Las empresas que prometen curarte de tu adicción a las redes sociales como Facebook, Twitter o Snapchat (y cómo lo hacen) – El Mostrador

Si no puedes alejarte de Facebook, Twitter o Snapchat no estás solo. Estas compañías ofrecen diferentes terapias para superar una adicción que algunos califican de “peor” a la del tabaco o al alcohol.

Fuente: Las empresas que prometen curarte de tu adicción a las redes sociales como Facebook, Twitter o Snapchat (y cómo lo hacen) – El Mostrador


Daniel Halpern: “Luksic entendió a la perfección el lenguaje de las redes sociales, es decir, conversa, no informa y dice lo que piensa” – El Mostrador

Según el análisis del experto en medios digitales, el empresario y referente del grupo más millonario de Chile se ha “humanizado” gracias al uso que le ha dado a su cuenta de twitter.

Fuente: Daniel Halpern: “Luksic entendió a la perfección el lenguaje de las redes sociales, es decir, conversa, no informa y dice lo que piensa” – El Mostrador


María Olivia Mönckeberg y el peligro de las noticias falsas: “Esto puede afectar incluso la seguridad de las personas” – El Mostrador

lo que me preocupa, lo que preocupa mucho en general, es esto de las noticias falsas. Yo lo centraría más en la cuestión de las famosas redes sociales.

Fuente: María Olivia Mönckeberg y el peligro de las noticias falsas: “Esto puede afectar incluso la seguridad de las personas” – El Mostrador


“Facebook es una estafa”: habla el español que dejó su trabajo en Whatsapp cuando fue adquirido por Mark Zuckerberg – El Mostrador

El español Elies Campo fue el primero de su país en trabajar en Whatsapp, pero todo terminó cuando la empresa fue adquirida por Facebook. Acá cuenta sus razones.

Fuente: “Facebook es una estafa”: habla el español que dejó su trabajo en Whatsapp cuando fue adquirido por Mark Zuckerberg – El Mostrador


Nueva plataforma promueve y financia emprendimientos de impacto positivo – El Mostrador

Firstep es un portal web que hace posible el desarrollo de emprendimientos sociales, ambientales y culturales, gestionando alianzas entre RSE de empresas y estas iniciativas de impacto positivo, según su alcance en Facebook y Twitter.

Fuente: Nueva plataforma promueve y financia emprendimientos de impacto positivo – El Mostrador


CORTE SUPREMA ACOGE RECURSO DE PROTECCIÓN DE PERSONA JURÍDICA Y ORDENA RETIRO DE PUBLICACIÓN INJURIOSA DE REDES SOCIALES – Noticias del Poder Judicial – Poder Judicial

La Corte Suprema acogió el recurso de protección presentado por multitienda y ordenó retirar de las redes sociales una serie de publicaciones consideradas difamatorias.

En fallo dividido (causa rol 12983-2015), la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Rosa Egnem, María Eugenia Sandoval, Alfredo Pfeiffer (s) y los abogados (i) Jean Pierre Matus y Jaime Rodríguez Espoz– acogió la acción cautelar presentadas por la empresa Corona S.A. en contra de publicaciones alojadas en la red social Twitter, sumándose a similar acción ya acogida respecto de los trabajadores de la empresa del retail.

La sentencia determina que las personas jurídicas (empresas) también gozan de la protección del derecho a la honra consagrado en la Constitución Política del Estado, por lo tanto corresponde la eliminación de las publicaciones deshonrosas de la red social.

Fuente: CORTE SUPREMA ACOGE RECURSO DE PROTECCIÓN DE PERSONA JURÍDICA Y ORDENA RETIRO DE PUBLICACIÓN INJURIOSA DE REDES SOCIALES – Noticias del Poder Judicial – Poder Judicial


'Facebook at work': Facebook lanza una versión empresarial | Tecnología | EL PAÍS

‘Facebook at work’: Facebook lanza una versión empresarial | Tecnología | EL PAÍS.


