La jauría tras las redes sociales: deja que los perros ladren – El Mostrador

Para el resto, a quienes las escandalosas y persistentes destemplanzas digitales y reales “turban el corazón”, si este ponzoñoso ambiente nacional no cambia y –como todo indica– se ahonda con un año electoral ad portas, no nos quedará más que, apartándonos del “mundanal ruido”, parafrasear a Wells, Fabra o León y “dejar que los perros ladren”.

Fuente: La jauría tras las redes sociales: deja que los perros ladren – El Mostrador


De blogueros a bestsellers: La revolución de las redes sociales en la industria editorial – El Mostrador

El mundo editorial ha sido uno de los tantos testigos de los efectos de Internet. Adaptándose a los tiempos, las editoriales han aprovechado las redes sociales no sólo como un medio para encontrar nuevas voces, sino también como una forma para llegar al público más joven y establecer relaciones más cercanas entre autores y lectores. Un factor que parecen tener en común todos los superventas que han surgido de Internet.

Fuente: De blogueros a bestsellers: La revolución de las redes sociales en la industria editorial – El Mostrador


Jacob Silverman’s Terms of Service and opting in to social media.

Jacob Silverman’s Terms of Service and opting in to social media..

The problem with telling people who hate social media, "Just opt out."
Services like Facebook ostensibly give us ownership of our data, letting us chose when and how we’ll be tracked, but to take control, we have to delve deep into the sites themselves.

Photo illustration by Slate. Photo by Dado Ruvic/Reuters.

If you complain about social media (especially if you post that diatribe on Twitter or Facebook), your friends will tell you one thing over and over: If you think it’s so bad, don’t use it in the first place. Criticism, they propose, is a waste of breath when all you really need to do is opt out. Consider the case of Curt Schilling, who was recently told by some that he should just “get off Twitter” after he struck back at those who had tweeted (truly awful) insults about his daughter.

Those who do manage to escape rarely fare much better: We often treat people who try to extract themselves with contempt, responding as if it were little more than an anti-modern affectation. When Iggy Azalea announced that she was quitting social media, many gloated, with a touch of disdain. As one entertainment gossip site sneered, “This chick doesn’t seem to be quite tough enough for the spotlight. … [S]hould we all just give her her wish and make her irrelevant? She said she’d be wildly happy about it.” Where some elicit scorn for staying, others generate just as much when they go, doomed to mockery either way.

In his new book Terms of Service: Social Media and the Price of Constant Connection, journalist Jacob Silverman argues that we’ve yet to develop a language for discussing what it means to really give up on social media. In a phone conversation (which, naturally, we arranged over Twitter), Silverman told me that responses to critics of social media tend to be strangely antagonistic, reminiscent of the “Love it or leave it!” proclamations that often chase criticism of the United States. And yet we often regard those who do extract themselves—and those who refuse to participate in the first place—as pariahs.

More troublingly, the very conversation about opting out may already be part of the social media machine. As Silverman notes in Terms of Service, “new features on social media tend to be opt-out rather than opt-in.” Services like Facebook ostensibly give us ownership of our data, letting us chose when and how we’ll be tracked. To take control, however, we have to delve deeper and deeper into the sites themselves, digging for options that are, as Silverman puts it, “carefully buried.” Dealing with Facebook on our own terms means engaging with it, more and more deeply. In the process, Facebook all but co-opts the very act of opting out, ensuring that we never really get away, especially when we’re most eager to.


Amazon and Hachette feud could rewrite the book on publishing | Technology | theguardian.com

Amazon and Hachette feud could rewrite the book on publishing | Technology | theguardian.com.

The Ebook price row has the potential to create irreversible changes to the literary world and its business models
Woman reading an e-book on a tube train in London

The next chapter? The publishing industry is undergoing a process of reinvention with ebooks and social media interaction with readers. Photograph: Sarah Lee for the Guardian

The battle between Amazon and the French publisher Hachette is not just a spat about the price of books. Their row over ebook prices, which led to the online retailer freezing out pre-orders of Hachette books and has provoked angry words from authors such as Donna Tartt and Phillip Pullman, could determine the next chapter of the publishing industry.

On one side is “the everything store” that sold $75bn (£45bn) of goods online last year, from toothbrushes to tents – and is estimated to sell 90% of ebooks in Britain. On the other is one of the world’s biggest publishers, whose parent company, French conglomerate Lagardère, earned €7.2bn (£5.8bn) last year from its print and broadcasting empire.

