Aullidos digitales Revista Qué Pasa

De un tiempo a esta parte he bajado mi voyerismo de Twitter, partiendo por eliminar muchas cuentas que seguía que me generaban más ruido interno que ventanas informativas. Menos es quizás más y eliminé unas ochocientas de un tirón. Algunos de los primeros expulsados fueron aquellos que retuitean otras cuentas de manera compulsiva. No he sido un gran participante de Twitter en el sentido que no debato ni lanzo comentarios (a veces lo uso como una suerte de herramienta de relaciones públicas), pero antes -lo reconozco- me gustaba mirar, seguir a algunos, pelar, exasperarme y sapear. Ya no.

Fuente: Aullidos digitales Revista Qué Pasa


Twitter puts trillions of tweets up for sale to data miners | Technology | The Guardian

Twitter puts trillions of tweets up for sale to data miners | Technology | The Guardian.

Company plans to make content generated by users available to commerce, academia and even police involved in crowd control

Twitter user about to start up Twitter on a phone
Twitter is quick to point out that ‘what you say on Twitter may be viewed all around the world instantly’. Photograph: Dominic Lipinski/PA

You are travelling by plane to see your newborn grandchild. As you board the aircraft, the cabin crew address you by name and congratulate you on the arrival of a bouncing baby boy. On your seat, you find a gift-wrapped blue rattle with a note from the airline.

In Twitter data strategy chief Chris Moody’s vision of the future, companies surprising their customers like this could become an everyday occurrence – made possible because Twitter is listening.

Computer systems are already aggregating trillions of tweets from the microblogging site, sorting and sifting through countless conversations, following the banter and blustering, ideas and opinions of its 288 million users in search of commercial opportunities.

It is not only commercial interests that are mining the data. Academics are using it to gauge the mood in a football crowd, and trying to shed light on whether Premier League players such as Manchester United’s Radamel Falcao are overpaid – with a team of researchers from Reading, Dundee and Cambridge universities testing whether top-flight footballers’ salaries are related purely to performance on the pitch or can be boosted by popularity on social media.

Selling data is as yet a small part of Twitter’s overall income – $70m out of a total of $1.3bn last year, with the lion’s share of cash coming from advertising, but the social network has big plans to increase that. Its acquisition of Chris Moody’s analytics company Gnip for $130m last April is a sign of that intent.

Google and Facebook have built their businesses around sharing data, but their control of our private and public information has become a source of huge controversy.


El Gobierno pide a la fiscalía que actúe contra el odio en Twitter | Política | EL PAÍS

El Gobierno pide a la fiscalía que actúe contra el odio en Twitter | Política | EL PAÍS.


Gente con móviles en sus manos delante del logo de Twitter. / REUTERS

Enviar a LinkedIn12
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

El Gobierno impulsa una ofensiva legal contra los mensajes de Twitter que incitan al odio y la violencia, intensificada a raíz sobre todo de los insultos y amenazas que algunos escribieron en la red social contra dirigentes del PP tras el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco. El Ministerio del Interior ordenó hace un mes una operación para “limpiar la red” de mensajes insultantes que ha derivado en la detención de 23 personas.

Los ministerios de Justicia e Interior han solicitado apoyo y asesoría a la fiscalía para poder actuar contra los autores de mensajes de Twitter en los que el Gobierno considera que se incita a la violencia y al odio. En concreto, los secretarios de Estado de Interior y de Justicia, Francisco Martínez y Fernando Román, respectivamente, se reunieron el pasado lunes por la mañana con la fiscal de sala coordinadora en materia de Criminalidad Informática: Elvira Tejada de la Fuente. Según fuentes oficiales de Justicia y de Interior, la reunión sirvió “para ver el alcance y desarrollo de los casos, con el fin de estudiar si la legislación actual es o no suficiente”. Añaden que evaluaron los casos conocidos y las actuaciones de la justicia.

Los responsables de Justicia e Interior plantearon a la fiscal la búsqueda de fórmulas jurídicas con las que actuar contra esos mensajes en la red. La fiscal les expuso la dificultad de actuar de forma generalizada y les pidió prudencia para que las Fuerzas de Seguridad del Estado intervengan analizando cada uno de los casos de manera aislada, sin mezclar los diferentes contenidos.

