The far right thrives on global networks. They must be fought online and off | Julia Ebner | Opinion | The Guardian

“Muslims are like cockroaches. An infestation that needs to be eradicated. Immediately. Permanently”, reads the tweet by one of thousands of anonymous far-right Twitter accounts that spread hate against ethnic and religious minorities each day.

Fuente: The far right thrives on global networks. They must be fought online and off | Julia Ebner | Opinion | The Guardian


Aullidos digitales Revista Qué Pasa

De un tiempo a esta parte he bajado mi voyerismo de Twitter, partiendo por eliminar muchas cuentas que seguía que me generaban más ruido interno que ventanas informativas. Menos es quizás más y eliminé unas ochocientas de un tirón. Algunos de los primeros expulsados fueron aquellos que retuitean otras cuentas de manera compulsiva. No he sido un gran participante de Twitter en el sentido que no debato ni lanzo comentarios (a veces lo uso como una suerte de herramienta de relaciones públicas), pero antes -lo reconozco- me gustaba mirar, seguir a algunos, pelar, exasperarme y sapear. Ya no.

Fuente: Aullidos digitales Revista Qué Pasa


Daniel Halpern: “Luksic entendió a la perfección el lenguaje de las redes sociales, es decir, conversa, no informa y dice lo que piensa” – El Mostrador

Según el análisis del experto en medios digitales, el empresario y referente del grupo más millonario de Chile se ha “humanizado” gracias al uso que le ha dado a su cuenta de twitter.

Fuente: Daniel Halpern: “Luksic entendió a la perfección el lenguaje de las redes sociales, es decir, conversa, no informa y dice lo que piensa” – El Mostrador


In the Democratic Echo Chamber, Inconvenient Truths Are Recast as Putin Plots

To see how extreme and damaging this behavior has become, let’s just quickly examine two utterly false claims that Democrats over the past four days — led by party-loyal journalists — have disseminated and induced thousands of people, if not more, to believe.

Fuente: In the Democratic Echo Chamber, Inconvenient Truths Are Recast as Putin Plots


It might be trending, but that doesn’t make it true | John Naughton | Opinion | The Guardian

As the fallout from the first US presidential debate showed, taking social media at face value is foolhardy

Fuente: It might be trending, but that doesn’t make it true | John Naughton | Opinion | The Guardian


La agresiva estrategia del Gobierno y el PC para ganar la batalla en redes sociales – El Mostrador

En el Partido Comunista un grupo de adherentes actúa de forma organizada para levantar temas y enfrentar opiniones contrarias a las defendidas por el Ejecutivo, lo que estaría visado por el propio Gobierno. Algunos acusan la utilización de cuentas falsas, “bots”, y lenguaje agresivo, para enfrentar las temáticas y tendencias que se discuten en la web.

Fuente: La agresiva estrategia del Gobierno y el PC para ganar la batalla en redes sociales – El Mostrador


Lo que pasa en Twitter se queda (casi siempre) en Twitter | Verne EL PAÍS

Lo que pasa en Twitter se queda (casi siempre) en Twitter | Verne EL PAÍS.

La bolsa de Nueva York, el día en el que Twitter comenzó a cotizarLa bolsa de Nueva York, el día en el que Twitter comenzó a cotizar.

Twitter me gusta. No lo voy a negar. Y no estoy solo: esta red social cuenta con 288 millones de usuarios que se conectan al menos una vez al mes y que escriben 500 millones de tuits cada día, según datos facilitados por la empresa. Esos tuits pueden ayudarte a pasar el rato o proponerte artículos que no sospechabas ni que existían. También, por qué no, en Twitter puedes conocer a gente maja e incluso encontrar trabajo.

Pero todo esto no quita que Twitter esté sobrevalorado. Le prestamos más atención a esta red de la que realmente se merece. Es una red muy usada, sin duda, pero también tiene sus propios códigos y un entorno cerrado. Es decir, lo que pasa en Twitter se queda en Twitter.

Entonces, ¿por qué parece lo contrario?

Los titulares que hacen referencia a cómo “arden las redes sociales”, suelen centrarse en Twitter. Alguno puede creer que los medios tratan lo que ocurre en la red buscando el clic fácil, incluso el retuit. No es así. Varía mucho del medio (y de la noticia), pero Twitter suele traer menos de un 10% del tráfico que procede de las redes sociales. La mayor parte, hasta el 90%, viene de Facebook, que tiene 890 millones de usuarios cada día. Incluso a pesar de que Twitter está lleno de periodistas que se retuitean los unos a los otros.

