Comercio por internet: las mujeres ya somos casi la mitad del mercado ¿quieres saber qué compramos? – El Mostrador

A nivel mundial, nosotras adquirimos a través de la web mayor cantidad de productos que los hombres, según la Comscore, compañía de investigación de marketing on line. En Chile, aumentamos sostenidamente nuestro consumo virtual y lo hacemos sobre todo por celular entre las 4 y las 10 de la noche.

Fuente: Comercio por internet: las mujeres ya somos casi la mitad del mercado ¿quieres saber qué compramos? – El Mostrador


Trump promulga ley que permite a empresas de internet vender datos de sus usuarios – El Mostrador

La norma, aprobada por la mayoría republicana en el Congreso la semana pasada, revoca un reglamento que los demócratas habían redactado para la Comisión Federal de Comunicaciones.

Fuente: Trump promulga ley que permite a empresas de internet vender datos de sus usuarios – El Mostrador


How pimps keep eluding internet stings | Loretta Stalans & Mary Finn | Opinion | The Guardian

America has always had an underground sex trade, and for decades most pimps followed the same general script: they’d recruit sex workers on the street, in bars and in strip clubs.But over the past 20 years, the internet has become the major marketplace for the sex trade, with online advertisements and recruitment through social media sites greatly expanding the reach and enhancing the elusiveness of pimps.

Fuente: How pimps keep eluding internet stings | Loretta Stalans & Mary Finn | Opinion | The Guardian


Tidal: Jay-Z carga contra el imperio | Estilo | EL PAÍS

Tidal: Jay-Z carga contra el imperio | Estilo | EL PAÍS.


El artista acusa a las grandes compañías de ‘streaming’ de lanzar una campaña contra su plataforma musical Tidal

El rapero, y creador de Tidal, Jay-z. / CORDON PRESS

El éxito inmediato no está garantizado ni cuando se es una de las personas más influyentes y reconocidas del mundo. Ni si quiera haciendo piña con otras celebridades para que el efecto bombo sea aún mayor. Eso es lo que le está pasando a Jay-Z con su plataforma de música en streaming Tidal, que presentó no hace ni un mes al mundo acompañado por Kaney West, Rihanna, Madonna y su esposa Beyoncé, junto a otra docena de estrellas.

Tidal cuenta en la actualidad con 770.000 abonados, una anécdota comparados con los 15 millones que escuchan música pagando en Spotify, por no citar los 45 millones que lo hacen gratis a costa de escuchar de vez en cuando algunos anuncios. Shawn Carter (el nombre real de Jay-Z) pide paciencia a sus seguidores. El artista raramente acude a las redes sociales para hacer comentarios. Ahora, sin embargo, lo ha hecho en tromba para defender su nuevo negocio.

“La tienda iTunes [de Apple] no se construyó en un día”, recordó ayer el rapero a sus casi 3,2 millones de seguidores en Twitter, “y llevó nueve años a Spotify tener éxito”. “Por favor, darnos la opción de crecer y mejorar”, se puede leer en otro mensaje. No acabó ahí la cosa. En los siguientes mensajes pasó a la carga pesada, para acusar a sus competidores de querer preservar el status quo, “gastando millones” de dólares en lo que calificó como una “campaña de desprestigio”.

Lo cierto es que la declaración de independencia Jay-Z no está teniendo en este momento la respuesta de cambio que esperaban los 17 artistas que le apoyan. De la cifra que Carter menciona en el tuit, 597.000 abonados eran ya WiMP, la compañía que compró en marzo para integrar en Tidal. Es decir, tras su puesta en escena solo lograron sumar 173.000 suscriptores pese a la campaña de promoción gratuita que hicieron los medios de comunicación de todo el mundo.


Discográficas quieren que Spotify limite la música “gratis” – FayerWayer

Discográficas quieren que Spotify limite la música “gratis” – FayerWayer.

Universal presiona a Spotify para que tengan menos usuarios gratuitos y más suscriptores.

No hay descanso para Spotify, la empresa que ofrece música en streaming vía su plataforma lleva meses con ciertos problemas con grandes discográficas, en concreto Universal quienes están presionando para que el servicio ofrezca menos música para usuarios que no pagan.

Hace unos meses Taylor Swift y la discográfica que la representa eliminó todas las canciones de sus artistas por un desacuerdo con el dinero que lograban de esta plataforma. Y aunque hay muchos artistas haciendo buen dinero con Spotify, son solo un grupo muy selecto de artistas muy famosos que ven buenos resultados al estar disponibles para usuarios de Spotify.

Pero aquí el problema, aunque el mercado de la música bajo suscripción está dando sus frutos –con cerca de USD$800 millones solo en EE.UU. para las discográficas–, son los usuarios que no pagan los que se están tratando como pérdidas.

