Cuáles son los idiomas que están en peligro de extinción por culpa de los smartphones – El Mostrador

El universo online, con sus más de mil páginas web, está creando toda una revolución idiomática potenciada por el uso de nuevas tecnologías en nuestra vida diaria, como el GPS o el uso de comandos de voz en el celular.Ha llegado incluso a imponer un nuevo lenguaje plagado de tecnicismos informáticos y anglicismos.Y el desarrollo de nuevos dispositivos y tecnologías que no reconocen todos los idiomas agudiza el problema.

Fuente: Cuáles son los idiomas que están en peligro de extinción por culpa de los smartphones – El Mostrador


Los nuevos términos que se aplican en el amor en los tiempos del WhatsApp – El Mostrador

Ghosting, benching, breadcrumbing, zombing, son los términos que se usan para definir algunos de los tipos de relaciones que entablas por Whatsapp.

Fuente: Los nuevos términos que se aplican en el amor en los tiempos del WhatsApp – El Mostrador


Aullidos digitales Revista Qué Pasa

De un tiempo a esta parte he bajado mi voyerismo de Twitter, partiendo por eliminar muchas cuentas que seguía que me generaban más ruido interno que ventanas informativas. Menos es quizás más y eliminé unas ochocientas de un tirón. Algunos de los primeros expulsados fueron aquellos que retuitean otras cuentas de manera compulsiva. No he sido un gran participante de Twitter en el sentido que no debato ni lanzo comentarios (a veces lo uso como una suerte de herramienta de relaciones públicas), pero antes -lo reconozco- me gustaba mirar, seguir a algunos, pelar, exasperarme y sapear. Ya no.

Fuente: Aullidos digitales Revista Qué Pasa


La jauría tras las redes sociales: deja que los perros ladren – El Mostrador

Para el resto, a quienes las escandalosas y persistentes destemplanzas digitales y reales “turban el corazón”, si este ponzoñoso ambiente nacional no cambia y –como todo indica– se ahonda con un año electoral ad portas, no nos quedará más que, apartándonos del “mundanal ruido”, parafrasear a Wells, Fabra o León y “dejar que los perros ladren”.

Fuente: La jauría tras las redes sociales: deja que los perros ladren – El Mostrador


Facebook and Google: most powerful and secretive empires we’ve ever known | Technology | The Guardian

Google and Facebook have conveyed nearly all of us to this page, and just about every other idea or expression we’ll encounter today. Yet we don’t know how to talk about these companies, nor digest their sheer power.

Fuente: Facebook and Google: most powerful and secretive empires we’ve ever known | Technology | The Guardian

E-d-i-t-o-r-i-a-l


El Retorno del ObserWeb | yo público

El ObserWeb, aquel Observatorio de Internet que el espíritu crítico del Movimiento Estudiantil Chileno logró instaurar en el Departamento de Ingeniería Informática de la Universidad de Concepción [UdeC] en el 2011, fue exonerado en el 2015, poco después de que yo mismo fuera expulsado de esa casa de estudio. Sí: las críticas sociales ya no tienen cabida en la UdeC. Independientemente de si son defendidas por un académico, o si responden a un trabajo de recopilación de opiniones públicas.Pero así como me fui convenciendo de ello, también me fue quedando claro que hoy hay, en cambio, otras plataformas sociales, abiertas y dinámicas, donde la discusión sí sigue dándose; y haciendo mucho sentido. Eso fue lo que me ayudó a olvidar la vieja academia para retomar y mejorar el proyecto. Y así es como hoy, luego de casi un año de pausa, por fin puedo volver a poner a disposición de todos, el retornado, nuevo ObserWeb.

Fuente: El Retorno del ObserWeb | yo público


A Conversation on Privacy With Edward Snowden, Noam Chomsky, and Glenn Greenwald

NSA WHISTLEBLOWER Edward Snowden joined MIT professor Noam Chomsky and The Intercept’s Glenn Greenwald on Friday for a discussion on privacy rights hosted by the University of Arizona College of Social and Behavioral Sciences. The panel was moderated by Nuala O’Connor, the president of the Center for Democracy and Technology.

Fuente: A Conversation on Privacy With Edward Snowden, Noam Chomsky, and Glenn Greenwald


Un ‘atlas’ mundial de los emoticonos más usados crea y destruye tópicos | Tecnología | EL PAÍS

Un ‘atlas’ mundial de los emoticonos más usados crea y destruye tópicos | Tecnología | EL PAÍS.


Un estudio analiza 1.000 millones de mensajes en 16 idiomas para conocer qué iconos se usan más

Se han escudriñado más de 1.000 millones de mensajes de móviles en 16 idiomas, a la caza de más de 800 emoticonos. Los resultados no convencerán a los antropólogos sesudos, pero arrojan conclusiones perfectas para aderezar las charlas de cualquier adicto a los datos triviales y los estereotipos.

Con los gestos felices se llevan la palma quienes hablan turco, ruso y vietnamita. Los que menos los usan hablan francés

La responsable del estudio es la empresa londinense SwiftKey, que desarrolla una aplicación de texto para predecir las palabras que más emplea cada usuario en Gmail, Facebook, Twitter y Evernote, y facilitar así la escritura de mensajes. Se analizaron los emitidos desde octubre de 2014 hasta el pasado mes de enero. En el caso del español, la compañía ha distinguido los mensajes escritos en el español de España, el de los países hispanoamericanos y el de Estados Unidos.