But Hachette’s starring role is more than anything a quirk of timing, as all the major publishers face fresh negotiations with Amazon over the coming months. And this latest dispute, which strikes at the heart of their business model, comes as the traditional publishers face changes sweeping through the industry. Independent bookshops continue to close, while mobile games and on-screen entertainment are competing for readers’ scarce attention like never before.

Even before the latest dispute, publishers were thinking about how to reinvent themselves, from developing their own digital content to trying to build a direct relationship with readers by hosting author events and using social media. The world’s biggest publisher, Penguin Random House, recently launched a social network site for readers, allowing people to showcase their favourite books and buy them from independent stores.

In another closely-watched development, HarperCollins has unveiled a revamped version of its US website, making it easier for fans of Agatha Christie, Chimamanda Ngozi Adichie and David Walliams to buy their titles direct from the publisher.

A new version of the UK website is to be unveiled in the autumn, as the redesign is rolled out across all HarperCollins’s English-language sites. The timing of the launch prompted headlines that the initiative was a device to bypass Amazon, but Chantal Restivo-Alessi, chief digital officer at HarperCollins, says she never had any intention of competing with the internet company.

“Do you think I am mad?” she says. “I don’t think that’s realistic and why would we want to. They are one of our biggest retail partners. We want to create different channels and opportunities for our authors to sell our products.”

The HarperCollins site encourages consumers to shop around, providing links to almost two dozen other retailers including Amazon and Apple, often selling the book cheaper. For example, the official autobiography of One Direction was available to pre-order on HarperCollins website for $21.99 in hardback, but a $14.84 version was only a click away on Amazon. While HarperCollins is only selling the book, Amazon is also chivvying browsers to buy the group’s albums, wall calendars and posters, post their own reviews and create wishlists.

HarperCollins is not revealing the percentage of sales it is seeking to generate, but Restivo-Alessi says that is not the whole point. “Even if we get a small percentage of sales, that small percentage will give us a better insight into the author’s consumer, which will make us a better publisher and provide a better service to our authors.”


Libros imprescindibles para entender la cultura hacker

Libros imprescindibles para entender la cultura hacker.

El hacker genera conocimiento y lo comparte en comunidad

La ética hacker es un marco teórico útil para la educación, y los hackers son estudiados por antropólogos, sociólogos y comunicólogos

Biblioteca hacker

Biblioteca hacker | Foto: Thomas Hawk

Hacker es uno de los términos más injustamente utilizados de nuestros días. Para la mayoría de las personas, hacker equivale a robo de cuentas bancarias, virus, troyanos, malware y toda clase de connotaciones digitales negativas. Esto es falso. El hacker verdadero es una nueva clase de investigador-científico, un autodidacta creativo que promueve la libertad del conocimiento, un tejedor de comunidades y librepensador digital.

Para entender con profundidad el ethos de los primeros hackers, recomiendo leer Hackers: Heroes of the Computer Revolution de Stephen Levy, publicado en 1984, una obra pionera, aunque vigente sobre el tema. Pero si quieres ir más lejos aún, esto es, entender las motivaciones creativas, políticas y técnicas de un hacker contemporáneo, desde la defensa de los derechos humanos mediante la criptografía, hasta la revolución de la ciencia y la educación con ética hacker, estos libros son para ti.


Right to be forgotten? Most of us are still trying to be remembered | Dale Lately | Comment is free | theguardian.com

Right to be forgotten? Most of us are still trying to be remembered | Dale Lately | Comment is free | theguardian.com.

While some seek to erase their online record the rest of us languish on the long tail – heard, seen and read by almost nobody
laptop woman
‘The web acts like a giant version of Orwell’s “memory hole” – consigning thoughts, fears and feelings to virtual oblivion.’ Photograph: Getty Images/Image Source

The famous dream of being wiped from the web. Take former Formula One head Max Mosley, who has launched legal action against Googledemanding the removal of images of him at a sex party from the search engine. Most of the rest of us know all too well about being forgotten.

A blog I began a few years ago – a stunningly successful experiment in national secrecy located several thousand miles up a winding gorge in the outer reaches of the internet – had, like most blogs, all the virtual footfall of a moon crater in low season. In terms of impact, I’d have made more of an impression standing on an upturned bucket beside a motorway, performing interpretative dance to passing truck drivers.