Según la revista Rolling Stone, en 2014 Spotify generó para las discográficas USD$295 millones sólo de usuarios que usan el servicio sin pagar, gracias a la publicidad que Spotify muestra e integra entre canciones. Pero estos usuarios podrían estar pagando el servicio mensual y así aumentar ganancias, algo que se vería como un síntoma de buena salud financiera y las discográficas puedan mejorar sus contratos por reproducciones.


Twitter puts trillions of tweets up for sale to data miners | Technology | The Guardian

Twitter puts trillions of tweets up for sale to data miners | Technology | The Guardian.

Company plans to make content generated by users available to commerce, academia and even police involved in crowd control

Twitter user about to start up Twitter on a phone
Twitter is quick to point out that ‘what you say on Twitter may be viewed all around the world instantly’. Photograph: Dominic Lipinski/PA

You are travelling by plane to see your newborn grandchild. As you board the aircraft, the cabin crew address you by name and congratulate you on the arrival of a bouncing baby boy. On your seat, you find a gift-wrapped blue rattle with a note from the airline.

In Twitter data strategy chief Chris Moody’s vision of the future, companies surprising their customers like this could become an everyday occurrence – made possible because Twitter is listening.

Computer systems are already aggregating trillions of tweets from the microblogging site, sorting and sifting through countless conversations, following the banter and blustering, ideas and opinions of its 288 million users in search of commercial opportunities.

It is not only commercial interests that are mining the data. Academics are using it to gauge the mood in a football crowd, and trying to shed light on whether Premier League players such as Manchester United’s Radamel Falcao are overpaid – with a team of researchers from Reading, Dundee and Cambridge universities testing whether top-flight footballers’ salaries are related purely to performance on the pitch or can be boosted by popularity on social media.

Selling data is as yet a small part of Twitter’s overall income – $70m out of a total of $1.3bn last year, with the lion’s share of cash coming from advertising, but the social network has big plans to increase that. Its acquisition of Chris Moody’s analytics company Gnip for $130m last April is a sign of that intent.

Google and Facebook have built their businesses around sharing data, but their control of our private and public information has become a source of huge controversy.


Big data: Credit where credit’s due – FT.com

Big data: Credit where credit’s due – FT.com.

High quality global journalism requires investment. Please share this article with others using the link below, do not cut & paste the article. See our Ts&Cs and Copyright Policy for more detail. Email ftsales.support@ft.com to buy additional rights. http://www.ft.com/cms/s/0/7933792e-a2e6-11e4-9c06-00144feab7de.html#ixzz3QtYJk7Hp

 

Financial companies use technology to create ‘proxy’ credit profiles, raising concerns about the tactics

I

n late 2008, Kevin Johnson returned to his home in Atlanta, Georgia, after a honeymoon abroad to find the financial system imploding and a letter from his credit card company in his postbox.

American Express was cutting his credit limit from $10,800 to $3,800. The reason, according to the letter, was that Mr Johnson had been shopping at stores frequented by people deemed by the credit card company to have a poor repayment history.

For Mr Johnson, who prides himself on being a media and internet entrepreneur, the notion that he would be financially limited because of the supposed behaviour of his fellow shoppers did not sit well at all. At the time, says Mr Johnson, his FICO score — the standard measure of creditworthiness in the US — was about 760, solidly within good credit territory.

“It was a sort of wake-up call,” Mr Johnson says. “The financial crisis created a wonderful opportunity for companies to apply some of these insidious algorithms to deny credit to people who are deserving of credit.”

Mr Johnson, an African-American, went public with the letter, prompting a debate about whether such credit profiling was fair. Amex abandoned it, and a provision mandating further study of the practice was inserted into the Credit Card Act passed by President Barack Obama in 2009.

Six years later, financial companies have the option of using data-guzzling technologies that make the observation of shopping habits look downright primitive. A plethora of information gathered from social media, digital data brokers and online trails can be used to mathematically determine the creditworthiness of individuals, or to market products specifically targeted to them.

The degree to which such algorithms are utilised by mainstream banks and credit card companies is unclear, as are their inputs, calculations and the resulting scores. While many types of data-driven algorithms have been criticised for opacity and intrusiveness, the use of digital scorecards in finance raises additional issues of fairness. Using such information to make predictions about borrowers can, critics say, become self-fulfilling, hardening the lines between the wealthy and poor by denying credit to those who are already associated with not having access to it.

“You can get in a death spiral simply by making one wrong move, when algorithms amplify a bad data point and cause cascading effects,” says Frank Pasquale, a professor of law at University of Maryland and author of a book on algorithms called The Black Box Society.

Proponents of such technology argue that the ability to get a comprehensive view of prospective customers — based on their friends, their employer and even their exercise habits — can ultimately help expand the availability of credit to those who struggle to open bank accounts or obtain fair loans.


Google suffers shortfall in paid clicks – FT.com

Google suffers shortfall in paid clicks – FT.com.

Chris Ison/PA Wire©PA

Google added to Wall Street’s concerns about a slowdown in its core desktop search business and eroding profit margins as it reported quarterly earnings that fell short of already downbeat forecasts.

