre todo en adultos, debe tomarse con cautela. “El considerar que el juego refuerza automáticamente nuestro comportamiento es una idea que data del siglo pasado”, señala José Luis Linaza, profesor de Psicología del Desarrollo en la Universidad Autónoma de Madrid. “Pero un juego no se puede definir desde fuera. Quien decide que algo es un juego es el propio jugador. Se trata de una actitud hacia la realidad”, apunta.


El robot en la cama | SurySur

El robot en la cama | SurySur.

robot en la cama

La tecnología se presenta cada vez mas como diseñadora  de nuestra intimidad y  sustituta de la vida de carne, hueso y sangre. Gracias a las conexiones digitales y a las redes sociales podemos tener compañía sin las demandas de la amistad  y comunicarnos  sin tener que soportar la pesada presencia física del otro. Miremos solo la maravilla  del IPhone… ¿No es como tener toda la ciudad, y mucho mas, en la mano?  Que mejor… ¿Cierto?

 

Y el asunto no termina aquí. Según el científico británico en computación David Levy la cultura robótica creara a mediados de la centuria nuevas formas de vida. El amor con robots será tan normal como el amor con otros humanos y el acto sexual y sus posiciones comúnmente practicadas serán enriquecidas con sus enseñanzas  más allá de todo lo que los manuales publicados hasta ahora habían imaginado. Ellos nos enseñaran a ser mejores amantes y mejores amigos porque podremos practicar con ellos y, cuando sea necesario, podremos  sustituir a la gente cuando ellas nos fallen. Los robots son, por supuesto, “otros”, pero en muchas formas, mejores. De partida, no infidelidad, no engaño, no complicaciones. El valor de un robot, dice Levy, estará en su capacidad para hacernos sentir mejor y el amor con ellos será tan normal como el amor  entre  humanos. Y Levy no esta solo en adoptar esta promiscuidad tecnológica. El amor, el sexo y el matrimonio con robots, según se dice,  no va a ser  “mejor que nada”, sino “mejor que algo”.

 

 

 

¿Qué tipo de relaciones con las maquinas son posibles, deseables o éticas? ¿Qué nos dice el amor con  un robot acerca del ser humano contemporáneo? Una relacion amorosa o una relacion   auténticamente solidaria involucran el intento, por amargo que sea, de mirar y sentir el mundo desde el punto de vista del otro con toda su historia, su biología, sus  neurosis, dolores y alegrías. El amor, como decía Ortega, es el canje de dos soledades por la soledad de uno. Las computadoras y los robots  no tienen nada de esto. No experiencias que intercambiar, no  familia y no conocen el dolor de la perdida que causa  la muerte… ¿Por qué, entonces, esta obsesión si dentro de ellos no hay nadie? En  un Tweet alguien escribe… “Termine con las maquinas inteligentes. Quiero una maquina que considere mis necesidades ¿Dónde están las maquinas sensitivas”?… Bueno, en Japón, ¿cierto?…  desde donde  han empezado a moverse a otros lugares.


Why the internet loves cats – not dogs | Media | The Guardian

Why the internet loves cats – not dogs | Media | The Guardian.

Cats rule the internet, but why? Other animals are cute and funny too. BuzzFeed’s ‘beastmaster’ runs through the theories

  • The Guardian,
Grumpy Cat

Online sensation Grumpy Cat. Photograph: Amanda Edwards/WireImage

The internet is one giant, virtual cat park, its foundation is one of cat fur, and its currency is the miaows of millions of kittens who lie patiently in wait for you on YouTube, Facebook and Twitter, acting like they pretty much own the place. These are indisputable facts, but nobody has ever been able to come up with a suitable answer to the attendant question: why? Why are there so many cats on the internet?


Pasajeros aéreos: conectados a Internet para bien y para mal – BioBioChile

Pasajeros aéreos: conectados a Internet para bien y para mal – BioBioChile.

Publicado por Eduardo Woo | La Información es de Agencia AFPjepoirrier (cc) | Flickr

jepoirrier (cc) | Flickr

¿Libertad total o nueva alienación? La utilización de teléfonos, tabletas y otros aparatos electrónicos tiende a generalizarse en los aviones por la presión de los pasajeros.

El uso de estos aparatos, prohibidos hasta ahora durante el despegue y el aterrizaje por razones de seguridad, ha recibido la luz verde de las autoridades de la aviación estadounidense y europea.

