Forget the internet of things – we need an internet of people | Technology | The Guardian

From cars to umbrellas, everyday objects are becoming increasingly connected. But the question we need to ask is – should they be?

Fuente: Forget the internet of things – we need an internet of people | Technology | The Guardian


Hardware ético: una discusión pendiente | Comunicación Abierta

Usar software libre nos da la posibilidad de construir los programas con los que nos construimos a nosotros mismos. Ahora es momento de seguir pensando en la ética del hardware sobre el que hacemos…

Fuente: Hardware ético: una discusión pendiente | Comunicación Abierta


Hundreds of Pokémon Go players fined for playing while driving in Taiwan | Technology | The Guardian

Most of the 349 fines were issued to people playing the game on motorcycles since the game was released on Saturday

Fuente: Hundreds of Pokémon Go players fined for playing while driving in Taiwan | Technology | The Guardian


El capitalismo colaborativo tiene un plan | ctxt.es

El éxito de empresas como UBER o Airbnb ha disparado las expectativas de la “economía colaborativa”. Pero el rentismo desenfrenado no produce mayor bienestar. Hace falta que las instituciones pongan la cooperación a funcionar para el beneficio colectivo

Fuente: El capitalismo colaborativo tiene un plan | ctxt.es


How the internet made the world's food taste the same | Technology | The Guardian

How the internet made the world’s food taste the same | Technology | The Guardian.

A chef at Chang's Momofuku Ko prepares a dessert.A chef at Chang’s Momofuku Ko prepares a dessert. Photograph: Krista/flickr

There’s many things the internet can be blamed for, from revenge porn to Grumpy Cat, but celebrity chef David Chang has added a new item to the list.

“Everything tastes the same,” he says, “and it’s the internet’s fault.”

Chang, whose culinary empire has grown over a decade from one noodle bar, Momofuku, to a group including more than ten restaurants, a cookbook, and a quarterly magazine, Lucky Peach, argues that the much-vaunted democratisation of information has had a pernicious affect on variation in food.

It was that magazine that he first explored the argument, with particular emphasis on the foodstuff which his own restaurants focus on: ramen. Before the internet, he wrote, “apprentices would learn from a chef, then work their way from taking orders to washing dishes and finally to working in the kitchen. Once they were good enough, the master would tell them to move on to another shop somewhere else.”

If you wanted to learn how to cook, “you’d order ramen books from Japan and wait weeks for them to arrive, so you could pore over the photos from across the planet.”

Now, he wrote, “ramen is everywhere, and a lot of it is the same. I don’t want to go to every city and taste the same fucking thing. Everyone’s serving tonkotsu ramen, everyone’s serving pork. You could do a blind taste test and not have any idea where the fuck you’re eating.”


Evgeny Morozov | Don't believe the hype, the 'sharing economy' masks a failing economy | Comment is free | The Observer

Evgeny Morozov | Don’t believe the hype, the ‘sharing economy’ masks a failing economy | Comment is free | The Observer.

In the first of a series of monthly columns, the leading critic of the politics of the internet argues that the benefits of the latest innovations are overstated and often risible

 

 

shared economy motorist

Verizon has announced its Auto Share service for motorists, but will it and products like it really turn us all into micro-entrepreneurs? Photograph: Barry Gnyp/Getty Images

 

Early this month, Verizon, one of America’s largest mobile operators, quietly unveiled a new service called Auto Share. Slated to launch by the end of the year, Auto Share makes it trivially easy to book and unlock a rented car with a smartphone: just scan and validate a QR code on the windshield.

Potential implications are, indeed, far-reaching: now any aspiring startup can rely on Verizon’s infrastructure of ubiquitous connectivity and geolocational tracking to match supply and demand, with Verizon itself providing lucrative verification and locking services. Verizon hopes to eventually extend this model far beyond cars, making it possible to swap any other items fitted with an electronic lock: power drills, laptops, apartments. Verizon – hardly a Silicon Valley pioneer – thus joins many other champions of the “sharing economy” in insisting that “people today are embracing a sharing society – the one that allows them to get what they want on demand”. Gone are the burdens of ownership!