However, company executives took the opportunity in an analyst call later in the day to blame the disappointing numbers on a series of one-off factors and claimed that the underlying health of its search business was intact.

The company also admitted for the first time that an internal management shake-up around the Glass headset earlier this month reflected a cutback in investment in the project after it had failed to meet internal targets.

The admission came in stark contrast to the upbeat message that had been projected earlier this month, when it said Glass was “graduating” from the Google X research lab as it moved closer to commercialisation.

Patrick Pichette, chief financial officer, used the rare admission of the setback to a high-profile project to try to reassure Wall Street about Google’s financial discipline despite the big bets it has placed on everything from broadband networks to driverless cars.

The comments helped overcome a fall in the company’s shares in after-market trading to a low of $492.22 when the numbers were first announced. It recovered to trade slightly higher at $510. However, the stock has still lost some 9 per cent of its value in the past 12 months, compared to a 13 per cent gain in the Nasdaq Composite in the same period.

Fears about a slowdown in desktop search advertising along with a recent escalation in operating costs and capital spending and the effects of the rising US dollar have all combined to weigh on the shares.

In the final quarter of last year, Google’s top-line growth slowed to 7 per cent from a year before, with revenues net of traffic-acquisition costs reaching $14.5bn, below the $14.8bn that analysts had been expecting.

Mr Pichette blamed the shortfall on the rise of the US dollar, with foreign exchange adjustments wiping $600m from revenues. He added that a parts shortage had meant that Google could not produce as many Nexus 6 smartphones as it had hoped, further denting revenues.

Despite these factors, underlying growth in Google’s company-owned sites, before foreign exchange adjustments, held steady at 18 per cent in the quarter, he said.

However, the number of paid clicks that Google records, an indicator of the health of its search business, rose by only 11 per cent in the final quarter of last year, slower than the 17 per cent that most analysts had excepted.

The company has looked to a rapid increase in paid clicks to offset falling prices as more of its advertising shifts to mobile. Mr Pichette blamed the weak paid click number on “cleaning up” that the company had performed to improve the quality of the ads seen by users.

The average cost per click fell another 3 per cent, in line with the decline of the previous quarter and with Wall Street expectations.

Staff numbers rose by some 2,000 in the quarter to reach 53,600. Google’s founders, whose majority control of the company is assured in the long term thanks to a three-tier share structure, have said on recent earnings calls that they expected to continue the heavy spending given the scale of the opportunities in new markets.

The latest rise in operating costs cut further into profit margins, with the pro forma operating margin falling to 31 per cent from 34 per cent a year ago.

Net income for the fourth quarter rose by 41 per cent to $4.76bn, thanks to the effects of shedding the Motorola handset business. Pro forma earnings per share — the basis on which Wall Street judges the company — rose to $6.88 from $6.01, but were below the $7.13 that analysts had been expecting.

 


Nine things we learned from Apple's monster financial results | Technology | The Guardian

Nine things we learned from Apple’s monster financial results | Technology | The Guardian.

Apple's last quarter saw the largest corporate profit ever. But what else did it teach us?
 Apple’s last quarter saw the largest corporate profit ever. But what else did it teach us? Photograph: Kimihiro Hoshino/AFP/Getty Images

Apple enjoyed an impressive last three months in 2014, reporting record revenues of $74.6bn and a net profit of $18bn – the largest quarterly profit ever for any company, energy firms included.

We already know about Apple’s record iPhone sales – 74.5m units – during the quarter, but the company’s earnings call with analysts after the results were announced yielded more information about its business in 2014 and its plans for 2015. Here are the key lessons.


BitTorrent Bundle, el P2P como canal de distribución alternativo de los artistas

BitTorrent Bundle, el P2P como canal de distribución alternativo de los artistas.


Thom Yorke ha lanzado su nuevo trabajo en solitario a través de BitTorrent Bundle, y el disco en una semana ha superado el millón de descargas

BitTorrent cuenta con más de 170 millones de usuarios activos, es decir, tiene el doble de usuarios que Spotify, Hulu y Netflix juntos

La plataforma da al artista el 90% de todo lo recaudado

bittorrent artistas.jpg

BitTorrent está dispuesta a cambiar la distribución de contenidos musicales mediante BitTorrent Bundle

Las redes P2P son sistemas distribuidos que permiten compartir recursos de manera descentralizada, ya sean contenidos, ciclos de CPU, almacenamiento o ancho de banda. Proyectos comoSETI@home o la plataforma BOINC (Berkeley Open Infrastructure for Network Computing) son dos buenos ejemplos de sistemas P2P que nada tienen que ver con la piratería aunque, desgraciadamente, se asocien este tipo de redes a la violación de los derechos de autor.

En la última semana, BitTorrent está ofreciendo una gran lección a la industria de la música puesto que Thom Yorke, líder de Radiohead, ha lanzado su último álbum a través de esta plataforma. Un lanzamiento fuera del circuito tradicional que ya ha superado el millón de descargas legales.

