Comercio por internet: las mujeres ya somos casi la mitad del mercado ¿quieres saber qué compramos? – El Mostrador

A nivel mundial, nosotras adquirimos a través de la web mayor cantidad de productos que los hombres, según la Comscore, compañía de investigación de marketing on line. En Chile, aumentamos sostenidamente nuestro consumo virtual y lo hacemos sobre todo por celular entre las 4 y las 10 de la noche.

Fuente: Comercio por internet: las mujeres ya somos casi la mitad del mercado ¿quieres saber qué compramos? – El Mostrador


Mujeres se entretienen e informan principalmente en redes sociales desplazando a la TV – El Mostrador

El estudio llamado Connected Life, realizado por Kantar TNS, señaló que las mujeres chilenas conectadas a Internet realizan ya muchas más actividades online. Muestra de ello es que las redes sociales están destronando a la televisión como actividad principal, ya que 9 de cada 10 mujeres entra a sus redes sociales diariamente en contraste al 7 de cada 10 que ve Televisión.

Fuente: Mujeres se entretienen e informan principalmente en redes sociales desplazando a la TV – El Mostrador


Sexual harassment in virtual reality feels all too real – ‘it’s creepy beyond creepy’ | Technology | The Guardian

Sexual harassment has been a feature of online and gaming communities from the earliest days of the internet. Until now, the abuse has been largely limited to verbal and visual messages, but as virtual reality technology becomes more immersive, the line between our real bodies and our digital bodies begins to blur.

Fuente: Sexual harassment in virtual reality feels all too real – ‘it’s creepy beyond creepy’ | Technology | The Guardian


What does a feminist internet look like? | Chitra Nagarajan | Opinion | The Guardian

Feminist activists from around the world were in a conference room in Brazil, discussing what a feminist internet might look like. How did we get here?

Fuente: What does a feminist internet look like? | Chitra Nagarajan | Opinion | The Guardian


Porn as sex education: a cultural influence we can no longer ignore | Maree Crabbe | Opinion | The Guardian

Not only does pornography commonly portray a particularly concentrated and toxic version of gender inequality, it suggests that it is sexy

Fuente: Porn as sex education: a cultural influence we can no longer ignore | Maree Crabbe | Opinion | The Guardian


Fundación Karisma | Misoginia en internet: bombardeo a campo abierto contra las periodistas

No cabe duda que internet ha potenciado la libertad de expresión. Tampoco es equivocado señalar que las mismas dinámicas que emergen también están excluyendo e impidiendo el ejercicio de este derecho. Y hay quienes lo sufren más que otras personas, por ejemplo, mujeres, personas de la comunidad LGTTTBI o minorías étnicas. ¿No les llama la atención que sean los mismos grupos de persona que sufren continuamente discriminación y violencia? Pues sí, internet no es muy diferente del mundo analógico ni es la pana

Fuente: Fundación Karisma | Misoginia en internet: bombardeo a campo abierto contra las periodistas


Pornovenganza: cuando la falta de educación sexual se cruza con el desconocimiento de los riesgos de Internet – ONG Derechos Digitales

Pornovenganza: cuando la falta de educación sexual se cruza con el desconocimiento de los riesgos de Internet – ONG Derechos Digitales.


Un video de contenido sexual protagonizado por adolescentes chilenos se viralizó rápidamente hace unos días, alertando nuevamente sobre problemas comunes en la red, como la violencia de género, el desconocimiento de los riesgos de Internet y la violación de la privacidad.

Hace un par de semanas en Chile, el video de un grupo de menores de edadrealizando una serie de actos sexuales fue subido a Internet, diseminándose rápidamente a través de las redes sociales. Todavía no se sabe quién lo publicó, pero la única mujer involucrada ha sido fuertemente atacada y culpada por sus compañeros “por haberse dejado grabar”.

Evidentemente, una situación compleja como esta presenta una serie de ángulos distintos desde donde puede ser analizada. En primer lugar, al ser los involucrados menores de 18 años, estamos frente a un caso de producción de pornografía infantil, que es sancionado en Chile con penas que van desde tres años y un día a cinco de cárcel. La misma sanción es aplicable a quién difunda el material, mientras que su almacenamiento es castigado con entre 541 días y 3 años de cárcel.

El Servicio Nacional de Menores (Sename) ya denunció el hecho ante a Brigada del Ciber Crimen de la Policía de Investigaciones para que se baje el video de la red y se investigue su origen.

Otro aspecto que no deja de sorprender es el machismo generalizado con el que la opinión pública ha tratado el tema; como en otros casos similares, la tendencia es a vilipendiar, denigrar y culpar a la mujer como la única responsable de hechos que podrían atormentarla por el resto de su vida. Sus contrapartes masculinas rara vez son mencionados y al cabo de un par de días nadie los recuerda.


