Social media: Challenging the jihadi narrative

Mr Arshad is one of a growing group of digital media stars who use YouTube videos, Facebook posts, tweets, photos and standup comedy to counter the barrage of extremist propaganda online — particularly from social media-savvy terrorist groups such as Isis. His YouTube series, which tackles issues facing Muslim youth in London, has been watched more than 73m times. One video, “I’m a Muslim, not a terrorist” has been screened in more than 100 schools around the UK by the police.

Fuente: Social media: Challenging the jihadi narrative


Ciudadanía digital, elemento clave de la formación ciudadana – El Mostrador

¿Qué medios han utilizado los jóvenes para participar en el debate acerca de la ley de despenalización del aborto? ¿Cómo se harán presentes en las próximas elecciones municipales? Las dudas son especialmente pertinentes, a pocos días que se haya promulgado la ley que crea el Plan de Formación Ciudadana para el sistema escolar.En el mediano plazo se creará la nueva asignatura obligatoria de formación ciudadana para los estudiantes de tercero y cuarto medio. En este grupo etario, nueve de cada diez jóvenes tiene cuenta en alguna red social (Estudio ‘Nuevas Tecnologías e Internet’ del INJUV, 2015) y dedican en promedio 3,5 horas al día interactuando en alguna plataforma de comunicación social (Estudio ‘Uso TICS y Escolares’, Tren Digital 2015).

Fuente: Ciudadanía digital, elemento clave de la formación ciudadana – El Mostrador


Adolescentes en la era Instagram | España | EL PAÍS

Adolescentes en la era Instagram | España | EL PAÍS.


Se mueven entre el pasotismo y el consumismo. Acostumbrados a una vida de entretenimiento y de series, los jóvenes describen el presente como “ inestable e injusto”

Su idea de una jornada ideal pasa por no acudir a clase, no madrugar, tener una tarjeta black (“pero sin corrupción”) y estar con los amigos y pasarlo bien. Lo cuentan entre risas y algo de rubor seis alumnos, de 17 años, del Instituto Severo Ochoa, en la localidad madrileña de Alcobendas. Chicos de clase media, la mayoría de padres divorciados y con problemas escolares, motivo por el que han sido derivados a Diversificación o al Programa de Cualificación Profesional Inicial Voluntaria, cursos para obtener la ESO con contenidos más bajos. Todos consideran a la familia como un valor fundamental. “La convivencia es buena aunque discutimos mucho. Me repite las cosas muchas veces y me rallo.Ella suele llevar razón pero a veces resulta pesada”, cuenta Daniel León Vargas, de 16. Su sueño sería irse con su novia a vivir a otra ciudad, quizás Nueva York.

 Les mola mazo o les renta pero no se han chinado; viven en la keli y no les va el canteo. Estamos en el recreo, tres horas después de su llegada al centro escolar. Como el resto de sus compañeros entraron en tromba al patio, a las ocho de la mañana. Todavía quedaban unos segundos para una ojeada rápida a la pantalla del móvil y enviar un último WhatsApp. El centro escolar lo deja bien claro en los carteles pegados por las paredes. En clase están prohibidos los móviles, sobre todo para proteger a los profesores de filmaciones vejatorias que luego se cuelgan en Youtube. Para evitar conflictos los dejan sobre una mesa y se los devuelven a la salida. El castigo por usarlo en clase es una semana sin móvil. Los usan en los pasillos y los profes muchas veces hacen la vista gorda. Pillarlos con ellos en la mano supone un conflicto añadido y un enfrentamiento que conviene evitar. De los más de tres millones de adolescentes españoles (muchachos de edades comprendidas entre los 12 y los 17 años) un 84%, posee teléfono móvil para su uso personal, pagado por sus padres, según datos del Instituto de la Juventud, basados en una encuesta de 2012. El sondeo avisaba de la tendencia al alza. Duermen con el móvil y miran la pantalla al menos un centenar de veces al día. España se encuentra en la media de Unión Europea y en todos los estados miembros se comprueba el mismo ascenso y comportamiento. Igual que su relación con las redes sociales que ya ha acabado por generalizarse. Su uso es mayor cuanto menor es la edad. En poco más de tres años se ha pasado del 60% en 2009 al 90% en 2011.


Libros imprescindibles para entender la cultura hacker

Libros imprescindibles para entender la cultura hacker.

El hacker genera conocimiento y lo comparte en comunidad

La ética hacker es un marco teórico útil para la educación, y los hackers son estudiados por antropólogos, sociólogos y comunicólogos

Biblioteca hacker

Biblioteca hacker | Foto: Thomas Hawk

Hacker es uno de los términos más injustamente utilizados de nuestros días. Para la mayoría de las personas, hacker equivale a robo de cuentas bancarias, virus, troyanos, malware y toda clase de connotaciones digitales negativas. Esto es falso. El hacker verdadero es una nueva clase de investigador-científico, un autodidacta creativo que promueve la libertad del conocimiento, un tejedor de comunidades y librepensador digital.

Para entender con profundidad el ethos de los primeros hackers, recomiendo leer Hackers: Heroes of the Computer Revolution de Stephen Levy, publicado en 1984, una obra pionera, aunque vigente sobre el tema. Pero si quieres ir más lejos aún, esto es, entender las motivaciones creativas, políticas y técnicas de un hacker contemporáneo, desde la defensa de los derechos humanos mediante la criptografía, hasta la revolución de la ciencia y la educación con ética hacker, estos libros son para ti.