La compañía espera competir con Microsoft y Slack en este emergente sector

El perfil de los usuarios se mantendrá al margen de la red social convencional

Una imagen de la nueva red social Facebook at work. / FACEBOOK

Facebook quiere entrar en las oficinas. Lo mal visto que está entrar en la red social en horas de trabajo es lo que pretende cambiar la compañía de Mark Zuckerberg. El pasado miércoles empezó, con unos “socios piloto”, las pruebas de la nueva red social Facebook at work (“Facebook en el trabajo”), que funcionará de forma opaca para el resto de la original. Los empleados que se apunten a la red tendrán un nuevo perfil interno a su empresa no conectado con el Facebook social. “Sabemos que las compañías nos usan para conectar y colaborar. De la misma manera que conectamos gente, queremos conectar a los trabajadores. Internamente, Facebook lleva usando nuestro producto desde hace años y ahora estamos listos para testar Facebook at work con unos cuantos socios”, ha afirmado la compañía a este periódico. La red social afirma que, aunque el proyecto se encuentra aún en sus primeras fases de prueba, el lanzamiento definitivo se producirá en este 2015.


Amazon and Hachette feud could rewrite the book on publishing | Technology | theguardian.com

Amazon and Hachette feud could rewrite the book on publishing | Technology | theguardian.com.

The Ebook price row has the potential to create irreversible changes to the literary world and its business models
Woman reading an e-book on a tube train in London

The next chapter? The publishing industry is undergoing a process of reinvention with ebooks and social media interaction with readers. Photograph: Sarah Lee for the Guardian

The battle between Amazon and the French publisher Hachette is not just a spat about the price of books. Their row over ebook prices, which led to the online retailer freezing out pre-orders of Hachette books and has provoked angry words from authors such as Donna Tartt and Phillip Pullman, could determine the next chapter of the publishing industry.

On one side is “the everything store” that sold $75bn (£45bn) of goods online last year, from toothbrushes to tents – and is estimated to sell 90% of ebooks in Britain. On the other is one of the world’s biggest publishers, whose parent company, French conglomerate Lagardère, earned €7.2bn (£5.8bn) last year from its print and broadcasting empire.

But Hachette’s starring role is more than anything a quirk of timing, as all the major publishers face fresh negotiations with Amazon over the coming months. And this latest dispute, which strikes at the heart of their business model, comes as the traditional publishers face changes sweeping through the industry. Independent bookshops continue to close, while mobile games and on-screen entertainment are competing for readers’ scarce attention like never before.

Even before the latest dispute, publishers were thinking about how to reinvent themselves, from developing their own digital content to trying to build a direct relationship with readers by hosting author events and using social media. The world’s biggest publisher, Penguin Random House, recently launched a social network site for readers, allowing people to showcase their favourite books and buy them from independent stores.

In another closely-watched development, HarperCollins has unveiled a revamped version of its US website, making it easier for fans of Agatha Christie, Chimamanda Ngozi Adichie and David Walliams to buy their titles direct from the publisher.

A new version of the UK website is to be unveiled in the autumn, as the redesign is rolled out across all HarperCollins’s English-language sites. The timing of the launch prompted headlines that the initiative was a device to bypass Amazon, but Chantal Restivo-Alessi, chief digital officer at HarperCollins, says she never had any intention of competing with the internet company.

“Do you think I am mad?” she says. “I don’t think that’s realistic and why would we want to. They are one of our biggest retail partners. We want to create different channels and opportunities for our authors to sell our products.”

The HarperCollins site encourages consumers to shop around, providing links to almost two dozen other retailers including Amazon and Apple, often selling the book cheaper. For example, the official autobiography of One Direction was available to pre-order on HarperCollins website for $21.99 in hardback, but a $14.84 version was only a click away on Amazon. While HarperCollins is only selling the book, Amazon is also chivvying browsers to buy the group’s albums, wall calendars and posters, post their own reviews and create wishlists.