For all the incessant talk about disruption and disintermediation, services like Auto Share reveal that digitisation is propelled by a new set of powerful intermediaries that will be much harder to disrupt. Take Facebook: it provides many of the services grouped under the sharing economy with the kind of reliable identity infrastructure that allows us to verify that we are who we say we are when, for example, we book apartments via Airbnb. Facebook provides a free service to Airbnb – call it “identity on demand” – and Verizon wants to dominate another such service: “access on demand”.

The smartphone, with its clever sensors and always-on, reliable connectivity, joins all these layers together. A company like Uber, for example, would be unthinkable without the smartphone and its real-time sensors, always ready to pinpoint the car’s location on the virtual map. The appearance of clever apps such as Auto Share suggests that, instead of retrofitting every object with a sensor as proponents of the Internet of Things advocate, one can latch a QR code on them and let one centralised device – the smartphone – do all the sensing. It’s not clear which of the two visions – the Internet of Smart Things or the Internet of Dumb Things Connected via Smart Phones – would dominate. Given Apple’s recent foray into mobile payments, it seems wise to bet on the latter.

The very name Auto Share has an intriguing double meaning: it refers not only to the ease with which we can “share” automobiles but also to the fact that much of that sharing can be automated. Today, our most beloved belongings can re-enter market circulation without much effort on our part. We no longer need to visit the proverbial bazaar: the market will find us in the comfort of our homes, making us an offer we cannot refuse. The rapid ascent of the sharing economy can thus be explained by capitalism’s newly found technological capability to convert every commodity that has been bought and removed from the market – temporarily becoming “dead capital” of sorts – into a rentable object that never leaves the market at all.


The internet has changed everything – and nothing | Deborah Orr | Comment is free | The Guardian

The internet has changed everything – and nothing | Deborah Orr | Comment is free | The Guardian.

In the real world people still torture and kill each other, all that’s changed is that they post it online

Teh Internet Is Serious at the Royal Court in London
How did we get here? … Teh Internet Is Serious at the Royal Court in London. Photograph: Tristram Kenton for the Guardian

Who saw it coming – a future that reanimated a dystopian past? Who could have believed, in the 1960s, that half a century on from Harold Wilson’s speech about the “white heat of technology”, young men in Britain would be looking at public beheadings on their laptops and, liking what they saw, resolving to join a crusade in the Middle East, a jihad against the infidel? Not me, that’s for sure.

In the 1960s, in our family, a telephone was something possessed by pathetic show-offs with more money than sense. We got along just fine without one. Now, I am indignant when my iPhone says “No service” or “Not delivered”. I am contemptuous of patches of retrograde air, air that is not crammed with all the information in the world, all of it sitting there patiently waiting for the few keystrokes that might summon it.

How did I get from there to here? I have only the vaguest idea. It all happened so fast – so fast that I do not know which of two things to be amazed at. Should I be amazed that information technology has changed the world so much? Or should I be amazed that it has changed the world so little?

I went to the theatre this week. Lots of people do. It has never been more popular. This play, Teh Internet Is Serious Business, was at the Royal CourtIts author, Tim Price, told the story of the defunct hacking group LulzSec and offered a dramatic interpretation of cyberspace in the process. What a strange thing – that this ancient artform should be recruited to animate life behind a screen. What a strange thing anyway, that in a world full of people with phones clamped to their ears, there are flocks of folk turning up at one of the increasingly few places where using a phone is seen as an inexcusable solecism. At the theatre, in the 21st century, one stands astride the old Elizabethans and the new.


Wisdom2.0: it came for our heartbeats, now Google wants our souls | Technology | theguardian.com

Wisdom2.0: it came for our heartbeats, now Google wants our souls | Technology | theguardian.com.

Tech companies are embracing mindfulness to help staff deal with stress – and help seize back control from the gadgets that have taken over our lives

Intel Engineers Meditating
Intel engineers meditating. Photograph: Intel Free Press/flickr

Dublin’s Google headquarters bears all the hallmarks of the modern tech workplace: an industrial chic aesthetic, endless free snacks, designer furniture in primary colours that looks like it’s been hijacked from a children’s playground, and, this week, the advanced forces of what may or may not be the Next Big Thing: not a new mobile phone, or a really super fancy watch, but something even more radically cutting-edge: “wisdom”.