Ellen Pao: women 'more comfortable' pointing out discrimination at work | Technology | The Guardian

Ellen Pao: women ‘more comfortable’ pointing out discrimination at work | Technology | The Guardian.

 Ellen Pao: 'When you look at the overall experience of women in the workplace, they are not succeeding'Ellen Pao: ‘When you look at the overall experience of women in the workplace, they are not succeeding’ Photograph: Beck Diefenbach/Reuters

Reddit chief executive Ellen Pao may have lost her gender discrimination lawsuitagainst venture capital firm Kleiner Perkins, but she is optimistic that the case will have played a part in encouraging women to speak out about unequal treatment at work.

In her first detailed interview since seeing a jury rule against all four of her claims against her former employer, Pao told the Wall Street Journal that she thinks more women feel confident enough to raise these issues, while warning that there is much more work to be done to solve them.

“I think it’s an issue of education and making people aware of it. Women who felt like they were uncomfortable before, that there was something that just wasn’t right, are hopefully now more comfortable pointing it out. They’re now able to point to discussions and research about it,” said Pao.

“I’m definitely seeing a lot of conversations on Twitter, in the press, in different areas. I think it’s something that men are starting to notice, too. A man reached out to me and said: ‘Thank you for highlighting this issue. I’m seeing it now, and I never saw it before’.”

Since the jury’s decision on 27 March, former employees at Twitter and Facebookhave filed their own gender discrimination lawsuits, while the debate sparked by Pao’s case about Silicon Valley’s approach – and that of the wider business world – to women has continued.


Silicon Valley, tierra hostil para las mujeres | Tecnología | EL PAÍS

Silicon Valley, tierra hostil para las mujeres | Tecnología | EL PAÍS.

Cuatro semanas de juicio y toda la industria tecnológica en vilo. Ellen Pao ha perdido la batalla en los tribunales, pero no en la calle, donde se celebra que tuviese el valor de enfrentarse al fondo de inversión más poderoso de Silicon ValleyKleiner Perkins Caufield and Byers es, con Sequoia, el segundo más importante de California, los pioneros de Sandhill Road, el Wall Street de la costa del Pacífico.

Pao llevó a su antigua empresa a los tribunales por considerar que fue discriminada por razón de su sexo. Pese a ser socia de la firma, sentía que su compensación y la falta de ascensos no se correspondía con sus resultados. Menos aún si los comparaba con los de sus compañeros hombres. La firma Kleiner Perkins la despidió en 2012 alegando un carácter difícil y el incumplimiento de los objetivos laborales.

Su caso no es único. Tina Huang, desarrolladora de software en Twitter entre 2009 y junio de 2014, ha interpuesto una demanda por motivos parecidos: no aceptar mujeres en puestos de responsabilidad y dejarla de lado a la hora de disfrutar de un ascenso. En Twitter, el 79% de los directivos son hombres. Hasta 2009 no contaron con una mujer en su consejo.

En Silicon Valley se deja ver un orgullo especial por la forma en que se hacen los negocios. Todo es cuestión de conexiones, todo es directo. Se llega a la oficina en patinete, se trabaja en chanclas y camiseta, y el sándwich de mediodía es orgánico y superecológico. El perro es parte del despacho y los seminarios sobre el racismo, también. Y toda la sociedad de Silicon Valley está encantada de haberse conocido. Sobre todo si son hombres.

En Twitter, el 79% de los directivos son hombres. Hasta 2009 no contaron con una mujer en su consejo

Casos como el de Pao, pese a la derrota en los tribunales, ponen al descubierto algunas prácticas que cuestionan el modelo, como que en Kleiner Perkins ni siquiera hay departamento de recursos humanos. O que, según explicó el profesor de Harvard Paul Gompers, que testificó a favor de Pao, el 79% de las firmas de inversión no cuentan con mujeres en su plantilla. Y las que están, cobran un 15% menos, según un estudio del mismo profesor.

Las denuncias son cíclicas. Antes del verano, Evan Spiegel, el último chico de oro, el inventor de Snapchat, se convirtió en misógino con carácter retroactivo al salir a la luz correos de su época en Stanford en los que hacía gala de emborrachar mujeres en las fiestas de la fraternidad.

Julie Ann Horvath, una trabajadora de GitHub, unas de las páginas más frecuentadas por los desarrolladores, inició su calvario cuando dijo “no” a acostarse con un compañero de trabajo, algo que también se refleja en los testimonios de Pao. Su situación en la oficina fue cada vez más tensa, hasta que lo denunció en su cuenta de Twitter. Tras mucho revuelo en blogs, Tom Preston-Werner, cofundador de la página, abandonó su creación.