El P2P como modelo alternativo de distribución de contenidos

Que las grandes discográficas controlan el negocio de la música no es algo nuevo. Entre el artista y el usuario final se encuentra todo un entramado de intermediarios que, al final, provocan una gran brecha entre lo que paga el usuario por un disco y lo que, realmente, ingresa el artista por la venta del mismo. Aunque el negocio de la distribución de contenidos musicales está cambiando con la entrada de nuevos actores como, por ejemplo, Spotify, la realidad es que los servicios de streaming se convierten también en nuevos intermediarios en este juego donde los nuevos artistas sólo logran jugar en posiciones de mucha desventaja.

Precisamente, Thom Yorke protagonizó el año pasado una  sonora protesta contra Spotify y Rdio y retiró sus trabajos en solitario de estas plataformas y sus colaboraciones con Nigel Godrich. ¿El motivo? El descontento con esta nueva “revolución musical” puesto que, realmente, las reglas no estaban cambiando y los nuevos artistas encontraban, en la distribución digital, las mismas barreras de entrada que en la industria musical tradicional.


Apps: Growing pains – FT.com

Apps: Growing pains – FT.com.

Once a thriving cottage industry, bigger players are now dominant and profits are squeezed
©Dreamstime

Stuart Hall confesses that when he sat down to write his 7 Minute Workout app, he had to use Google to find out what a plank exercise was. A year later, the Australian developer has made A$60,000 ($56,000) in revenue from an iPhone app that took him just six hours to code.

“I put very little work into an app and launched it into a huge market [in 2013],” he says, cashing in on the trend for little-and-often exercise.

For the first few years after Apple’s App Store launched in 2008, such stories were commonplace. Anyone with a modicum of technical talent, it seemed, could piggyback on the iPhone’s rapid growth. Early smartphone adopters were happy to spend a couple of dollars on a well-designed to-do list or weather app, and Angry Birds was flying high.

More

ON THIS STORY

ON THIS TOPIC

IN ANALYSIS

“There was this whole idea that there is a gold rush,” says Mr Hall, who now runs an app analytics service called Appbot. “You tell people you’re an app developer and they think you should be rich.”

But 7 Minute Workout is beginning to look like the exception rather than the rule. Independent developers fret that only the biggest companies can get noticed on the app store now. What was once a thriving cottage industry has been industrialised, with most apps receiving few if any downloads.

A study last month of more than 10,000 app makers by market analysts VisionMobile found that 1.6 per cent of developers make more than the other 98.4 per cent combined. While the research estimates there are almost 3m mobile developers in the world today, more than half make less than $500 per app per month.

“It seems extremely unlikely that the market can sustain anything like the current level of developers for many more years,” it concluded.

A separate study from Deloitte found that almost a third of smartphone users do not download any apps in a typical month.

On the face of it, this dynamic is puzzling. A growing majority of people in western Europe and North America now own smartphones of increasing sophistication and capability. Owners of iPhones and iPads have downloaded more than 75bn apps in the past six years and Apple’s online store holds the credit card details of 800m people. Google Play, the app store for Android devices made by the likes of Samsung and HTC, has closed its longstanding gap behind Apple in app activity and spending. These should be boom times for developers.

Your opinion

When did you last download an app?

According to the smartphone makers, they are. Apple says the app economy has created about 1m jobs in Europe and that it has paid more than $20bn to developers since the app store launched in 2008. A report commissioned by Google forecasts revenues from producing smartphone applications to exceed $51bn by 2025.

Yet amid the apparent wealth, the mood is gloomy among the independent coders and small businesses that make most of the apps now available for Apple and Google devices.

Luc Vandal, founder of Montreal app shop Edovia, sums up the feeling of many: “Let’s face it, the app gold rush is over.”

If correct, there could be problems for more than just the geeks who depend on app development for their livelihoods. Apple and Google rely on thriving app stores to give people reasons to buy, use and upgrade their phones or tablets.

The diversity and ease of mobile software has helped small screens to overtake PCs as the world’s most popular computing devices. At a time when there is concern that new technologies are destroying more jobs than they create, many had hoped the apps world would continue to create employment.

Part of the problem stems from the success of the app store itself. Back in 2008 or 2010, developers say, the best apps rose to the top of the charts – even those that charged a dollar or two. Now, with millions of apps to choose from, the stores are dominated by those companies that can afford to invest heavily in online advertising.

Social networking apps such as Facebook, WhatsApp Messenger, Instagram and Snapchat benefit from a viral growth engine that more utilitarian kinds of software cannot hope to compete with. Even Candy Crush Saga ’s huge popularity – the game which at its peak was played more than a billion times by more than 90m people every day – has waned, and its creator King warned in a recent earnings call that its other games were failing to make up the difference.