“Los aparatos digitales modernos tienen un campo electromagnético bajo que no amenaza a los aviones, incluso los de pilotaje por mandos electrónicos”, el llamado Fly-by-wire (FBW), explica Dominique Fouda, portavoz de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) que publicó una directiva el 9 de diciembre.

Además, “los aviones modernos están certificados para resistir a fuertes radiaciones exteriores y por tanto, a las radiaciones interiores”.

Como consecuencia, las compañías han empezado a retirar esta restricción, como lo han hecho esta semana Air France, Lufthansa y Ryanair.

Concretamente, los pasajeros pueden “seguir trabajando o divertirse desde el momento en que suban al avión y hasta que lleguen a su destino, en total libertad”, dice Air France en un comunicado.

“Ya tenemos una respuesta muy positiva de los clientes. Era una verdadera necesidad de los pasajeros”, dijo Paul Thevenon, piloto de un avión de Air France.

Y la próxima etapa será sin duda la posibilidad de hablar por teléfono durante el vuelo. “Es una necesidad de los pasajeros a la que nos gustaría responder”, dice.


Psicólogo advierte que sólo se podrá descansar en vacaciones si se dejan de lado las redes sociales – BioBioChile

Psicólogo advierte que sólo se podrá descansar en vacaciones si se dejan de lado las redes sociales – BioBioChile.

Publicado por Alejandra Jara | La Información es de Agencia UPIJuliaf | sxc.hu

Juliaf | sxc.hu

Para poder descansar efectivamente durante las vacaciones no basta sólo con dejar de ir a la oficina. También implica desconectarse con todo lo relacionado con el trabajo, lo que incluye el correo electrónico y las redes sociales. Así lo explicó el psicólogo de la Universidad Santo Tomás, John Molina Cancino, quien agregó que este periodo es fundamental para tener ánimo el año siguiente.

Según Molina, “una persona que durante largos períodos se dedican a realizar actividades que implican cierta rutina y responsabilidad se ven enfrentados, por lo general, a estados de estrés, el que se manifiesta a través de agotamiento tanto físico y mental, trastornos de sueño, irritabilidad, alteración en el apetito, entre otros”, explica el especialista.

“En casos más graves podría llevar consigo trastornos en el estado del ánimo, el que podríamos describir como un estado permanente de tristeza, melancolía, infelicidad o abatimiento. Esta situación, a la larga, resulta no sólo perjudicial para el bienestar del sujeto, sino que también se traduce en una baja en la calidad del trabajo mismo. Sumado a lo anterior, provoca baja en la concentración y todo lo que acarrea consigo en el rendimiento laboral”, apunta.


The iParadox: how our smartphones are blocking our path to wisdom | Arianna Huffington | Media Network | Guardian Professional

The iParadox: how our smartphones are blocking our path to wisdom | Arianna Huffington | Media Network | Guardian Professional.

Our generation is one addicted to technology, bloated with information and starved of wisdom, writes Arianna Huffington
Arianna Huffington

Big data and our growing reliance on technology are conspiring to create a noisy traffic jam between us and our place of insight and peace. Photograph: Sebasti O Moreira/EPA

What leading executives need more than anything today is wisdom. And one of the things that makes it harder and harder to connect with our wisdom is our increasing dependence on technology. Our hyper-connectedness is the snake lurking in our digital Garden of Eden.

“People have a pathological relationship with their devices,” said Kelly McGonigal, a psychologist who studies the science of self-control at Stanford’s School of Medicine. “People feel not just addicted, but trapped.” We are finding it harder and harder to unplug and renew ourselves.

Professor Mark Williams summed up the damage we’re doing to ourselves: “What we know from the neuroscience – from looking at the brain scans of people that are always rushing around, who never taste their food, who are always going from one task to another without actually realising what they’re doing – is that the emotional part of the brain that drives people is on high alert all the time…

“So, when people think: ‘I’m rushing around to get things done,’ it’s almost like, biologically, they’re rushing around just as if they were escaping from a predator. That’s the part of the brain that’s active. But nobody can run fast enough to escape their own worries.”

Mindfulness, on the other hand, “cultivates our ability to do things knowing that we’re doing them”. In other words, we become aware that we’re aware. It’s an incredibly important tool – and one that we can’t farm out to technology.