Sexual harassment in virtual reality feels all too real – ‘it’s creepy beyond creepy’ | Technology | The Guardian

Sexual harassment has been a feature of online and gaming communities from the earliest days of the internet. Until now, the abuse has been largely limited to verbal and visual messages, but as virtual reality technology becomes more immersive, the line between our real bodies and our digital bodies begins to blur.

Fuente: Sexual harassment in virtual reality feels all too real – ‘it’s creepy beyond creepy’ | Technology | The Guardian


“El amor a la tecnología no debe ser incondicional” | Sociedad | EL PAÍS

“El amor a la tecnología no debe ser incondicional” | Sociedad | EL PAÍS.

Daniel Sieberg, periodista y ejecutivo de Google, es autor de ‘La dieta digital’, un plan para desintoxicarnos de los excesos con la tecnología


Daniel Sieberg, periodista y ejecutivo de Google. / KIKE PARA

Enviar a LinkedIn50
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

Fue en un encuentro de Navidad de 2009. Daniel Sieberg, que se había forjado una carrera sólida como corresponsal de tecnología para las cadenas estadounidenses CNN y CBS, se reunía con su familia en la costa oeste de Canadá. “Probaba todas las innovaciones, estaba en las redes sociales, pensaba que vivía muy conectado con los míos y con el resto del mundo”, explica el ahora director de Relación con los Medios de Comunicación de Google de visita de trabajo en Madrid, y para su intervención en la celebración del aniversario de la empresa GMV. Sin embargo, cuando los parientes conversaron sobre las noticias de bodas, nacimientos o divorcios de aquel año, él se dio cuenta de que no se había enterado de ninguna de ellas. Y el momento navideño se transformó en otro “de Epifanía” para Sieberg. “Me había convertido en un gran presentador, pero un pésimo comunicador, era socialmente incompetente. Continuamente miraba algún tipo de aparato… ¡Mi mujer me llamaba ‘luciérnaga’ porque en la cama mi cara siempre estaba iluminada por la luz de algún tipo de pantalla!”.

De ese momento nació La dieta digitalun plan de cuatro pasos para romper con la adicción a la tecnología y llegar a un equilibrio, publicado en Estados Unidos en 2011. Con la proliferación del uso de los teléfonos inteligentes en los últimos 10 años, de perfiles en redes sociales o la presencia del wi-fi, Sieberg piensa que tiene aún más relevancia lo que propone: dar un paso atrás y pensar en nuestra relación con los aparatos que nos rodean, y, con eso, mejorar la salud de nuestros lazos familiares, ser más productivo en el trabajo, y hacer que la tecnología trabaje para el individuo, en lugar de lo contrario.


Internet: entre Mente y Cuerpo


Si algo no está en Internet, es porque no tiene importancia. Hoy vivimos de acuerdo a ese credo. Uno que permea y reconfigura aspectos centrales de nuestra visión de mundo. Por ejemplo: Considere la hoy masiva alianza de Internet con la sexualidad. Sin erótica, Internet perdería mucho —eso no lo niegan ni los más puritanos. Internet debe incluir sexo. Pero también parece hoy cada vez más posible, limitar la sexualidad al ciber-mundo virtual. A muchos hoy les parece que no necesitamos experienciar nada más real. Ello, a pesar de que aún entendemos que la sexualidad es, sobre todo, una pulsión que destilan nuestros cuerpos; esos mismos cuerpos que no pueden ser subidos a Internet; que en los momentos álgidos de la ciber-erótica, permanecen apartados. ¿Cómo es posible que la sexualidad triunfe en Internet dándole la espalda a aquello que parecía ser su principal motivación? Se privilegia la facilidad e inmediatez que ofrece Internet, para gatillar efímeras emociones mentales. Y con ello, al mismo tiempo, se obvian vivencias más profundas que precisarían recurrir a la solvencia sexual de los cuerpos  ¿Será por eso que hasta las gracias de esa solvencia, la competencia y la fiabilidad corporal, ya no seducen tanto? No sería el único caso en que subir la mente a Internet conlleva traicionar al cuerpo que queda abajo.


Síndrome de Visión Informática: la consecuencia de mirar las pantallas de cerca – BioBioChile

Síndrome de Visión Informática: la consecuencia de mirar las pantallas de cerca – BioBioChile.

 

Flickr (CC)Flickr (CC)

 

Publicado por Víctor Schwencke

 

No cabe duda que el uso del computador trae más beneficios que consecuencias; pero mirarlo muy de cerca podría provocar dolor o enrojecimiento de tus ojos, y no es precisamente por que padezcas de conjuntivitis.

Esa es la premisa de una curiosa y grave afección conocida como Síndrome de Visión Informática o simplemente S.V.I. Una extraña enfermedad ocasionada por la abusiva exposición a las pantallas luminosas cuyos síntomas abarcan desde la visión borrosa hasta el dolor de cuello.

Según indica el portal BBC, “el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Laboral en Estados Unidos advierten que cerca del 90% de las personas que usan computadoras durante tres o más horas pueden desarrollar este síndrome”.


¿Cómo proteger los ojos del uso excesivo de pantallas? – El Mostrador

¿Cómo proteger los ojos del uso excesivo de pantallas? – El Mostrador.

Estos aparatos aumenta las posibilidades de desarrollar el Síndrome de ojos cansados, que presenta como principales síntomas dolor de cabeza, ojos enrojecidos, visión borrosa y/o irritación, pudiendo incluso generar miopía en un largo plazo. Los especialistas aconsejan por ejemplo mantener las pantallas a un mínimo de 40 centímetros de distancia y contar con buena luz, entre otras medidas.

sindrome ojos cansados

Un reciente estudio reveló la importancia de las nuevas tecnologías en la vida de los chilenos, afirmando incluso que éstas podrían algún día reemplazar los libros y cuadernos escolares en las salas de clases.

Si bien la inclusión de estas tecnologías a las aulas  y en general, a la vida cotidiana de todas las personas es un gran avance, el uso excesivo de estos aparatos aumenta las posibilidades de desarrollar el Síndrome de ojos cansados, que presenta como principales síntomas dolor de cabeza, ojos enrojecidos, visión borrosa y/o irritación, pudiendo incluso generar miopía en un largo plazo, lo que podría afectar el rendimiento de los estudiantes y en general, en el bienestar de todos los usuarios de estos dispositivos.