Because for three days this week, in an auditorium at the heart of the city’s hi-tech cluster, an unholy alliance of Googlers, Buddhist monks, techies, HR directors, MPs and recovering CEOs bandied around words like “compassion”, “empathy”, “communion” and “consciousness”.

This was Wisdom2.0, a Californian conference that grew out of the west coast’s twin obsessions of technology and self-actualisation, and that came to Europe for the first time this week.

It has already held events in Google’s Mountain View office and at Facebook and since its inception six years ago, it’s been enthusiastically taken up by the tech industry. More than 2,000 people attended Wisdom2.0’s main event in San Francisco this year, and it’s attracted high-profile supporters like Arianna Huffington and Jeff Weiner, CEO of LinkedIn, and now it’s looking to take the message to a global audience.


Memoria digital, a gusto del consumidor – 28.08.2014 – lanacion.com  

Memoria digital, a gusto del consumidor – 28.08.2014 – lanacion.com  .

Por   | Para LA NACION

Esas palabras de Friedrich Nietzsche resuenan en los reclamos que hoy se alzan contra los motores de búsqueda como Google o Yahoo y reivindican el “derecho al olvido” en Internet. Es decir, el derecho a que se borren de la Web datos personales que, más allá de que hayan sido ciertos, en la actualidad perjudican de algún modo al demandante.

Amparados en la insólita decisión de la Unión Europea, que en mayo de este año resolvió que Google debe atender las peticiones de los usuarios cuando soliciten el borrado de contenidos que los afectan negativamente, han proliferado los procesos judiciales que buscan limitar la información disponible.

Ese reconocimiento tan reciente del “derecho al olvido” remueve algunos cimientos de nuestra tradición filosófica y hace surgir la duda: ¿estaría consumándose, por fin, en pleno siglo XXI, aquel feliz desprendimiento de las garras de la memoria, defendido por el filósofo alemán en 1873? Quizás sí, aunque no exactamente. Porque lo que entendemos por memoria y olvido, incluso por “ser alguien” y la relación que eso implica con los propios recuerdos, todo eso suele cambiar con los vaivenes de la historia. Y tal vez se haya reconfigurado de modos inesperados en los últimos tiempos.


“El amor a la tecnología no debe ser incondicional” | Sociedad | EL PAÍS

“El amor a la tecnología no debe ser incondicional” | Sociedad | EL PAÍS.

Daniel Sieberg, periodista y ejecutivo de Google, es autor de ‘La dieta digital’, un plan para desintoxicarnos de los excesos con la tecnología


Daniel Sieberg, periodista y ejecutivo de Google. / KIKE PARA

Enviar a LinkedIn50
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

Fue en un encuentro de Navidad de 2009. Daniel Sieberg, que se había forjado una carrera sólida como corresponsal de tecnología para las cadenas estadounidenses CNN y CBS, se reunía con su familia en la costa oeste de Canadá. “Probaba todas las innovaciones, estaba en las redes sociales, pensaba que vivía muy conectado con los míos y con el resto del mundo”, explica el ahora director de Relación con los Medios de Comunicación de Google de visita de trabajo en Madrid, y para su intervención en la celebración del aniversario de la empresa GMV. Sin embargo, cuando los parientes conversaron sobre las noticias de bodas, nacimientos o divorcios de aquel año, él se dio cuenta de que no se había enterado de ninguna de ellas. Y el momento navideño se transformó en otro “de Epifanía” para Sieberg. “Me había convertido en un gran presentador, pero un pésimo comunicador, era socialmente incompetente. Continuamente miraba algún tipo de aparato… ¡Mi mujer me llamaba ‘luciérnaga’ porque en la cama mi cara siempre estaba iluminada por la luz de algún tipo de pantalla!”.

De ese momento nació La dieta digitalun plan de cuatro pasos para romper con la adicción a la tecnología y llegar a un equilibrio, publicado en Estados Unidos en 2011. Con la proliferación del uso de los teléfonos inteligentes en los últimos 10 años, de perfiles en redes sociales o la presencia del wi-fi, Sieberg piensa que tiene aún más relevancia lo que propone: dar un paso atrás y pensar en nuestra relación con los aparatos que nos rodean, y, con eso, mejorar la salud de nuestros lazos familiares, ser más productivo en el trabajo, y hacer que la tecnología trabaje para el individuo, en lugar de lo contrario.