I’m not alone. From musicians to entrepreneurs, writers to pop-up burger chefs, millions are desperately perspiring at the coal-face of the attention economy. One hundred and eighty-one million blogs wererecorded by Nielsen in 2011. The best part of half a billion tweets are now sent daily. Facebook, Blogger and Twitter regularly invite us to study the analytics for our posts and pages.

“I always make sure I can see the Twitter screen on my laptop when I am writing,” self-publishing author Ben Galley declares, just one of an army of unpaid e-authors who rise at dawn to promote themselves on social media before their paid job. A raft of startups like ClickSubmit and Outbrain promise to get you noticed on the net; trades from handymen to hoteliers face the prospect that unless they get busily networking to take on Airbnb and other Web 2.0 disrupters, they’ll end up biting analogue dust.

And yet with the rise of “erase your history” software such as X-pire! and ephemeral apps like Snapchat and Wickr, we seem preoccupied with an urge for removal and erasure – an idea now enshrined in European legislation. Whether individuals have the right to remove their own digital footprint is a good question, but it ignores the plight of a much larger but less celebrated group: those working hard at being remembered in the first place.


La poesía estalla en las redes | Babelia | EL PAÍS

La poesía estalla en las redes | Babelia | EL PAÍS.

Miles de jóvenes se apuntan a un género que ha encontrado una nueva forma de difusión fuera de los salones. La nueva poesía vive entre tatuajes y YouTube.

Enviar a LinkedIn11
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

No son cantantes, ni presentadores de televisión, sino poetas. Es el último domingo de la Feria del Libro de Madrid, y las vallas están fuera para ordenar la fila, que apenas empieza a formarse junto a la caseta donde firmarán. Cristina, de 17 años, descubrió los versos de Escandar Algeet en un vídeo de YouTube —“es romántico y ha sufrido por amor, pero no es ñoño”, dice para explicarse—, ha venido temprano, a pesar del calor, con su amiga Silvia, esa que busca poemas para descargar —“incluidos Bécquer y Neruda”—. La cola frente a la caseta crece, la mayoría son chicas,groupies poéticas que con sus móviles y a través de las redes diseminan y comparten versos y fotos. Silvia y Cristina han logrado sacarse una con el autor de Alas de mar y prosa,un palentino que estudió cine y arrancó escribiendo en un foro del grupo Extremoduro de forma anónima, antes de caer en un bar de Malasaña, Bukowski, donde el propietario, Carlos Salem, organizaba lecturas de poesía a las que cualquiera podía sumarse. Seis años después su poemario va por la quinta edición y se ha convertido en el superventas de la editorial Ya lo dijo Casimiro Parker. Este sello, con un catálogo de 20 libros, lo puso en marcha otro poeta que frecuentaba el bar, Marcus Versus: “Hace seis años llevábamos los ejemplares a cuestas para intentar colocarlos en las librerías y hoy nos llaman para pedirlos. Es un cambio positivo y lo será aún más si ayuda a despertar interés por otros autores”.

En la caseta de la feria, con bandana y camiseta negra, Salem, argentino radicado en Madrid, autor de una serie de novelas negras y tres poemarios, ofrece una sucinta explicación de sus libros a un comprador: “Este es como Cortázar pero con sexo, este otro es más social”. Las pasiones que despierta #Follamantes, su último título, aún le sorprenden. Dice que contiene “poesía erótica bastante fuerte”, pero esto no ha sido impedimento para que multitud de matrimonios se acerquen a comprar el volumen para sus hijas adolescentes, que ya leyeron los versos en Internet. “Me dicen que peores cosas ven en televisión”, comenta Salem. Recibe fotos de tatuajes con sus poemas y tiene más de 43.000 seguidores en Twitter. Junto a Escandar y a Versus han llenado auditorios y cafés por toda España.