El caso más sangrante, con insultos como “puta” o “gold digger” -algo así como “buscona”- se dio en Tinder. El cofundador Justin Mateen, le escribía estas lindezas a Whitney Wolfe, por pretender aparecer en los créditos de la aplicación, pues también era fundadora. Desde el primer momento fue la responsable de márketing. Ella sostiene que, para conseguirlo, tuvo que aguantar una solicitud para acostarse con él. Mateen y su socio Sean Rad defendieron su postura con un argumento todavía peor: consideran que contar con una mujer entre los pioneros espanta a los inversores.


DISCRIMINACIÓN SILICON VALLEY: Dos demandas ponen en duda la igualdad de género en Silicon Valley | Economía | EL PAÍS

DISCRIMINACIÓN SILICON VALLEY: Dos demandas ponen en duda la igualdad de género en Silicon Valley | Economía | EL PAÍS.

Ellen Pao, que pedía 16 millones a un gran fondo por discriminación, ha perdido el pleito

Ellen Pao, en el centro, a la salida del juicio el pasado viernes, junto a sus abogados. / JEFF CHIU (AP)

Kleiner Perkins Caufield y Byers no discriminó a Ellen Pao, una de sus socias, por cuestiones de género. Ese es el veredicto de la Corte Superior de San Francisco. El juicio, que se ha seguido con gran interés en el ambiente tecnológico durante las últimas cuatro semanas, se toma como una derrota notable en la lucha por la igualdad de género. Pao, actual consejera delegada de Reddit, una de las páginas de más tráfico de Estados Unidos, un lugar donde se comentan y debaten noticias o temas de cultura popular, pedía 16 millones de dólares (unos 14,6 millones de euros) al fondo de inversión por despido improcedente, aunque la acusación llegó a elevar la cifra hasta los 100 millones (91,8 millones de euros).

En la demanda, Pao mostró su malestar al ver cómo se ascendía a compañeros, pero no a compañeras, entre las que se encontraba ella. Tampoco los aumentos de sueldo eran iguales y, menos aún, las indemnizaciones. Kleiner Perkins la despidió en 2012 alegando un carácter difícil e incumplimiento de los objetivos.

El jurado, compuesto por seis hombres y seis mujeres, decidió después de dos días de deliberación y cuatro semanas de testimonios que Pao no debía recibir una compensación. La sala, abarrotada, tuvo que ser desalojada en dos ocasiones y se usaron difusores de agua para refrescar el ambiente. En un primer momento, la votación fue de nueve en contra y tres a favor de ella. Finalmente, quedó 10 a dos. Consideraron que KPCB tomó las medidas pertinentes para evitar la discriminación contra la trabajadora y que no hubo represalias, ni se frenó su ascenso cuando comenzó a avisar de la situación que sufría.

En un comunicado, el fondo de capital riesgo insiste en la idea de que no discrimina: “KPCB mantiene su compromiso de apoyo a la mujer en el mundo de la tecnología y el capital riesgo, tanto en nuestra firma, como en la industria”. Al mismo tiempo, ha asumido un compromiso: en lo sucesivo, el 20% de sus socios serán mujeres, una cifra todavía muy baja pero significativa.

Sin embargo, los testimonios desvelados durante el proceso dejan al descubierto lo contrario: propuestas de viajes con invitaciones subidas de tono de superiores, compañeros que aparecían desnudos en el armario de la habitación del hotel con intención de tener relaciones… Se supo también que el fondo no contaba con nadie dedicado a recursos humanos, de hecho, no había una normas claras con respecto a los recursos humanos y el comportamiento dentro de la empresa. Al mismo tiempo, salieron a la luz detalles de la vida de los inversores en Silicon Valley, cercana a la de una estrella del rock, con aviones privados, salarios que superan el medio millón de dólares y cenas en el apartamento del exvicepresidente Al Gore.

Pao no habla, remite a su cuenta de Twitter, donde ha dado las gracias a Reddit por el apoyo y ha publicado una cita de Martin Luther King que encabeza de manera permanente su perfil: “Nuestras vidas empiezan a terminar el día que guardamos silencio sobre las cosas que importan.”


My boyfriend is addicted to porn, so I’ve left him | Mariella Frostrup | Life and style | The Observer

My boyfriend is addicted to porn, so I’ve left him | Mariella Frostrup | Life and style | The Observer.