Loneliness is not a bug with a technological solution | Ros Coward | Comment is free | theguardian.com

Loneliness is not a bug with a technological solution | Ros Coward | Comment is free | theguardian.com.

Helping elderly people to use the internet is a good idea. But let’s not mistake broadband connections for social ones

 

 

Loneliness

‘Anyone who has spent time with elderly people knows the real issues are much more complex.’ Photograph: Paul Doyle/Alamy

 

In the UK, four out of 10 over-65s do not have internet access. At a time when so much of our lives is conducted online – the payment of bills, access to information – that should be a real source of concern about potential social exclusion.

But does this mean that by widening internet access, elderly people will feel more socially connected? Or, even, more radically, as a new report suggests, could this be a solution for loneliness in old age?

The centre-right Policy Exchange thinktank makes such claims as part of its forthcoming technology manifesto. It recommends £875m should be spent on training the 6.2 million mainly elderly people who are without basic digital skills.

The report claims these skills would provide older people with a way to stay connected to friends and family, and could therefore ease the isolation of those who live alone, while saving many millions for the NHS and in state-subsidised care home places.

Loneliness among the elderly is certainly a massive problem. Recent research by Age UK has shown that one in three older people are plagued by loneliness, and that this has dire effects on their health.

On first sight, claims about the potential benefit of digital connection for the elderly appear to be backed up by research. The International Longevity Centre recently found that 7.5 million adults have never used the internet – most of them elderly, disabled or poor. Of those who had not been online, 63% often felt lonely, compared with just 38% of those who did use the internet.


Internet: entre Mente y Cuerpo


Si algo no está en Internet, es porque no tiene importancia. Hoy vivimos de acuerdo a ese credo. Uno que permea y reconfigura aspectos centrales de nuestra visión de mundo. Por ejemplo: Considere la hoy masiva alianza de Internet con la sexualidad. Sin erótica, Internet perdería mucho —eso no lo niegan ni los más puritanos. Internet debe incluir sexo. Pero también parece hoy cada vez más posible, limitar la sexualidad al ciber-mundo virtual. A muchos hoy les parece que no necesitamos experienciar nada más real. Ello, a pesar de que aún entendemos que la sexualidad es, sobre todo, una pulsión que destilan nuestros cuerpos; esos mismos cuerpos que no pueden ser subidos a Internet; que en los momentos álgidos de la ciber-erótica, permanecen apartados. ¿Cómo es posible que la sexualidad triunfe en Internet dándole la espalda a aquello que parecía ser su principal motivación? Se privilegia la facilidad e inmediatez que ofrece Internet, para gatillar efímeras emociones mentales. Y con ello, al mismo tiempo, se obvian vivencias más profundas que precisarían recurrir a la solvencia sexual de los cuerpos  ¿Será por eso que hasta las gracias de esa solvencia, la competencia y la fiabilidad corporal, ya no seducen tanto? No sería el único caso en que subir la mente a Internet conlleva traicionar al cuerpo que queda abajo.


Ser sostenible da puntos | Sociedad | EL PAÍS

Ser sostenible da puntos | Sociedad | EL PAÍS.

22 MAY 2014 – 09:30 CET

 

Una imagen de la aplicación Torrecicla. / CLAUDIO ÁLVAREZ

Una persona abre una lata de atún, la vacía, y la tira en el cubo de envases lleno. Cierra la bolsa de los envases, sale a la calle y la deposita en el contenedor amarillo. Hasta aquí, todo normal. La novedad es que al terminar la operación, esta persona saca el móvil y registra lo que acaba de hacer en una aplicación. “¡Cinco puntos!”, señala la pantalla. “¡Has desbloqueado un nuevo reto!”. Con una sonrisa, pulsa “Compartir” y su puntuación se refleja en sus cuentas en las redes sociales.

Cada vez hay más aplicaciones informáticas que incentivan, a través de sistemas de puntos y premios, el cambiar nuestros comportamientos para hacerlos más ecológicamente sostenibles. Para la consultora Paula Owen, este tipo de programas responde a la necesidad de universalizar esa clase de actitudes. “Casi siempre intentamos incentivar desde el punto de vista del castigo: mostrando las peores consecuencias de nuestras acciones”, afirma. “Pero hacer que la gente se sienta culpable solo funciona con determinadas personas. Por desgracia, estamos hablando de un problema tan grande que hay quienes se asustan e ignoran la situación”.