 


De las clásicas salas a Netflix: cómo cambió la audiencia del cine en Chile en el último medio siglo

De las clásicas salas a Netflix: cómo cambió la audiencia del cine en Chile en el último medio siglo.

El año 1967 fue el de mayor asistencia en la historia de nuestro país: se vendieron casi 75 millones de entradas, en un país que tenía nueve millones de habitantes. El año pasado, considerado bueno, fueron 21 millones. ¿Qué pasó entre medio? Opinan directores, exhibidores y académicos.

 

peli4El año 1967 fue histórico. En el mundo, The Doors debutaba con un disco homónimo, Israel enfrentaba la Guerra de los Seis Días y en Bolivia era asesinado Ernesto “Che” Guevara. En Chile, Violeta Parra se quitaba la vida, se inauguraba el aeropuerto de Pudahuel, nacía la revista “Paula” y un grupo de estudiante de la UC se tomaba la Casa Central para popularizar el lema “El Mercurio miente”.

En el mundo de las letras, un 5 de junio de ese año, en Buenos Aires, sale a la venta Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez. Y en el teatro, Alejandro Sieveking, la rompe con Tres tristes tigres.

También fue un momento histórico para el cine en nuestro país. Se estrenaron películas como El tango del viudo, de Raúl Ruiz, Érase un niño, un guerrillero, un caballo, de Helvio Soto, y también Largo viaje, de Patricio Kaulen. En cuanto a la cartelera internacional, Luis Buñuel estrena Belle de jour y dos cintas reflejan la insurrección juvenil: El graduado, protagonizado por un joven Dustin Hoffman y Bonie  & Clyde, encarnada por Warren Beatty y Faye Dunaway.peli3

Por impulso del cineasta Aldo Francia, ese año se inauguró el Festival Internacional de Cine de Viña del Mar. En los cines, los espectadores se deleitaron con cintas como Blow up de Michelangelo Antonioni, Una condesa de Hong Kong (con Marlon Brando y Sophia Loren) o La mujer perdida con Sara Montiel.

Pero además en 1967 se vendieron en los cines casi 75 millones de entradas, en un país de nueve millones de habitantes, una cifra no superada hasta hoy.

Como dato, el 2013, que fue un año considerado bueno, se cortaron 21 millones de boletos, el doble que en el año 2000, pero menos de un tercio que 46 años antes. Recién en 2012, por primera vez desde 1978, se batió la cifra de las 20 millones de entradas.

De 37 cines a 1

¿Qué pasó entre medio? ¿Cómo el centro de Santiago pasó de tener 37 cines a apenas un complejo Hoyts con ocho salas en la actualidad? ¿Por qué desaparecieron los Astor, los Ducal, los Gran Palace, los Lido y los Rex, por no nombrar los cines comunales de El Bosque (paradero 33 de la Gran Avenida), el Maipú (5 de Abril con Pajaritos), el Nacional (de Puente Alto) o el Plaza de Talagante?

peli6

“Creo que la cantidad de espectadores que existía en 1967, contrastada a la que existe hoy, que es impactante, se debe a la cantidad de ventanas y opciones para ver películas, TV, internet, VOD, DVD, etc., que existe hoy”, reflexiona la cineasta Tatiana Gaviola. “La gente ve desde su casa y se ha perdido el ritual de la sala”.

“En esa época la televisión estaba en sus inicios, no existía el video, ni los cassetes de música, ni los CD, menos Internet”, coincide Alejandro Caloguerea, gerente de la Cámara de Exhibidores Multisalas (CAEM). “La transformación es obvia: aparecieron todos esos formatos de entretención”.


Los gigantes tecnológicos pagan el precio por el caso Snowden

Los gigantes tecnológicos pagan el precio por el caso Snowden.

Un año después de las revelaciones del extécnico de la NSA Edward Snowden, grandes empresas como Microsoft, IBM o Cisco sufren las consecuencias del ciberespionaje practicado por su Gobierno

 

 

Muchos recelan de los sistemas que provienen de Estados Unidos, incluido el mercado chino, esperanza de crecimiento para las tecnológicas.

Muchos recelan de los sistemas que provienen de Estados Unidos, incluido el mercado chino, esperanza de crecimiento para las tecnológicas.

 

El tradicional mimo con el que el Gobierno de Estados Unidos trata a sus empresas nacionales y las impulsa a hacer negocios en todo el mundo se ha visto malogrado en estos últimos 12 meses. Se acaba de cumplir un año desde que las primeras revelaciones de Edward Snowden estamparan las páginas de The Guardian y The Washington Post.

Tras el estupor inicial, el debate sobre la privacidad de los ciudadanos se desarrolla en diferentes países y aparece entre los usuarios la preocupación para evitar la dependencia de la tecnología estadounidense. Y entre los principales afectados se encuentran nombres como IBM, Cisco o Microsoft.