HarperCollins is not revealing the percentage of sales it is seeking to generate, but Restivo-Alessi says that is not the whole point. “Even if we get a small percentage of sales, that small percentage will give us a better insight into the author’s consumer, which will make us a better publisher and provide a better service to our authors.”


Should Twitter, Facebook and Google Executives be the Arbiters of What We See and Read? – The Intercept

Should Twitter, Facebook and Google Executives be the Arbiters of What We See and Read? – The Intercept.

By 246
Featured photo - Should Twitter, Facebook and Google Executives be the Arbiters of What We See and Read?DEAUVILLE, FRANCE – MAY 26: (L-R) Herman Van Rompuy, president of the European Union, Mark Zuckerberg, founder of Facebook Inc. and Eric Schmidt, chairman of Google Inc. arrive for the internet session of the G8 summit on May 26, 2011 in Deauville, France. (Photo by Chris Ratcliffe – Pool/Getty Images)

There have been increasingly vocal calls for Twitter, Facebook and other Silicon Valley corporations to more aggressively police what their users are permitted to see and read. Last month in The Washington Post, for instance, MSNBC host Ronan Farrow demanded that social media companies ban the accounts of “terrorists” who issue “direct calls” for violence.

This week, the announcement by Twitter CEO Dick Costolo that the company would prohibit the posting of the James Foley beheading video and photos from it (and suspend the accounts of anyone who links to the video) met with overwhelming approval. What made that so significant, as The Guardian‘s James Ball noted today, was that “Twitter has promoted its free speech credentials aggressively since the network’s inception.” By contrast, Facebook has long actively regulated what its users are permitted to say and read; at the end of 2013, the company reversed its prior ruling and decided that posting of beheading videos would be allowed, but only if the user did not express support for the act.

Given the savagery of the Foley video, it’s easy in isolation to cheer for its banning on Twitter. But that’s always how censorship functions: it invariably starts with the suppression of viewpoints which are so widely hated that the emotional response they produce drowns out any consideration of the principle being endorsed.

It’s tempting to support criminalization of, say, racist views as long as one focuses on one’s contempt for those views and ignores the serious dangers of vesting the state with the general power to create lists of prohibited ideas. That’s why free speech defenders such as the ACLU so often represent and defend racists and others with heinous views in free speech cases: because that’s where free speech erosions become legitimized in the first instance when endorsed or acquiesced to.

The question posed by Twitter’s announcement is not whether you think it’s a good idea for people to see the Foley video. Instead, the relevant question is whether you want Twitter, Facebook and Google executives exercising vast power over what can be seen and read.

It’s certainly true, as defenders of Twitter have already pointed out, that as a legal matter, private actors – as opposed to governments – always possess and frequently exercise the right to decide which opinions can be aired using their property. Generally speaking, the public/private dichotomy is central to any discussions of the legality or constitutionality of “censorship.”


Cómo mantener la buena reputación | Sociedad | EL PAÍS

Cómo mantener la buena reputación | Sociedad | EL PAÍS.

Los directivos deciden estrategias en función de lo que se habla en Internet


Una mujer consulta los comentarios en Twitter. / SAMUEL SÁNCHEZ

Enviar a LinkedIn116
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

“Estoy d @sanitas y d @Hospital _Quiron hasta las narices! Para sacarme la pasta y llamar a 902 si estan… para atender mierda pa mi! #basura” [sic]. Este texto lo subió un tal Wally López a su cuenta de Twitter el pasado 5 de noviembre. A José Carlos Vicioso, responsable de reputación online de la agencia Shackleton —que monitoriza 21 marcas, Sanitas entre ellas—, le saltó la habitual alarma. No le llamó especialmente la atención. Los comentarios furibundos en las redes sociales son habituales. Lo que le llamó la atención fueron sus seguidores: más de 90.000.