Según Owen, el juego puede ser parte de la solución. “El usar un punto de vista positivo nos permite explicar educando”, afirma. “Además, la gente, cuando juega, quiere ser mejor que los demás. Ninguna explicación sobre el medio ambiente que podamos dar incentiva tanto como esto”.

Un ejemplo de como el juego puede ser el motor de un comportamiento sostenible se encuentra en una campaña llevada a cabo en Estocolmo (Suecia) por una firma de automóviles. Un contenedor de reciclaje de vidrio fue diseñado para dar puntos si los envases se introducían de forma adecuada.

Según la campaña, en una tarde un centenar de personas utilizaron el contenedor-juego, mientras que el cubo más cercano solo fue visitado por dos personas.

Esta clase de proyectos son conocidos como ludificación (gamification en inglés). Pero la existencia de una relación entre el juego y el aprendizaje, sobre todo en adultos, debe tomarse con cautela. “El considerar que el juego refuerza automáticamente nuestro comportamiento es una idea que data del siglo pasado”, señala José Luis Linaza, profesor de Psicología del Desarrollo en la Universidad Autónoma de Madrid. “Pero un juego no se puede definir desde fuera. Quien decide que algo es un juego es el propio jugador. Se trata de una actitud hacia la realidad”, apunta.


El robot en la cama | SurySur

El robot en la cama | SurySur.

robot en la cama

La tecnología se presenta cada vez mas como diseñadora  de nuestra intimidad y  sustituta de la vida de carne, hueso y sangre. Gracias a las conexiones digitales y a las redes sociales podemos tener compañía sin las demandas de la amistad  y comunicarnos  sin tener que soportar la pesada presencia física del otro. Miremos solo la maravilla  del IPhone… ¿No es como tener toda la ciudad, y mucho mas, en la mano?  Que mejor… ¿Cierto?

 

Y el asunto no termina aquí. Según el científico británico en computación David Levy la cultura robótica creara a mediados de la centuria nuevas formas de vida. El amor con robots será tan normal como el amor con otros humanos y el acto sexual y sus posiciones comúnmente practicadas serán enriquecidas con sus enseñanzas  más allá de todo lo que los manuales publicados hasta ahora habían imaginado. Ellos nos enseñaran a ser mejores amantes y mejores amigos porque podremos practicar con ellos y, cuando sea necesario, podremos  sustituir a la gente cuando ellas nos fallen. Los robots son, por supuesto, “otros”, pero en muchas formas, mejores. De partida, no infidelidad, no engaño, no complicaciones. El valor de un robot, dice Levy, estará en su capacidad para hacernos sentir mejor y el amor con ellos será tan normal como el amor  entre  humanos. Y Levy no esta solo en adoptar esta promiscuidad tecnológica. El amor, el sexo y el matrimonio con robots, según se dice,  no va a ser  “mejor que nada”, sino “mejor que algo”.

 

 

 

¿Qué tipo de relaciones con las maquinas son posibles, deseables o éticas? ¿Qué nos dice el amor con  un robot acerca del ser humano contemporáneo? Una relacion amorosa o una relacion   auténticamente solidaria involucran el intento, por amargo que sea, de mirar y sentir el mundo desde el punto de vista del otro con toda su historia, su biología, sus  neurosis, dolores y alegrías. El amor, como decía Ortega, es el canje de dos soledades por la soledad de uno. Las computadoras y los robots  no tienen nada de esto. No experiencias que intercambiar, no  familia y no conocen el dolor de la perdida que causa  la muerte… ¿Por qué, entonces, esta obsesión si dentro de ellos no hay nadie? En  un Tweet alguien escribe… “Termine con las maquinas inteligentes. Quiero una maquina que considere mis necesidades ¿Dónde están las maquinas sensitivas”?… Bueno, en Japón, ¿cierto?…  desde donde  han empezado a moverse a otros lugares.


Why the internet loves cats – not dogs | Media | The Guardian

Why the internet loves cats – not dogs | Media | The Guardian.