Este fenómeno se expande por

la web a través de blogs,

tuits, tumblr y YouTube

Batania Neorrabioso, cuyas pintadas poéticas han quedado recogidas en La poesía ha vuelto y yo no tengo la culpa (descrito por el autor como 340 páginas con 75 pintadas, 66 poemas, 49 tuits, 47 meteoros, 9 artículos festivos, 8 convocatorias y 25 relatos); y el cantautor Marwan Abu-Tahoun Recio con La triste historia de tu cuerpo sobre el mío, forman también parte de este fenómeno que se expande por la web a través de blogs, tuits, tumblr y YouTube, y llega a las librerías mucho después, impulsado por pequeños sellos como Noviembre, OrigamiLa bella VarsoviaEl GavieroArrebato Libros,Kriller 71 o Ediciones Liliputienses. Quizá las pequeñas editoriales dedicadas a la poesía no sean una gran novedad, como tampoco la creación de efímeras y bellas revistas, pero los nuevos canales virtuales se inundan de poesía inédita y crean un punto de encuentro infeccioso.


La tertulia literaria estalla en la Red | Cultura | EL PAÍS

La tertulia literaria estalla en la Red | Cultura | EL PAÍS.


GETTY

Enviar a LinkedIn19
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

AnobiiShelfariLecturalia.Goodreads. Y ahora, un puente para el lector en castellano: Lectyo. Es el nuevo léxico de la red destinado a una de las experiencias y placeres de siempre: leer. Vivir la historia, sea enebook o en el papel, sigue igual. Pero la tertulia en la que se discute, critica y se intercambian futuras lecturas ha cambiado para siempre con Internet. Las redes sociales pensadas como clubes de lectura han explotado. Van desde lo mainstream, con mastodontes como Goodreads, de Amazon, con sus 25 millones de usuarios registrados, a lo más alternativo, como los clubes de lecturaonline dedicados a un género, como theromancebookclub.com. Y se encuentran en todos los idiomas, con Lecturalia a la cabeza del mundo hispanohablante o la china Douban, que atrajo a los intelectuales para montar foros de disidencia en el enjambre de 68 millones de usuarios que posee y que está sometido a una férrea censura del régimen chino.

En este entorno en plena expansión, la fundación Germán Sánchez Ruipérez, que lleva 30 años dedicada a la difusión de la lectura en castellano sin ánimo de lucro, lanza su apuesta: Lectyo. Su creador, Luis González, que tuvo su idea feliz esperando un vuelo en Lisboa, cree que todavía hay mucho margen para innovar: “Las redes sociales son una herramienta muy potente y admiro lo que ha conseguido Goodreads, pero han estado en las manos de los agentes inadecuados. Es hora de que lectores, industria y autores dialoguen en un espacio sin intereses extraliterarios”.

Un mastodonte como Goodreads cuenta con 25 millones de usuarios

Lectyo intentará ser un puente para todos los lectores hispanohablantes que quieran interactuar con autores y editores para descubrir propuestas literarias al margen de las tendencias más comerciales. Y lo hará sin lo más característico de webs como Goodreads, el sistema de puntuación para valorar los libros. “Lo hemos eliminado porque eso suele acabar en una tendencia mainstream”, aclara González. “Nos interesa crear un lugar de debate donde también se hable de los libros pequeños por su interés literario y no porque los avalen grandes promociones”.

Lectyo tendrá que competir con un modo de entender el debate literario que tiene un dominador absoluto: Goodreads. Esta red social cuenta con más de 25 millones de usuarios. Siete de cada 10 son mujeres y la mitad tienen menos de 30 años. Por países, casi la mitad (el 45%) son de fuera de Estados Unidos y, dentro de Europa, España ocupa el cuarto puesto. Su base de datos acumula más de 360 millones de reseñas y cuenta con miles de clubes de lectura que parcelan su web en todo género literario concebible.


Mucho Facebook, ¿poca concentración? | Sociedad | EL PAÍS

Mucho Facebook, ¿poca concentración? | Sociedad | EL PAÍS.

 

El 84% de los menores leen en su tiempo libre. Es el sector más lector. / Getty Images

En un anuncio televisivo actualmente en emisión, dos niños dibujan a sus familias. Uno de ellos dibuja a papá, mamá y a sus hermanos, todos con un móvil pegado a la oreja. Lo que el spot quiere transmitir es una oferta con acceso ilimitado al móvil. ¡Usad el móvil todo lo que queráis! ¡Correo electrónico, vídeos, Facebook, Instagram, WhatsApp!