Las empresas de Estados Unidos son las que más tecnología exportan a todo el mundo y la amenaza de posibles puertas traseras en sus sistemas es también una amenaza para su negocio. Apenas un mes después del escándalo, más de 50 compañías pidieron en una carta a Barack Obama permiso para ser más transparentes sobre la información que tenían que pasar al gobierno. Fue el primer intento –tímido– por evitar que sus negocios salieran malparados.

A lo largo de este año transcurrido desde las revelaciones sobre la NSA se han podido comprobar los daños económicos más inmediatos para las compañías tecnológicas e incluso estimar los que podrían darse en el futuro. Aun así existen muchos contratos firmados por varios años, con lo que las verdaderas consecuencias se sabrán a medida que vayan expirando estos contratos.

Microsoft ya ha perdido algunos clientes, tanto es así que el pasado mes de enero anunció que permitirá a los usuarios elegir en qué país se almacenarán sus datos. El golpe más importante para la compañía de Redmond ha sido el plan de Brasil para abandonar el uso de Microsoft Outlook, sustituyéndolo por su propio sistema de correo electrónico, con centros de datos locales. De paso, también se ha cancelado un acuerdo de 4.000 millones de dólares por el que el país carioca iba a comprar aviones de combate a Estados Unidos.

La comunicación entre Brasil y Europa hasta ahora se producía mediante cables submarinos estadounidenses, pero la UE y el Gobierno brasileño han aprobado la construcción de nuevos cables, que correrá a cargo de empresas brasileñas y españolas. Mientras que otros países de Latinoamérica, bajo la bandera de UNASUR, están pensando en la posibilidad de crear su propio sistema de comunicaciones a prueba del espionaje de la NSA.


European newspapers search for ways to survive digital revolution | Media | The Guardian

European newspapers search for ways to survive digital revolution | Media | The Guardian.

From paywalls to web-only brands, media across the continent are belatedly looking at ways to make money as print sales plummet
couple reading newspaper france

A couple read newspapers while their dog watches the world go by in Paris in 1980. Photograph: Peter Turnley/Corbis

Newspapers are in freefall. Print editions are being discontinued. Editors are being replaced with alarming regularity. Financial losses are mounting. Digital strategies are yet to bear fruit. New readerships are fickle, promiscuous and hard to impress.

If that’s true of British and American newspapers, then the situation is, if anything, worse in continental Europe. Here much of the traditional media is considered to be several years behind in the digital revolution, still experimenting with paywalls, digital technologies and alternative means of storytelling. Bankruptcy stalks the sector, and staff layoffs are a weekly fact of life.


Crowdfunding, el estilo de financiamiento compartido que se opone al Fondart y al mercado

Crowdfunding, el estilo de financiamiento compartido que se opone al Fondart y al mercado.

jugueraportada

Aunque esta práctica ya tiene varias décadas, la idea se presenta como una alternativa de financiamiento a los concursos como el Fondart, generando independencia frente al mercado. Este sistema consiste en recolectar fondos entre los seguidores de artistas, cineastas, escritores y músicos apara financiar proyectos artísticos específicos, cuyo modelo se ha masificado en el último tiempo gracias a Internet.

El crowdfunding, que usualmente consiste en recolectar fondos para eventos como una campaña política o un pequeño negocio, también existe en el arte, donde se usa entre los seguidores de un grupo de música, un cineasta o un escritor para la creación de una obra determinada.

Se trata de un fenómeno que se ha masificado en el último tiempo en el mundo y también en Chile, especialmente gracias a Internet.

La última grabación fonográfica del cuequero Luis Araneda, “El Baucha”, la novela “Apache” de Antonio Gil, películas como “Una historia de in-felicidad”, del cineasta Gabriel Hidalgo, e incluso revistas como La Juguera Magazine han recurrido o están en proceso de reunir fondos de esta manera.


Subtel declara ilegal promociones de teléfonicas para usar redes sociales gratis – BioBioChile

Subtel declara ilegal promociones de teléfonicas para usar redes sociales gratis – BioBioChile.

 

ONG CívicoONG Cívico

Publicado por Christian Leal
 

Luego de que las operadoras de telefonía móvil Claro, VTR y Virgin Mobile lanzaran promociones para tentar a nuevos clientes ofreciendo gratuidad en el uso de redes sociales, la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) les informó que este tipo de prácticas son ilegales.

Según recoge la ONG Cívico de una circular emanada por la entidad regulatoria con fecha 14 de abril, favorecer a aplicaciones como Facebook, Twitter o WhatsApp por sobre otros servicios de la misma índole transgrede los principios de neutralidad de redes, bajo los cuales los operadores no podrán apoyar ni discriminar una aplicación específica en desmedro de su competencia.

De esta forma, las empresas no serán sancionadas ni estarán obligadas a retirar la promoción, siempre y cuando extiendan el mismo carácter gratuito a sus demás competidores en el mismo rubro, como Google Plus o Line, entre otros.


Alibaba roba la atención de Wall Street | Economía | EL PAÍS

Alibaba roba la atención de Wall Street | Economía | EL PAÍS.