Simplemente ocurre que Twitter es muy cómodo para los medios (sí, Verne incluido), ya que los usuarios comentan muy a menudo contenidos ligados a la actualidad, por lo que son un termómetro rápido para saber qué está ocurriendo.

Hay más. Como escribe Eugeni Morozov en To Save Everything, Click Here, no es de extrañar que muchas campañas promocionales aspiren a ser el centro de conversación en esta red: “Una vez la historia consigue este estatus tan deseado, atrae aún más atención, llegando a conversaciones que van más allá de Twitter. En este sentido, Twitter también es una máquina, no una cámara; no se limita a reflejar realidades: las crea de forma activa”.

Sería más difícil recurrir a Facebook para intentar ver qué se está comentando sobre un tema. La mayoría de los perfiles Facebook son privados y sus actualizaciones no suelen ser comentarios a la actualidad, sino más bien contenido personal. .

Instagram también tiene más peso que Twitter. Desde diciembre, también cuenta con más usuarios: 300 millones al mes. Pero claro, los contenidos de esta red no están tan marcados por la actualidad como ocurre en el caso de Twitter y aunque se usen hashtags, resulta más difícil buscar fotos sobre un tema que tuits.


Isis in duel with Twitter and YouTube to spread extremist propaganda | World news | The Guardian

Isis in duel with Twitter and YouTube to spread extremist propaganda | World news | The Guardian.

Guardian investigation reveals subterfuge used by social media arm of Islamic State to hijack topics to spread jihadi views
An Isis propaganda video
An Isis propaganda video. The group’s media arm is using slick and fast techniques to spread its content online, Photograph: Screengrab/YouTube

Propaganda operatives from Islamic State (Isis) are piggybacking on popular internet hashtags and forums to secure the widest distribution of their videos, in an increasingly devious game of cat and mouse with police and internet companies, the Guardian can reveal.

An analysis of one of the most recent Isis video distributions shows the variety of techniques being used – including latching on to the huge interest in the Scottish independence referendum – to boost distribution of their extremist material on Twitter and YouTube.

The sophisticated strategies have prompted law enforcement agencies to work closer than ever with the world’s largest tech and social media companies to try to win the propaganda war. A specialist British police squad is working with companies including Twitter and YouTube to block and delete about 1,100 pieces of gruesome content a week, which they say contravene UK terror laws. The vast majority of the material – 800 items a week – relates to Syria and Iraq.

Officers from the UK’s counter-terrorism internet referral unit (CTIRU) acknowledge they are up against a slick and fast-moving dissemination of propaganda and much of the material being targeted involves suspending Twitter accounts or taking down videos of murder, torture, combat scenes, sniper attacks and suicide missions.


Curatoría Automática: ¡Fuera de mi timeline! | Manzana Mecánica

Curatoría Automática: ¡Fuera de mi timeline! | Manzana Mecánica.

Cuando la noticia de que twitter estaba pensando en implementar algoritmos de recomendación para el timeline de sus usuarios y los comentarios negativos frente a esta medida empezaron a ver la luz, recordé algunos casos recientes en los que se analizaba el rol de la curatoría automática de contenidos.
Las plataformas de contenido utilizan sistemas de recomendación para asegurar que sus usuarios tengan a la mano cosas que les interesen. Es una de las formas más poderosas de asegurar continuidad en el consumo y creación de información.

Desde la sencilla recomendación de noticias similares a las que ya leíste, hasta la creación de shows completos en base a las preferencias más comunes de la audiencia, la recomendación automática es una de las experiencias más comunes en el uso de la Web.

Facebook por ejemplo utiliza las recomendaciones para priorizar noticias y sugerir cosas que te pueden gustar. Ahora, tal y como lo demostró un periodista recientemente, darle me gusta a todo lo que aparece en la pantalla provocará que recibas solamente noticias de entretención ligera (y no me refiero a artículos de Manzana Mecánica como el que estás leyendo, si no que “noticias” del tipo ¿Qué personaje de la película Titanic eres?) .


EE UU ‘torpedea’ la propaganda yihadista | Internacional | EL PAÍS

EE UU ‘torpedea’ la propaganda yihadista | Internacional | EL PAÍS.