El mensaje empezó a difundirse y Vicioso —“y mi segundo apellido es Monge”, dice con una mueca— vio un incendio en marcha. Llamó a la compañía. Estos intercambiaron mensajes con el dj, y al cabo de 20 minutos, López escribía un tuit aclarando que Sanitas le había ayudado a resolver su problema. El incendio remitía.

Monitorización. Escuchar con atención lo que se dice de una marca en las redes sociales. El 70% de las empresas con presencia en Internet lo hacen, calcula Juan Luis Polo, de Territorio creativo y portavoz de laAsociación de Agencias Digitales. Sobre todo las grandes y medianas compañías. “A las pymes les cuesta más”, dice Polo. Las que prestan más atención son las de telecomunicaciones y automoción, en opinión de Alberto Fernández, de Annie Bonnie, la agencia del grupo Barrabés que monitoriza para 50 marcas. “Y las que menos, las energéticas, la banca, el gran consumo y, curiosamente, las aseguradoras”.

Monitorizan sus marcas el 70% de las empresas que están en Internet

En 2012 las empresas entendieron que lo importante no era tanto conseguir el máximo de seguidores sino prestar atención a sus comentarios. Vieron que podían obtener ventajas haciéndolo. Hacer un seguimiento de los textos y comentarios sobre sus marcas que se publican en los periódicos online, en los blogs y en las redes sociales les permite intentar poner freno a posibles crisis derivadas de quejas de los clientes o a los bulos que se propagan (y la rapidez es clave en este asunto). En algunos casos además les ayuda a decidir aumentar o disminuir la producción de ciertos productos. También les facilita cuantificar el coste de una campaña o nueva gama de producto tras su lanzamiento. Y lo último: les ayuda a decidir sus estrategias en función de lo que se habla en la Red.


La tertulia literaria estalla en la Red | Cultura | EL PAÍS

La tertulia literaria estalla en la Red | Cultura | EL PAÍS.


GETTY

Enviar a LinkedIn19
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

AnobiiShelfariLecturalia.Goodreads. Y ahora, un puente para el lector en castellano: Lectyo. Es el nuevo léxico de la red destinado a una de las experiencias y placeres de siempre: leer. Vivir la historia, sea enebook o en el papel, sigue igual. Pero la tertulia en la que se discute, critica y se intercambian futuras lecturas ha cambiado para siempre con Internet. Las redes sociales pensadas como clubes de lectura han explotado. Van desde lo mainstream, con mastodontes como Goodreads, de Amazon, con sus 25 millones de usuarios registrados, a lo más alternativo, como los clubes de lecturaonline dedicados a un género, como theromancebookclub.com. Y se encuentran en todos los idiomas, con Lecturalia a la cabeza del mundo hispanohablante o la china Douban, que atrajo a los intelectuales para montar foros de disidencia en el enjambre de 68 millones de usuarios que posee y que está sometido a una férrea censura del régimen chino.

En este entorno en plena expansión, la fundación Germán Sánchez Ruipérez, que lleva 30 años dedicada a la difusión de la lectura en castellano sin ánimo de lucro, lanza su apuesta: Lectyo. Su creador, Luis González, que tuvo su idea feliz esperando un vuelo en Lisboa, cree que todavía hay mucho margen para innovar: “Las redes sociales son una herramienta muy potente y admiro lo que ha conseguido Goodreads, pero han estado en las manos de los agentes inadecuados. Es hora de que lectores, industria y autores dialoguen en un espacio sin intereses extraliterarios”.

Un mastodonte como Goodreads cuenta con 25 millones de usuarios

Lectyo intentará ser un puente para todos los lectores hispanohablantes que quieran interactuar con autores y editores para descubrir propuestas literarias al margen de las tendencias más comerciales. Y lo hará sin lo más característico de webs como Goodreads, el sistema de puntuación para valorar los libros. “Lo hemos eliminado porque eso suele acabar en una tendencia mainstream”, aclara González. “Nos interesa crear un lugar de debate donde también se hable de los libros pequeños por su interés literario y no porque los avalen grandes promociones”.