Los datos se presentan desagregados emoticono a emoticono y también agrupados en 61 familias que, según la compañía, expresan un tipo de emoción similar o se refieren a un tema común.

Así, si se trata del uso de los iconos vinculados con los gestos felices, se llevan la palma quienes hablan turco, ruso y vietnamita. Los que menos los usan hablan francés, y curiosamente tampoco parecen dados a incluir gestos tristes (los forofos del lloriqueo y la tristeza se encuentran entre los hispanos de EE UU, los vietnamitas y los hispanoamericanos). Y no es que los francohablantes no se muestren expresivos, sino que parecen reservarse para mostrar puro amor: en el uso de los corazones ganan con creces al resto de países.


¿Video killed the radio star? sobre lectura, libros y cultura digital | Manzana Mecánica

¿Video killed the radio star? sobre lectura, libros y cultura digital | Manzana Mecánica.

Miércoles 17 Dic 2014

Carolina Gainza

La semana pasada participé en una mesa en el II Seminario Internacional ¿Qué leer? ¿Cómo leer?. El objetivo del panel era reflexionar, en el marco de las prácticas de lectura y las formas de procesar la información en nuestra época, sobre la pregunta que lanzó Nicholas G. Carr en su artículo publicado el 2008 en The Atlantic¿Está Google volviéndonos estúpidos?.

Desde mi experiencia, la respuesta a esta pregunta fue un rotundo no. Después de haber leído bastante sobre literatura digital y ver cómo en su momento, e incluso aún se escucha, se planteó la muerte del autor destronado por el lector, la muerte del libro, la decadencia de la cultura, y ver cómo este tipo de preguntas responden a un miedo a lo nuevo y lo desconocido, mi respuesta no podía ser diferente. De alguna manera, varios paneles en el seminario apuntaron a un cambio en las formas de conocer y procesar la información en nuestra época, lo cual afecta directamente las prácticas de lectura.


Internet: entre Mente y Cuerpo


Si algo no está en Internet, es porque no tiene importancia. Hoy vivimos de acuerdo a ese credo. Uno que permea y reconfigura aspectos centrales de nuestra visión de mundo. Por ejemplo: Considere la hoy masiva alianza de Internet con la sexualidad. Sin erótica, Internet perdería mucho —eso no lo niegan ni los más puritanos. Internet debe incluir sexo. Pero también parece hoy cada vez más posible, limitar la sexualidad al ciber-mundo virtual. A muchos hoy les parece que no necesitamos experienciar nada más real. Ello, a pesar de que aún entendemos que la sexualidad es, sobre todo, una pulsión que destilan nuestros cuerpos; esos mismos cuerpos que no pueden ser subidos a Internet; que en los momentos álgidos de la ciber-erótica, permanecen apartados. ¿Cómo es posible que la sexualidad triunfe en Internet dándole la espalda a aquello que parecía ser su principal motivación? Se privilegia la facilidad e inmediatez que ofrece Internet, para gatillar efímeras emociones mentales. Y con ello, al mismo tiempo, se obvian vivencias más profundas que precisarían recurrir a la solvencia sexual de los cuerpos  ¿Será por eso que hasta las gracias de esa solvencia, la competencia y la fiabilidad corporal, ya no seducen tanto? No sería el único caso en que subir la mente a Internet conlleva traicionar al cuerpo que queda abajo.


Facebook: ellas hablan de amor y ellos de sexo | Tecnología | EL PAÍS

Facebook: ellas hablan de amor y ellos de sexo | Tecnología | EL PAÍS.

 Madrid 3 OCT 2013 – 10:54 CET


El diferente lenguaje en los mensajes de mujeres y hombres.

Enviar a LinkedIn18
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

Donde ellas escriben “amor”, ellos escriben “follar”. Un hombre no emplea las mismas palabras que la mujer, ni un joven tiene las mismos preocupaciones que un adulto. Por si faltaban pruebas, lo han comprobado investigadores de la Universidad de Pensilvania estudiando millones de palabras en Facebook.

El trabajo Personality, Gender, and Age in the Language of Social Media: The Open-Vocabulary Approach (Personalidad, género y edad en el lenguaje de los medios sociales: El enfoque del vocabulario abierto) fue realizado por 11 investigadores, dirigidos por H. Andrew Schwartz.. Según él es el mayor estudio por su amplitud de campo, de lenguaje y de personalidad, y ha sido publicado en Plos One. 

El estudio se centró en el lenguaje empleado por 75.000 voluntarios de Facebook, 15,4 millones de mensajes y 700 millones de palabras. A diferencia de otros trabajos, la singularidad de este es que se hizo con “vocabulario abierto”, es decir que no se partió de un listado de palabras para luego contabilizar las más usadas.

Aparte de lo más fácil, como adivinar el sexo en el 92% de los mensajes o la edad (con un margen de error de tres años) en la mitad de las ocasiones, se descubren o confirman las diferencias de lenguaje entre un sexo y otro y también en función de sus personalidades. Por ejemplo, la obsesión del hombre con “mi”, y la prevalencia en la mujer del “tu”.