Washington lanza un vídeo a través de su campaña en el que muestra las atrocidades del EI

Fotograma del vídeo de EE UU sobre las atrocidades del EI

El campo de batalla es Twitter. Ahí, la actividad del Departamento de Estado estadounidense es frenética. Y tiene pocas cortapisas. En uno de sus 17 tuits publicados el viernes con el hashtag (hilo de comunicación de esta red) #thinkagainturnaway, la sección de comunicación y contraterrorismo informa de que ya hay combatientes sirios que dicen no al Estado Islámico (EI) porque “asesinan a musulmanes”. La foto que acompaña muestra a un yihadista descargando su rifle contra hombres no uniformados.

Think again turn away (Piénsalo de nuevo y date la vuelta) es el nombre de la campaña lanzada hace un año por esta sección de contraterrorismo, dirigida por el exdiplomático de origen cubano Alberto Fernández, y que este fin de semana ha sacudido las redes con un vídeo de un minuto en el que con ironía da la bienvenida a los que quieran adentrarse en el califato del EI. Con imágenes sacadas de cintas editadas y publicadas por el aparato de propaganda de los yihadistas, el Departamento de Estado alerta: “Corre, no camines hacia la tierra del EI”.

Tal es la brutalidad del montaje hecho por Washington (voladura de mezquitas, crucifixiones, cabezas cortadas) que YouTube, donde estaba alojado, decidió bloquearlo, como hace con muchas producciones yihadistas.

La guerra en Internet entre yihadistas, servicios de inteligencia y plataformas de contenidos es la guerra del ratón y el gato. Si el perfil de Twitter vinculado al EI @wilaiat_Halab2 es “suspendido”, sólo hace falta cambiar el último número y volver al frente. Según fuentes policiales españolas, esta cuenta, con raíz en Alepo (Siria), está vinculada a la división del EI en Nínive, provincia iraquí con capital en Mosul, bastión de su califato. El actual relevo de este perfil es @wilaiat_Halab5.


Should Twitter, Facebook and Google Executives be the Arbiters of What We See and Read? – The Intercept

Should Twitter, Facebook and Google Executives be the Arbiters of What We See and Read? – The Intercept.

By 246
Featured photo - Should Twitter, Facebook and Google Executives be the Arbiters of What We See and Read?DEAUVILLE, FRANCE – MAY 26: (L-R) Herman Van Rompuy, president of the European Union, Mark Zuckerberg, founder of Facebook Inc. and Eric Schmidt, chairman of Google Inc. arrive for the internet session of the G8 summit on May 26, 2011 in Deauville, France. (Photo by Chris Ratcliffe – Pool/Getty Images)

There have been increasingly vocal calls for Twitter, Facebook and other Silicon Valley corporations to more aggressively police what their users are permitted to see and read. Last month in The Washington Post, for instance, MSNBC host Ronan Farrow demanded that social media companies ban the accounts of “terrorists” who issue “direct calls” for violence.

This week, the announcement by Twitter CEO Dick Costolo that the company would prohibit the posting of the James Foley beheading video and photos from it (and suspend the accounts of anyone who links to the video) met with overwhelming approval. What made that so significant, as The Guardian‘s James Ball noted today, was that “Twitter has promoted its free speech credentials aggressively since the network’s inception.” By contrast, Facebook has long actively regulated what its users are permitted to say and read; at the end of 2013, the company reversed its prior ruling and decided that posting of beheading videos would be allowed, but only if the user did not express support for the act.

Given the savagery of the Foley video, it’s easy in isolation to cheer for its banning on Twitter. But that’s always how censorship functions: it invariably starts with the suppression of viewpoints which are so widely hated that the emotional response they produce drowns out any consideration of the principle being endorsed.

It’s tempting to support criminalization of, say, racist views as long as one focuses on one’s contempt for those views and ignores the serious dangers of vesting the state with the general power to create lists of prohibited ideas. That’s why free speech defenders such as the ACLU so often represent and defend racists and others with heinous views in free speech cases: because that’s where free speech erosions become legitimized in the first instance when endorsed or acquiesced to.

The question posed by Twitter’s announcement is not whether you think it’s a good idea for people to see the Foley video. Instead, the relevant question is whether you want Twitter, Facebook and Google executives exercising vast power over what can be seen and read.

It’s certainly true, as defenders of Twitter have already pointed out, that as a legal matter, private actors – as opposed to governments – always possess and frequently exercise the right to decide which opinions can be aired using their property. Generally speaking, the public/private dichotomy is central to any discussions of the legality or constitutionality of “censorship.”