Cats rule the internet, but why? Other animals are cute and funny too. BuzzFeed’s ‘beastmaster’ runs through the theories

  • The Guardian,
Grumpy Cat

Online sensation Grumpy Cat. Photograph: Amanda Edwards/WireImage

The internet is one giant, virtual cat park, its foundation is one of cat fur, and its currency is the miaows of millions of kittens who lie patiently in wait for you on YouTube, Facebook and Twitter, acting like they pretty much own the place. These are indisputable facts, but nobody has ever been able to come up with a suitable answer to the attendant question: why? Why are there so many cats on the internet?


Cambio de paradigma: Cuando no nos importe ser dueños de objetos físicos – FayerWayer

Cambio de paradigma: Cuando no nos importe ser dueños de objetos físicos – FayerWayer.

 (cc) j / f / photos / Flickr

¿Qué pasará en el futuro, cuando los niños de hoy crezcan y no sientan que deben “poseer” o ser dueños de algo físico?

La tecnología ha permitido romper y eliminar muchos paradigmas y lo seguirá haciendo. Ordenando mis cajones encontré algunas cartas que recibí hace 25 años, y pensé si mis hijos podrán guardar algún recuerdo como ese. Hoy no se envían cartas ni notas en papel, todo es correo electrónico y chat. ¿Qué otras cosas cambiarán en el futuro?

Si tienes más de 35 años (al igual que yo), estoy seguro que tienes o deseas un “bien de consumo duradero”. Quieres o tienes tu auto, tu casa (o departamento), tu televisor y más de algún bien que es masivo y que lo tendrás por más de 5 años, o que implica una inversión importante de dinero. Los mayores de 50 sabrán que es importante tener tu casa y tu auto, pero ¿las nuevas generaciones querrán tener SU auto y SU casa?

La tecnología está rompiendo paradigmas a una velocidad impresionante, yo tengo 40 años y tenía mis casetes y luego tuve mis cd (todavía tengo alguno guardado) para escuchar música. Mis hijos sólo tienen un reproductor, la música no se guarda ni se puede ver en qué está, está en la radio o el mp3 (ambos son los equipos para reproducir música). En resumen para mis hijos escuchar música es un intangible, no es un bien, es un servicio que se compra (o descarga pirata). Ellos compran en Club Penguin, tienen claro lo que es intangible y valioso al mismo tiempo.

Mis juegos de infancia siempre tenían algo físico, la pelota, las bolitas, ludo, etc,el juego era algo físico. Ahora descargas un juego desde internet en el tablet, computador o teléfono y es algo normal. Mis hijos saben que el soporte para jugar no es el juego. El computador no es un juguete y la tablet tampoco.


Pasajeros aéreos: conectados a Internet para bien y para mal – BioBioChile

Pasajeros aéreos: conectados a Internet para bien y para mal – BioBioChile.

Publicado por Eduardo Woo | La Información es de Agencia AFPjepoirrier (cc) | Flickr

jepoirrier (cc) | Flickr

¿Libertad total o nueva alienación? La utilización de teléfonos, tabletas y otros aparatos electrónicos tiende a generalizarse en los aviones por la presión de los pasajeros.

El uso de estos aparatos, prohibidos hasta ahora durante el despegue y el aterrizaje por razones de seguridad, ha recibido la luz verde de las autoridades de la aviación estadounidense y europea.

“Los aparatos digitales modernos tienen un campo electromagnético bajo que no amenaza a los aviones, incluso los de pilotaje por mandos electrónicos”, el llamado Fly-by-wire (FBW), explica Dominique Fouda, portavoz de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) que publicó una directiva el 9 de diciembre.

Además, “los aviones modernos están certificados para resistir a fuertes radiaciones exteriores y por tanto, a las radiaciones interiores”.

Como consecuencia, las compañías han empezado a retirar esta restricción, como lo han hecho esta semana Air France, Lufthansa y Ryanair.

Concretamente, los pasajeros pueden “seguir trabajando o divertirse desde el momento en que suban al avión y hasta que lleguen a su destino, en total libertad”, dice Air France en un comunicado.

“Ya tenemos una respuesta muy positiva de los clientes. Era una verdadera necesidad de los pasajeros”, dijo Paul Thevenon, piloto de un avión de Air France.

Y la próxima etapa será sin duda la posibilidad de hablar por teléfono durante el vuelo. “Es una necesidad de los pasajeros a la que nos gustaría responder”, dice.