Una empleada de Alibaba junto a la pantalla que controla las transacciones / ZIGOR ALDAMA

Enviar a LinkedIn104
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

La sede de Alibaba tiene muy poco que ver con una cueva. De hecho, las gigantescas instalaciones que ha construido a las afueras de la ciudad china de Hangzhou sorprenden por su diseño futurista, por los gigantescos espacios diáfanos en las zonas de trabajo, y por las agradables zonas verdes en las que los trabajadores se relajan cuando el tiempo lo permite. Pero lo que más impacta no son los futbolines en los descansillos, que parecen un anacronismo en una empresa china, ni los empleados que practican taichí para combatir el estrés. Es la inabarcable escala del negocio que desde aquí se controla lo que pone los pelos de punta. Porque Alibaba es el mayor mercado virtual del planeta.

Su fuerza global se refleja en la enorme pantalla de una de las salas de control del cuartel general. El mapa del planeta gira y va mostrando las diferentes transacciones que se llevan a cabo en tiempo real. En China son miles, pero también en el sureste asiático, en América al otro lado del Pacífico, y en Europa cuando despierta. Las estadísticas son rotundas, y demuestran que Alibaba no tiene quien le supere. Para muestra un botón: el pasado 11 de noviembre, día de los solteros en China, 127 millones de personas se lanzaron a una orgía consumista en su red y desembolsaron 35.000 millones de yuanes (4.100 millones de euros) en los 171 millones de pedidos que hicieron sobre un catálogo de más de mil millones de artículos. Jamás antes se habían realizado tantas transacciones en 24 horas, pero, seguramente, el récord será superado este año.

En cualquier caso, el éxito de Alibaba no se ciñe a un día. El grupo ha sabido diversificar sus negocios y cuenta ya con 24.000 empleados distribuidos por sus diferentes ramas, que van desde las empresas de comercio electrónico —Taobao en C2C, Tmall en B2C, Alibaba en B2B y Aliexpress para compras internacionales controlan el 80% de todo lo que se compra en el ciberespacio chino— hasta productos financieros de inversión como Yu’ebao, que maneja ya más de 400.000 millones de yuanes (46.510 millones de euros), pasando por el sistema de pago del grupo, Alipay, que se ha convertido en el estándar en China.

La compañía quiere recaudar 1.000 millones de dólares en el mercado estadounidense

El volumen de negocio abruma, y continúa creciendo muy por encima del PIB de la segunda potencia mundial. El año pasado, 231 millones de clientes sellaron en Alibaba 11.300 millones de transacciones —un 15% a través del móvil— por valor de 248.000 millones de dólares, una cantidad que supera la suma de Amazon y eBay. Esas ventas dejaron en Alibaba más de un 40% de margen de beneficio neto, el doble de lo que consigue Google: o sea, que de los casi 6.000 millones de dólares que ingresó en 2013, unos 2.500 millones fueron a la hucha limpios de polvo y paja.

Si el comercio electrónico chino continúa creciendo según las previsiones —iResearch Consulting espera una expansión del 27% anual— y alcanza un volumen de 713.000 millones de dólares en 2017, esas cifras pueden quedar reducidas a calderilla. De hecho, Alibaba pronto podría convertirse en la primera compañía de comercio electrónico que gestione transacciones por más de un billón de euros. Es, sin duda, un logro espectacular para la empresa que nació hace 15 años en el apartamento de su fundador, Jack Ma, con solo 60.000 dólares.

Un empleado practica taichí en la sede de Alibaba, en China / AP

Ahora, Alibaba ha decidido dar un nuevo paso en su internacionalización y saltar al parqué de Wall Street. El martes presentó la documentación necesaria para lanzar una oferta pública de acciones (opa), y su estreno ya ha sido bautizado por el diario británico Financial Times como “la venta del siglo”.


Un análisis sociológico/cultural de Facebook, Twitter, Flickr, YouTube y Wikipedia | Manzana Mecánica

Un análisis sociológico/cultural de Facebook, Twitter, Flickr, YouTube y Wikipedia | Manzana Mecánica.

Carlos Castillo »

 

The Culture of Connectivity: A Critical History of Social Media“, es un libro reciente (2013) que estudia los medios sociales desde una perspectiva tecnológica, sociológica y cultural. Su autora es la profesora y ex-decana de la Universidad de Amsterdam, Johanna “José” van Dijck.

La parte central de su contribución es un análisis de 5 medios sociales: Facebook, Twitter, Flickr, YouTube y Wikipedia. En cada capítulo van Dijck analiza brevemente las funcionalidades de cada plataforma, y sus cambios a lo largo del tiempo, y luego profundiza en aspectos relacionados con la gobernanza, propiedad y modelo de negocio de cada una.


La gaseosa tecnológica | Economía | EL PAÍS

La gaseosa tecnológica | Economía | EL PAÍS.