Twitter: from free speech champion to selective censor? | Technology | theguardian.com

Twitter: from free speech champion to selective censor? | Technology | theguardian.com.

By acting on footage of James Foley’s murder, Twitter has taken responsibility in a way it hasn’t over abuse and threats. So what happens next?
Man's hands at computer

Twitter was once characterised by its general counsel as ‘the free speech wing of the free speech party’. Photograph: Alamy

Twitter has got itself into a tangle. The social network’s decision to remove all links to the horrific footage showing the apparent beheading of the photojournalist James Foley is one that most of its users, reasonably, support.

The social network went still further, suspending or banning users who shared the footage or certain stills, following public tweets from the company’s CEO, Dick Costolo, that it would take action against such users.

It is hard to think of anyone having a good reason to view or share such barbaric footage, but Twitter’s proactive approach reverses a long record of non-intervention.

Twitter has promoted its free speech credentials aggressively since the network’s inception. The company’s former general counsel once characterised the company as “the free speech wing of the free speech party”, an approach characterised by removing content only in extreme situations – when made to by governments in accordance with local law, or through various channels designed to report harassment.

The social network’s response to the Foley footage and images is clearly a break from that response: not only did the network respond to reports complaining about posts using the material, they also seem to have proactively sought it out in other instances.

And yet there is not a universal consensus on the use of the images, as was reflected by the New York Post and New York Daily News’ decision to use graphic stills from the footage as their front-page splashes. Here begin the problems for Twitter: the network decided not to ban or suspend either outlet for sharing the images – despite banning other users for doing the same.

Twitter has not been nearly as eager to enter the content policing game in other situations. Like many other major companies, Twitter has long insisted it is not a publisher but a platform.

The distinction is an important one: publishers, such as the Guardian, bear a far greater degree of responsibility for what appears on their sites. By remaining a platform, Twitter is absolved of legal responsibility for most of the content of tweets. But by making what is in essence an editorial decision not to host a certain type of content, Twitter is rapidly blurring that line.

The network has not been as quick to involve itself when its users are sharing content far beyond what is even remotely acceptable – even when the profile of the incidents is high.


James Foley and the daily horrors of the internet: think hard before clicking | James Ball | Comment is free | theguardian.com

James Foley and the daily horrors of the internet: think hard before clicking | James Ball | Comment is free | theguardian.com.

Outcry over footage of Foley’s apparent beheading raises difficult questions about editorial ethics – and our own choices

 

 

James Foley in Syria in 2012
James Foley in 2012. In a statement on his Facebook page, his mother said: ‘We have never been prouder of our son Jim. He gave his life trying to expose the world to the suffering of the Syrian people.’ Photograph: Nicole Tung/AP

 

With depressing frequency in this summer of diverse horrors, we hear tales of desperate human misery, suffering and depravity – and because we live now in an era where virtually every phone is a globally connected camera, we are confronted with graphic evidence of tragedy.

 

The footage of the apparent beheading (to refer to the atrocity as an execution serves only to lend a veneer of dignity to barbarism) of the US photojournalist James Foley at the hands of a British Isis extremist has raised particularly strong feelings.

 

Social networks are banning users who share the footage. Newspapers are facing opprobrium for the choices they make in showing stills or parts of the video. Others, of course, will seek out the video after seeing the row, or else post it around the internet in a juvenile form of the free speech argument.

 

Before considering the rights and wrongs of the position, there is one fact we should face: we are presented with images of grotesque violence on a daily basis. Last month the New York Times ran on its front page the dead and broken body of a Palestinian child.

 

Like Foley, that child was someone’s son, someone’s brother, someone’s friend, and in a connected world there is just as much chance his family saw the photo and its spread as Foley’s will see the latest awful images of their loved one.

 

That photo raised little controversy in comparison to the use of images of Foley. Photos of groups of civilian men massacred by Isis across Iraq and Syria – widely shared on social media and used by publications across the world – caused no outcry whatsoever.

 

It’s hard to look at that and not see a double standard: like many other courageous and talented people, Foley had chosen to travel to the region, and knew the risks that entailed. Others were killed simply fleeing their homes. In a strange and bitter irony, one of the duties of photographers such as Foley is documenting bloodshed in order to show the world.