A young woman who broke up with her boyfriend over his porn addiction feels insecure. Mariella Frostrup tells her to pat herself on the back, as porn is poisoning our culture 
■ If you have a dilemma, send a brief email tomariella.frostrup@observer.co.uk

A finger pushing a keyboard button that says 'Sex' on it
Mariella Frostrup: ‘The access to and availability of sex onscreen is, I believe, the biggest seismic change to society in my lifetime.’ Photograph: Martyn Vickery/Alamy

The dilemma I am 17 years old and I broke up with my boyfriend a few days ago because I noticed on his laptop that he looked up a lot of porn. He told me he was addicted to it. This broke my heart. It made me feel like I was being cheated on because he was looking at all the other girls on the porn sites and getting turned on by them. When I broke up with him for this, he acted like he didn’t care, and now I feel very insecure. Do you have any advice?

Mariella replies Give yourself a pat on the back. If I were there, I’d be doing it for you. You should be proud of the strength of character you’ve displayed. For most of us it takes decades to develop the convictions that inspire us to make moral choices regardless of the consequences. We say: “Meat is murder, but I’ll just have a bacon sandwich,” or “Amazon is killing bookshops but, oops, I just bought The Goldfinchonline.” Yet here you are at just 17 having made a decision based on what you feel to be right and you’re prepared to lose a lover in the process.

Whether or not you’re in the majority about the acceptability of pornography in a committed relationship, you have every right to make your own choice. I agree with you and will try not to labour the point, having frequently done so in this column. I’m desperate to investigate further the effect on modern relationships and our society of the proliferation of pornography and our dramatically enhanced access to it in the last decade or two.

In the feminist fury and bra-burning era of the 1970s, porn was rendered a guilty secret kept stashed on top shelves and hidden under beds. Nowadays it’s harder to avoid than consume. I told my eight-year-old son to Google his favourite band, the Sex Pistols, the other night and both of us got quite a surprise at the search results. I’m open to opposing views, but if you look at surveys of young people’s attitudes to sexual behaviour, teenagers are under pressure not only to become sexually active at an increasingly early age but to perform like sex-industry veterans.

There’s also the increased objectification of my own sex – with under-10s dressing like hostesses in roadside bars while singing anthems to emancipation from Frozen – it all makes the insidious impact on the Porn Generation seems vast.

The access to and availability of sex onscreen is, I believe, the biggest seismic change to society in my lifetime. We should be analysing and learning from what we discover before sex becomes simply a spectator sport, totally adrift from the intimacies of a loving relationship. It’s a very long-winded way of saying that I entirely agree with the assumptions you’ve made about your boyfriend’s addiction to screen sex versus real sex and the decision you’ve made to end the relationship. Pornography may be considered liberating by a minority like Belle de Jour blogger Dr Brooke Magnanti, who’ll no doubt pipe up again, but the sex workers I’ve met who make up the majority of employees of this global, unsavoury business are hard-pressed, desperate women whose career choice is based on survival, not sexual liberation. Many hail from countries where they are denied basic human rights and are coerced and exploited in ways that no civilised society should condone.


Whose truth is Wikipedia guarding? | Anne Perkins | Comment is free | theguardian.com

Whose truth is Wikipedia guarding? | Anne Perkins | Comment is free | theguardian.com.

This vast tree of knowledge is nurtured predominantly by young white western males with a slight personality defect
Lila Tretikov and Jimmy Wales
‘Although the current and previous bosses of the Wikimedia Foundation are women, its processes are still dominated by white men.’ Wikimedia Foundation chief, Lila Tretikov, with Wikipedia co-founder, Jimmy Wales. Photograph: Carl Court/AFP/Getty Images

It is geek week: the annual festival Wikimania is being held this year in the UK for the first time. If you can get to the Barbican in central London this weekend, you can join the argument about how to control the world, in a good way.

Wikipedia would like to believe that it is the good face of the 21st century, a digital utopia, the guardian of the original promise of the internet. With a mere handful of people employed by the Wikimedia Foundation, Wikipedia has grown from flaky outsider into a largely reliable and vastly relied-on information source. It covers millions of subjects in nearly 300 different languages and is used by 500 million people a month.

It has become so familiar a tool, this tree of knowledge so vast that the English-language version alone would fill a thousand books of a thousand pages each that few of us ever stop to consider what it means. Nor do most of its users – as they check out the capital of Georgia or guiltily plagiarise the entry on Marx – ponder how this Eden is sustained in its spotless state of nature.

But this is a work of man (and a very few women) and even the purifying process of open access has an ultimate filter that is the few thousand editors, and beyond them a small arbitration committee. And like all utopian communities, it faces threats from within as well as without.