Lectyo tendrá que competir con un modo de entender el debate literario que tiene un dominador absoluto: Goodreads. Esta red social cuenta con más de 25 millones de usuarios. Siete de cada 10 son mujeres y la mitad tienen menos de 30 años. Por países, casi la mitad (el 45%) son de fuera de Estados Unidos y, dentro de Europa, España ocupa el cuarto puesto. Su base de datos acumula más de 360 millones de reseñas y cuenta con miles de clubes de lectura que parcelan su web en todo género literario concebible.


El activismo digital y las comunidades – El Mostrador

El activismo digital y las comunidades – El Mostrador.

Este mes se cumplen 22 años desde que se realizó la primera conexión a internet en Chile. La llegada de esta tecnología sin duda marcó un gran hito que cambiaría la inmersión de Chile en el mundo: el país se hacía parte de esta globalización que, hasta el día de hoy, sigue en desarrollo.Internet supondría la posibilidad de acceder a una cantidad importante de información al instante, mejorar las comunicaciones entre las personas y ofrecer un sinnúmero de otros beneficios tanto para los individuos como para las empresas. Ha permitido además el nacimiento de otras formas de organización y de expresión en las comunidades, como bien lo reconoce Howard Rheingold, especialista en el estudio de las nuevas tecnologías de información y sus implicancias en diversos ámbitos de la sociedad. Rheingold creó el concepto de “comunidad virtual” como aquella que se ha construido en torno a internet y que ha permitido a las personas participar de forma más fácil en los movimientos sociales. La gente tiene mayor acceso a la información y el proceso de simpatizar a causas es más simple gracias a internet.

Facebook y twitter se han transformado en los principales “centros operativos” para coordinar movimientos sociales como marchas, manifestaciones, funas, tomas, huelgas, etc. Todo hoy se estructura a través de las redes sociales y el alcance que éstas tienen es la principal virtud que ven las organizaciones sociales y activistas como motor de sus movilizaciones.


Gurú digital o el friki 2.0 de la fiesta | SITIOCERO

Gurú digital o el friki 2.0 de la fiesta | SITIOCERO.

David Martínez Publicado: 28 diciembre, 2013

 

Abundan los que se sumergen con entusiasmo en las redes buscando algo en el mundo off line (trabajo, clientes, incluso sexo analógico…) y, cuando lo encuentran, abandonan o limitan su presencia digital porque, ¿para qué seguir exponiendo la mercancía en el escaparate cuando ya se ha vendido?

 

Por el camino han acumulado followers, han impartido conferencias sobre gamificación o Big data, han escrito en sus blogs panegíricos dedicados a Facebook, Google + o Twitter..Todo ello con la esperanza de ser invitados a un programa de televisión–ese viejo electrodoméstico- para debatir, con gesto serio, sobre el conocimiento compartido en las redes, las revoluciones 2.0 y cosas así.  Se trata de dar forma a eso que se llama marca personal digital.

 

Pero solo en contados casos tanto esfuerzo se ve recompensado con el éxito, ya sea en la televisión, en forma de contrato con una editorial para publicar un libro de papel, una columna de opinión en un periódico, un nuevo cliente para la recién nacida agencia de marketing digital o un trabajo bien pagado como community manager –mejor, Director de estrategia de medios sociales- en una gran empresa.

 

El resto, la inmensa mayoría de ese 1% de usuarios que participa de forma intensiva en las redes, seguirá aportando contenidos gratuitos a plataformas de las multinacionales más guays con la humilde esperanza de que, en el próximo evento relacionado con el “social media”, algún gurú retuitee alguno de sus agudos comentarios para aumentar el número de followers.