 

To see an outcry for Foley’s video and not for others is to wonder whether we are disproportionately concerned over showing graphic deaths of white westerners – maybe even white journalists – and not others.


Extraños en mi Twitter | Tecnología | EL PAÍS

Extraños en mi Twitter | Tecnología | EL PAÍS.

El servicio añade contenido de personas a las que no se sigue sin previo aviso

A

La obsesión por hacer que los usuarios pasen más y más tiempo en su servicio ha hecho que Twitter rompa una de sus premisas iniciales. El ‘timeline’, lugar reservado para consultar el contenido de los perfiles que se siguen, ha comenzado a mostrar tuits de personas a las que no se sigue. Un movimiento que certifica el triunfo del algoritmo, del cálculo basado en los intereses del servicio y la inteligencia artificial, sobre la preferencia personal. De momento, se trata de cuentas cuyo contenido está relacionado con el que se ha escogido de manera manual, pero deja una puerta abierta a la inclusión de publicidad, a intercalarla sin consulta previa.

Este tipo de cambios se consideran normales dentro del servicio. A comienzos de semana decidieron convertir los tuits marcados como favoritos, normalmente para indicar que gustaron al lector o una manera de almacenar, en retuits, es decir, que enviaban a todos los seguidores.

La red social no ha emitido comunicado alguno, pero sí ha cambiado los términos de uso: “Cuando identificamos un tuit o una cuenta a seguir, o cualquier otro contenido que es popular o relevante, podemos añadirlo a tu ‘timeline’. Esto significa que, a veces, verás tuits de cuentas que no sigues. Seleccionamos cada tuit a partir de algunas señales, como su popularidad o cómo tus contactos lo están movimento. Nuestra meta es que tu portada sea cada vez más relevante e interesante”.


Una tormenta islamista en Twitter | Internacional | EL PAÍS

Una tormenta islamista en Twitter | Internacional | EL PAÍS.

Los yihadistas que atacan Irak manejan un fuerte aparato de propaganda en las redes

“¡¡Allahuakbar!! (Dios es el más grande)”, dice uno de los tuits delhashtag #AllEyesOnISIS —22.400 entradas en 24 horas—, “hemos logrado nuestra tormenta en Twitter”. Lo firma el internauta@Ramzi_Ashami, que aprovecha las fotos de su perfil para dejar clara su simpatía por Al Qaeda. La lluvia de apoyo en la red de microblogs al Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) no es precisamente fina. Hay tormenta. Y a las frases de afinidad con la causa del grupo yihadista que está atacando el noroeste de Irak se unen las fotos llegadas de todo el mundo con pancartas, papeles o banderas exhortando a los radicales a seguir con su empresa.Embedded image permalink


Una madrina para el ciberactivismo de África Occidental | Planeta Futuro | EL PAÍS

Una madrina para el ciberactivismo de África Occidental | Planeta Futuro | EL PAÍS.

Barcelona 5 MAY 2014 – 12:42 CET

 

Anna Guèye es una persona casi anónima, una mujer que tuitea serena pero sistemáticamente desde la ciudad holandesa de La Haya. Es el contrapunto al estereotipo del exhibicionismo de las redes sociales, porque desde su perfil de Twitter, rodeada por un cierto halo de misterio, se ha convertido en un referente para algunos de los ciberactivistas más activos y dinámicos de África Occidental y de la esfera francófona del continente. Anna Gueye es para muchos de estos cibermilitantes un modelo y un ejemplo y, sin embargo, ella revela con cuentagotas sus datos personales, intenta mantenerse a la sombra en cualquier cosa que no sea su identidad virtual y se resiste a ser fotografiada. Visualmente, Anna Gueye es poco más que la foto de la cándida niña vestida de blanco que ostenta en sus perfiles en las redes sociales, pero simbólicamente es la madrina de los ciberactivistas de África Occidental.

Se ha ganado a pulso su reputación digital, a golpe de tuit, con una actividad frenética pero rigurosa y, más allá de la cantidad, con un tremendo grado de implicación en cualquier iniciativa de carácter social. Anna Gueye tuitea sobre temas diversos, pero la verdad es que es una auténtica adicta a las causas que tienen que ver con el África en la que hunde sus raíces, ya que a pesar de haber nacido en Francia es hija de un senegalés y una guineana. Empezó a construir su prestigio en el hashtag #Sidibouzid, en relación con la revuelta tunecina que se desarrolló a partir de diciembre de 2010. Pero su actividad más intensa se ha desarrollado en los hashtags más genuinamente relacionados con el ciberactivismo de África subsahariana.