Logotipos de WhatsApp y Facebook / CHRIS RATCLIFFE (BLOOMBERG)

Enviar a LinkedIn35
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

¿Estamos ante una nueva burbuja tecnológica a punto de estallar? Las comparaciones son inevitables ante un debate latente que toma cuerpocon la compra de la aplicación de mensajería WhatsApp. La compañía de la red social Facebook está dispuesta a pagar por ella hasta 19.000 millones de dólares, es decir, casi 14.000 millones de euros. Todo a cambio de una tecnológica de Silicon Valley con cinco años de vida quefunciona gracias a una treintena de ingenieros. A cada uno de esos técnicos les corresponde el equivalente a 14 millones de usuarios. Nada se sabe de su cifra de negocio. La valoración de WhatsApp es, cuanto menos, extravagante y de ahí que haya despertado los recelos a nueva burbuja como la que vivió el sector de las puntocom en el año 2000, y que hizo tambalearse toda la economía.

¿El precio de compra es exagerado? Si el precio de WhatsApp fuera su valor en Bolsa, ocuparía el puesto 265 entre las compañías del índice S&P 500, por encima de la cadena de hostelería Marriott o de Southwest Airlines, la tercera aerolínea más grande de EE UU. Facebook desembolsa por su control casi tanto como lo que vale la multinacional del textil Gap, pese a que esta tiene 135.000 empleados y unas ventas declaradas de 16.300 millones.

WhatsApp tiene el mismo precio de venta que el gigante textil Gap en Bolsa

Más contexto: WhatsApp no sería nada sin la infraestructura de compañías tecnológicas como Verizon, el mayor operador de EE UU, que tiene un valor bursátil de 191.500 millones. Es 10 veces más que el precio de venta de la aplicación para móviles, pero su plantilla y sus ingresos también son, sin duda, mayores: ronda los 180.000 empleados y la cifra de negocio de 2013 era de 81.000 millones.

El miedo a que lo que se está pagando por las empresas de servicios virtuales sea una locura no nace de la mensajería instantánea. Las dudas llegaron con la ola de estrenos bursátiles que protagonizaron Facebook y otras populares puntocom en el negocio de las redes sociales como LinkedIn o Twitter. También giraron algunos ojos cuando Facebook compró Instagram por 1.000 millones de dólares. O con la lluvia de millones que recibieron los creadores de otras aplicaciones como Yammer, Tumblr, Waze y Viber. Aun así, al contrario que hace 14 años, los analistas y los inversores, más que una gran burbuja hinchada, lo que temen estar viendo ahora son burbujas dispersas, como las de un refresco.


Un acuerdo que materializa lo virtual >> El arte en la edad del silicio >> Blogs EL PAÍS

Un acuerdo que materializa lo virtual >> El arte en la edad del silicio >> Blogs EL PAÍS.

Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 04 de noviembre de 2013

What was he thinking about berlin praha ljubljana skopje de Igor Štromajer

Colección Reina Sofía. “What was he thinking about? berlin? praha? ljubljana? skopje?” (2000) de Igor Štromajer.

Con la evolución del arte en Internet se está haciendo cada día más patente la necesidad de proporcionar a los coleccionistas de obras inmateriales un conjunto de derechos y deberes que ofrezcan garantías tanto al artista como al comprador, que puede así cimentar sus convencimientos sobre lo que ha adquirido. ¿Por qué no ceñirse desde el principio a un contrato que establezca unos postulados claros sobre la compraventa de net.art? Después del contrato creado en 2012 por Rafaël Rozendaal, otros artistas como Evan Roth, ganador del National Design Award que concede el Instituto Smithsonian Cooper-Hewitt de Nueva York, han definido un protocolo para la adquisición de una obra de net.art.

Art website sales contract de Rafaël RozendaalSi en la década de 1990 los pioneros del arte en la red huían de la objetificación y comercialización de sus producciones, ahora los tiempos han cambiado y muchos de estos creadores han mitigado su postura. Si en un primer momento el net.art nació como una reacción hacia un sector del arte anclado a viejos esquemas, ahora el arte inmaterial y vinculado con las nuevas tecnologías se ha convertido en una realidad y sin duda alguna en lo más novedoso del panorama contemporáneo.

En toda transacción comercial y en especial modo si se trata de obras de arte, se suele estipular un contrato y por lo general los artistas se suelen encargar personalmente de establecer sus normas de exhibición y conservación. Sin embargo cuando se comercializa una obra de net.art, no siempre es fácil definir lo que se está vendiendo y sólo ahora se empieza a reflexionar sobre los errores cometidos en las últimas dos décadas, cuando por ejemplo se establecieron prematuramente unas normas que no tenían en cuenta las responsabilidades de los compradores. Finalmente coleccionar páginas web no es lo mismo que hacerse con un lienzo y colgarlo en una pared.

When We Were Kings de Evan Roth

When We Were Kings” (2011) de Evan Roth.