Pasamos muchas horas pegados a una pantalla. Por trabajo, pero cada vez más por placer, porque es útil para comunicarnos, nuestra prioridad. Comprobar si hemos recibido un nuevo mensaje electrónico (cosa que solemos hacer varias veces al día, obsesión recientemente bautizada como infobesidad), mantener varias conversaciones en grupo por WhatsApp, consultar confesiones y noticias a través de Facebook, Twitter y otras redes sociales… Y lo hacemos en todo momento: mientras vemos la televisión, comemos o incluso en plena obra de teatro (algunos teatros optan, en ocasiones, por permitir el uso del móvil durante la función para que compartan lo que ven en redes sociales).

Todos (o la mayoría) hemos caído víctimas del influjo digital. Los menores también. En Estados Unidos y Alemania, los adolescentes pasan siete horas y media diarias usando medios digitales.

Los menores leen mucho, pero han cambiado el soporte y lo hacen de manera diferente

Algunos autores han alertado sobre los efectos que estos procesos tienen en la mente. Lo hizo Nicholas Carr, quien decidió abandonar la vida ultrainformada y se mudó a las montañas de Colorado, donde no había telefonía móvil e Internet llegaba mal, con su obra Superficiales: ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? (Taurus, 2011). Y también Manfred Spitzer, director de la Clínica Psiquiátrica Universitaria de Ulm y del Centro de Transferencia de Conocimientos para las Neuronas y el Aprendizaje, con Demencia Digit@l. El primero resumía así los efectos de Internet en sí mismo: “Pierdo el sosiego y el hilo, empiezo a pensar qué otra cosa hacer. Me siento como si estuviese siempre arrastrando mi cerebro descentrado de vuelta al texto. La lectura profunda que solía venir naturalmente se ha convertido en un esfuerzo”. ¿Le está pasando eso a más gente? ¿Le cuesta zambullirse en un libro o ha dejado de hacerlo por comprobar sus mensajes en Facebook?

Spitzer, por su parte, escribe lo siguiente en su libro (editado en español por Ediciones B): “La afirmación de que la competencia en las nuevas tecnologías tenga una correspondiente repercusión positiva no ha sido demostrada en absoluto por el momento. Es estúpido también que justamente la neurociencia sospeche antes bien lo contrario. Y es que algunos estudios demuestran que el cerebro crece justo allí donde se utiliza. Y el enunciado al revés es también válido. Si no se utiliza el cerebro, entonces se atrofia”. A Spitzer le preocupa cómo afecta el aumento de la tecnología en el cerebro de los niños. Su opinión es que tener más acceso a estas pantallas no les viene bien: “La utilización de ordenadores en edades muy tempranas en la guardería puede motivar trastornos de la atención, y a una edad posterior, todavía en edad preescolar, puede conducir a trastornos de la lectura”.

Fuente: Federación de gremios de editores de España / EL PAÍS

Desde la Federación de Editores de España, sin embargo, no creen que los menores lean menos. “Frente al tópico generalizado, es el sector más lector”, dice Antonio María Ávila, secretario de la federación, cuyo Anuario 2012 concluye que el 84,6% de los menores lee en su tiempo libre. “Y es lógico, están escolarizados al 100%. Pero hay dos tipos de lectura, una práctica y otra más reposada. Lo que sucede al leer digitalmente, a través de una tableta o del ordenador, es que uno siente más la necesidad de comentar lo que lee con todo el que pueda”.


Doctores en plagios

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/02/15/actualidad/1360956192_796560.html

La obsesión alemana por los títulos académicos dispara las tesis falsas

Una web de voluntarios ha cazado a decenas de políticos y científicos

El exministro de Defensa alemán, Karl-Theodor zu Guttenberg. / Thomas Peter (Reuters)

Hay escándalos y hay escándalos alemanes. Un escándalo fue la trama de financiación ilegal que en 1999 tumbó a los patriarcas democristianos Helmut Kohl y Wolfgang Schäuble. Habría sacudido a cualquier partido en cualquier democracia. Pero el que costó la semana pasada la cartera de Educación a Annette Schavan, aliada política y amiga personal de la canciller Angela Merkel, es un escándalo propiamente alemán.

Schavan dimitió después de que la Universidad de Düsseldorf le revocara el título de doctora por plagios en una tesis defendida en 1980, a los 24 años. No fue la primera. Dos años antes, el ministro de Defensa Karl-Theodor zu Guttenberg dimitió tras perder su grado de doctor en un caso similar. Las evidencias se acumularon gracias a las aportaciones anónimas en página de Internet abierta a la participación.