Turquía bloquea Twitter tras las amenazas de primer ministro – BioBioChile

Turquía bloquea Twitter tras las amenazas de primer ministro – BioBioChile.

 

Esther Vargas (CC) FlickrEsther Vargas (CC) Flickr

 

Publicado por Denisse Charpentier | La Información es de Agencia AFP

 

Turquía bloqueó el jueves por la noche el acceso a Twitter, horas después de que el primer ministro Recep Tayyip Erdogan amenazara con “borrar del mapa” la red social, informó el diario Hurriyet.

Erdogan había denunciado la publicación en las redes sociales grabaciones de escuchas telefónicas que le implican directamente en un escándalo de corrupción.


El Papa Francisco se convierte en el más buscado del mundo… en Google – El Mostrador

El Papa Francisco se convierte en el más buscado del mundo… en Google – El Mostrador.

Sus palabras en Twitter tienen una media de 6.637 retuits, que hacen de él unl líder mundial con mayor eco directo en esta red social, superando incluso al presidente de EEUU, Barack Obama, que tiene una media de 2.309 por mensaje.

papatuitero

No sólo un ídolo al interior de la Iglesia Católica, también uno de los personajes internacionales que la está llevando en las redes sociales. El pasado 24 de febrero, la cuenta de en Twitter del Papa Francisco, @Pontifx, superó los doce millones de seguidores.

Un estudio llamado “Internet loves Pope Francis”, realizado por la empresa 3rdPlace bajo encargo de la red católica Aleteia.org entre marzo y noviembre de 2013, reveló que en su primer año de presencia en la red el Sumo Pontífice fue el líder internacional con más menciones en internet, 49 millones, de las que tres cuartas partes fueron generadas en Twitter y el resto en portales de noticias y otros medios de comunicación.

Esto se debe, principalmente, a que sus palabras en Twitter tienen una media de 6.637 retuits, que hacen de él unl líder mundial con mayor eco directo en esta red social, superando incluso al presidente de EEUU, Barack Obama, que tiene una media de 2.309 por mensaje.

La cuenta @Pontifex lleva en activo desde el 12 de diciembre de 2012, cuando la inauguró el predecesor de Francisco, Benedicto XVI, quien insistió en varias ocasiones en la importancia de que la Iglesia use los medios de comunicación a su alcance.

Actualmente, la versión con más seguidores es la cuenta del papa en español, con 4,9 millones de seguidores, aunque los tuits también pueden leerse en inglés (unos 3,7 millones de seguidores), italiano (1,5 millones), portugués (más de 960.000), francés (cerca de 244.000), latín (cerca de 219.000), polaco (unos 189.000), alemán (más de 174.000 seguidores), y árabe (más de 113.000).


“Twitter y Facebook no vivirán para siempre” | Tecnología | EL PAÍS

“Twitter y Facebook no vivirán para siempre” | Tecnología | EL PAÍS.


Evan Henshaw-Plath, primer empleado de Twitter. / ÁLVARO GARCÍA

Enviar a LinkedIn17
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

Cuando Odeo, una pequeña empresa de San Francisco dedicada a las grabaciones de audio, comenzaba a perder la batalla frente a iTunes los miembros de la empresa decidieron dar un golpe de timón. De una pequeña idea escrita en una servilleta hicieron una realidad acaba de salir a bolsa, Twitter.

Evan Henshaw-Plath (Berkley, 1977) fue el encargado de convertir ese croquis a boli en una forma de comunicación para más de 200 millones de personas. Fue el director técnico y primer empleado del pájaro azul. Un año después decidió dejarlo. La base de usuarios era pequeña y no eran demasiado activos.

Hoy está en Neo, también como director técnico, una organización dedicada a cambiar procesos en empresas e implantar tecnología basada en la web cuyo consejero delegato es Joi Ito, conocido líder en Internet y director del MediaLab del MIT.


Is being addicted to social media such a bad thing? | David Schneider | Comment is free | The Guardian

Is being addicted to social media such a bad thing? | David Schneider | Comment is free | The Guardian.