En teoría, el catálogo de delitos aplicable es extenso y similar al que se utilizaría para otro tipo de actuaciones fuera de Internet. Incluye las amenazas, las injurias, las vejaciones y, en casos extremos, la apología, que ya son aplicables al margen de las redes sociales.

La representante del ministerio público rechazó ante los secretarios de Estado la posibilidad de que se aplique de forma generalizada el delito de incitación al odio, que en algún momento el Gobierno ha considerado posible utilizar para estos supuestos.

Este delito prevé penas de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses para “quienes fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquel, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, enfermedad o discapacidad”. Alguno de los tuiteros detenidos en los últimos días ha sido imputado por un juez por este delito de incitación al odio.

MÁS INFOR

La reforma del Código Penal que se tramita en este momento en el Congreso mantiene esa redacción y sólo introduce como agravante el uso de Internet para difundir estos mensajes, especialmente los que suponen negación del Holocausto.


Twitter presenta un sesgo de género a favor de los hombres – BioBioChile

Twitter presenta un sesgo de género a favor de los hombres – BioBioChile.


Spencer E. Holtaway (CC) Flickr

Spencer E. Holtaway (CC) Flickr

Publicado por EsMateria.com
Por Miguel Ángel Criado, de EsMateria.com

Si en una película no hay al menos dos personajes femeninos que tienen como mínimo un diálogo entre ellas y que no trata sobre un hombre, ese filme no supera el llamado test de Bechdel. Nacido de una tira cómica hace 30 años, desde entonces se ha convertido en una herramienta para medir el sesgo masculino en el cine, el teatro o los cómics. Ahora un grupo de investigadores ha comprobado que Twitter tampoco pasa la prueba.

La primera formulación del test apareció en un cómic de la historietista estadounidense Alison Bechdel en 1985. Dos lesbianas hablaban de qué película ir a ver y una de ellas le explica a la otra que sólo ve las que cumplen aquellas tres normas. A pesar de su sencillez, el test de Bechdel ha servido para demostrar el sesgo de género que tiene la gran mayoría del cine de Hollywood. La Academia del Cine sueca, por ejemplo, lo usa para calificar las películas de la misma forma que en otros países hacen para la violencia o el sexo. Sin embargo, la gran limitación de esta prueba es que la revisión esta sujeta a la subjetividad del que la hace.

Investigadores del Instituto Federal de Tecnología de Zurich (ETH) y del Instituto de Investigación Informática de Qatar encabezados por el experto español en redes David García han creado ahora un algoritmo capaz de operar el test. Primero lo probaron con el cine. Recopilaron 704 tráiler de 493 películas alojadoss en YouTube. Tirando de la Base de datos de películas en Internet (IMDb) diferenciaron a sus 4.970 actores y 2.486 actrices. Después obtuvieron el guión de cada película de la IMSDb, otra base de datos pero esta vez dedicada sólo a los guiones de los filmes.

Tras procesar los guiones, los investigadores pudieron crear una red para cada película formada por las conexiones (diálogos) entre los diferentes actores (nodos) y comprobaron que el sistema funcionaba. Sus clasificaciones sobre la presencia e independencia de los personajes femeninos predecían las alojadas en la Bechdel Test Movie List, una especie de wikipedia que cataloga el cine según su sesgo de género.

Algunos resultados son obvios, como es el caso de El Hobbit o La Guerra de las Galaxias, donde apenas hay personajes femeninos. Pero también allí donde abundan, como en las películas de Woody Allen, tienen problemas para pasar el test de Bechdel. Una de las últimas, Midnight in Paris, con cuatro mujeres entre los papeles protagonistas, lo pasa por los pelos. “Pero sólo por un diálogo de cinco segundos entre dos mujeres sobre una silla”, aclara García, de la cátedra de Diseño de Sistemas del ETH y principal autor del estudio. ”Es el primer algoritmo que usa el lenguaje natural para automatizar el proceso del test de Bechdel”, añade.

Con cada película puntuada en función de las reglas del test que cumplían, los científicos comprobaron que el sesgo de género se reproducía en YouTube. Los tráiler de las películas con peor puntuación en el test de Bechdel eran los más vistos y obtenían mejor valoración (me gusta) que los filmes que no presentaban esa preponderancia masculina.