The virtual Twitter me is so much wittier and more interesting than the real me

Gold man on phone at the Edinburgh Festival Fringe

So much more entertaining on Twitter … the Gold Man takes a tweet break at the Edinburgh festival. Photograph: Murdo Macleod for the Guardian

There’s a good chance you’ll not read the end of this article. Nothing to do with your staying power or because it’s dull enough to euthanise an ox (I hope it won’t be). No, chances are there simply won’t be an end because, before I get there, I’ll have seen some funny link on theinternet and will have waddled off after it like a gleeful child chasing some bubbles.

It’s social media that’s done this to me. I’m addicted. I knew this for sure after watching Mo Farah win the Olympic 10,000 metres last summer. I admired his athleticism, his commitment, his tenacity, but most of all I admired the fact that he’d gone 27 minutes 30.42 seconds without checking his phone. Twenty seven minutes 30.42 seconds! How could he do it? I know it’s meant to be an endurance event but surely that’s pushing the human frame beyond its limits.

My phone is my Precious. The one ring(tone) to rule them all. Take it from me and within minutes I’d be Golluming about, all skinny-limbs-and-loincloth, screaming: “We wants it! We wants it!”


¿A quién debo dejar antes a Twitter o a Facebook? >> Antigurú >> Blogs EL PAÍS

¿A quién debo dejar antes a Twitter o a Facebook? >> Antigurú >> Blogs EL PAÍS.

Por: Karelia Vázquez | 03 de septiembre de 2013

Twitter
Gloria Rodríguez

Todo el mundo da por hecho que en algún momento cambiaremos de camisa. Estamos agotados, socialmente hablando, y no nos da la vida para actualizar tanta red social.

Se supone que el pack básico contiene una cuenta en Linkedin, una en Facebook, una en Twitter, una en Instagram, incluso otra en Google Plus (aunque se dice que en ese lugar de Dios solo pululan fantasmas. No lo sé). También nos ocupa Whatsapp, el Gtalk y tantos otros chats. Por no hablar del Meetic, el Grindr, Badoo. En fin, agotados del todo. El hecho es que no podemos llevar con dignidad ni siquiera el pack básico.

No es extraño que la gente empiece a elucubrar qué se tendrá que ir quedando por el camino. Todo depende de cómo sea la vida digital de cada quien. Renunciar a Facebook puede suponer para muchos la vuelta al silencio y la soledad. Que puede ser agradable para algunos pero no para otros. Dejar Twitter puede ser un tiro de gracia para la carrera profesional de algunos, y una bendición para la de otros, pero siempre supone renunciar a una corte de seguidores que trolea o ríe las gracias pero que es, al fin y al cabo, una compañía.


El Gobierno turco contra Twitter

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/03/actualidad/1370247183_603473.html

Erdogan ataca a las redes sociales, que han servido para movilizar las protestas contra él

Una pareja de recién casados con un grupo de manifestantes en Estambul. / GURCAN OZTURK (AFP)

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha acusado de los disturbios ocurridos durante los últimos días en varias ciudades del país a un abanico de culpables: a “elementos extremistas”, al Partido Republicano del Pueblo (CHP) (el principal de la oposición) y a las redes sociales. “Esa cosa que llaman redes sociales no es más que una fuente de problemas para la sociedad actual”, afirmó el domingo en un discurso televisado. Twitter, en especial, atrajo las iras del primer ministro. “Hay un problema que se llama Twitter”, declaró. “Allí se difunden mentiras absolutas”.

 

Se acabó el recreo con Twitter

http://www.elmostrador.cl/opinion/2012/08/15/se-acabo-el-recreo-con-twitter/

15 de Agosto de 2012

avatar

Manuel Délano es periodista de la U. de Chile, Magíster en Comunicación Estratégica de la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI) y profesor de la Escuela de Periodismo de la UAI. Jorge Fábrega es PhD en Políticas Públicas (Chicago), Economista y Sociólogo (PUC), profesor de la Escuela de Gobierno de la UAI.

Las elecciones de alcaldes y concejales de octubre próximo constituirán un fascinante laboratorio para analizar el desempeño de la propaganda y el debate político en las redes sociales y, en especial, en Twitter. Esta será la primera elección con este nuevo medio de comunicación plenamente desarrollado en Chile. Si bien Twitter fue considerado como parte de la comunicación política de los candidatos en las últimas elecciones presidenciales, su uso parecía más estimulado por el empeño de mostrar modernidad y presencia en todas las plataformas, que por una real convicción sobre su utilidad para conquistar votos y sobre todo para poner temas en la agenda y los medios.