Relator especial de la ONU pide que la privacidad sea una prioridad para los gobiernos del mundo | R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales

“Hay poca o ninguna evidencia para persuadirme de la eficacia o la proporcionalidad de algunas medidas extremadamente intrusivas presentes en las nuevas leyes de privacidad de Francia, Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos”, asegura Cannataci, en un comunicado de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU.

Fuente: Relator especial de la ONU pide que la privacidad sea una prioridad para los gobiernos del mundo | R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales


Assange supporters condemn UK and Sweden in open letter | Media | The Guardian

Five hundred prominent names, including Ai Weiwei and Mairead Maguire, accuse countries of undermining UN human rights covenants

Fuente: Assange supporters condemn UK and Sweden in open letter | Media | The Guardian


Julian Assange: UN report is ‘victory that cannot be denied' – video | Media | The Guardian

Wikileaks founder Julian Assange speaks on Friday from the balcony of the Ecuador embassy in London, where he has been holed up for over three years

Fuente: Julian Assange: UN report is ‘victory that cannot be denied’ – video | Media | The Guardian


Julian Assange accuses UK minister of insulting UN after detention finding | Media | The Guardian

Foreign secretary Philip Hammond dismisses panel’s finding as ‘ridiculous’ but WikiLeaks founder hails ‘sweet victory’

Fuente: Julian Assange accuses UK minister of insulting UN after detention finding | Media | The Guardian


La ONU defiende el derecho a la privacidad: ¿Qué significa para Latinoamérica? – Hiperderecho

La ONU defiende el derecho a la privacidad: ¿Qué significa para Latinoamérica? – Hiperderecho.

Escrito por el 30 mar 2015

La ONU defiende el derecho a la privacidad: ¿Qué significa para Latinoamérica?

La ONU defiende el derecho a la privacidad: ¿Qué significa para Latinoamérica?

Por: Carlos Guerrero*

El jueves 26 de marzo el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ordenó por consenso la designación de un relator especial que tendrá la tarea de investigar y producir informes acerca de la situación en materia de respeto al derecho de la privacidad alrededor del mundo, con especial énfasis en los entornos digitales.

Esto no solo es un hito en cuanto a la revalorización de la privacidad como derecho fundamental, en un mundo en donde Internet ha penetrado casi todos los ámbitos de desarrollo y expresión humana, sino también una respuesta esperada por cientos de organizaciones defensoras de las libertades digitales, incluyendo Hiperderecho, que habían enviado una carta a este Consejo pidiendo la creación de este puesto (PDF).

Y aunque es cierto que todavía debemos esperar a la elección del relator y a su primer informe para calibrar el impacto real que tendrá esta decisión sobre los casos más recientes de violaciones a la privacidad realizadas por diferentes gobiernos, desde aquí queremos arrojar algunas luces acerca de lo que esto significa para el contexto latinoamericano.

 


Data privacy: the tide is turning in Europe – but is it too little, too late? | Technology | The Guardian

Data privacy: the tide is turning in Europe – but is it too little, too late? | Technology | The Guardian.

Simultaneous legal cases suggest that the need to assert the digital rights of citizens over corporations and governments is finally being addressed

Max Schrems
Cases such as Max Schrems’ lawsuit against Facebook are asserting fundamental rights of privacy and data protection. Photograph: Max Schrems/Europe-V-Facebook.or/PA

Amazon Dash – the company’s single purpose internet-connected ordering button – may soon be blackening our skies with drones delivering loo rolls and detergent. And so, the relentless march of technology – not to mention cheap labour, unthinking consumerism and scandalous environmental devastation – goes on.

But while more convenient ordering of washing powder might have captured the headlines of late, Europe has been in the midst of a technological step change; a pivot in the world of data privacy.

Several notable events at the end of March, in Luxembourg, London and Geneva, show a glimmer of hope that those frail, beaten rights – privacy and data protection – might yet see their true worth in the digital age.

A moment, first, in defence of privacy – reports of whose death are, I hope, greatly exaggerated.

Privacy is a right for all – not just the filthy rich

Many fall into the trap of seeing privacy in an overly atomistic, individualistic, selfish way; the preserve of the filthy rich. And it is, if we see it as separable from collective freedom, or as absolute over other rights – of freedom of expression, opinion and association; freedom to protest; freedom to resist. But this is not privacy’s ask.

Privacy is about having decisional power, control, over which acts and events of our lives are disclosed and to whom, free from the prying eyes of states, corporations and neighbours. Privacy affords us the freedom to develop ourselves in the world.

The crux of the issue with digital technology is that our ability to make decisions and to control our personal information – the links and traces of our lives – is all but lost. Mostly without our knowledge, and certainly without informed consent, nation states sweep our data alleging ‘national security’ interests, whether legitimate or not. Corporations sweep our data, because they have powerful economic incentives to do so – and, with the capitalist lurch, no reason not to.

So what can be done to reclaim this systematic erosion; to reinstate rights over the long echo of our digital whispers and wanderings? In Europe, there are some rumblings of resistance. They are the rumblings of citizens, of regulators, of courts. And they are starting to find their voice.


Naciones Unidas reconoce el derecho a compartir – ONG Derechos Digitales

Naciones Unidas reconoce el derecho a compartir – ONG Derechos Digitales.

El  último informe presentado por la relatora especial sobre derechos culturales de la ONU aporta una perspectiva de derechos humanos a la discusión sobre derecho de autor.

No es un ningún secreto que las leyes sobre copyright suelen velar por intereses que no necesariamente corresponden con la persona del autor, sino más bien con las empresas titulares de los derechos de sus obras. Así lo reconoció también la Organización de Naciones Unidas, en su informe anual sobre derechos culturales, a cargo de la Relatora Especial Farida Shaheed, recientemente presentado en Ginebra.

El informe anual sobre derecho a la cultura aporta una visión de derechos humanos a la discusión sobre derechos de autor.El informe anual sobre derecho a la cultura aporta una visión de derechos humanos a la discusión sobre derechos de autor.

Dando un paso histórico, el documento aborda los derechos de autor desde una perspectiva de derechos humanos y contiene conclusiones y recomendaciones iluminadores sobre aspectos importantes que son desatendidos cuando la discusión se aborda fundamentalmente en términos comerciales: la función social y la dimensión humana de la propiedad intelectual, los intereses públicos que están en juego, los intereses del autor como persona natural, las consideraciones especiales que deben tener los grupos vulnerables o marginados, entre otras.

El informe tiene una influencia clara de “Los principios del derecho a compartir”  desarrollados por la organización Article 19, que buscan compatibilizar la protección autoral con el derecho a la libre expresión y el fomento de la circulación de las ideas, el conocimiento y la cultura; parte de una discusión amplia y prolongada entre diversas voces interesadas en el tema.

Dentro de los muchos puntos interesantes que contiene el reporte, destaca el análisis de las medidas propuestas por los interesados en detener la piratería digital, que incluyen la denegación de acceso a Internet, el bloqueo de sitios web, el establecimiento de indemnizaciones por daños y perjuicios o multas y sanciones penales por infracciones no comerciales. Ninguna de ellas considera los derechos humanos potencialmente vulnerados por su implementación y atienden, más bien, a proteger los intereses económicos de las entidades que son titulares de derechos de autor.


UN privacy report a game-changer in fighting unlawful surveillance | Privacy International

UN privacy report a game-changer in fighting unlawful surveillance | Privacy International.

Today’s report on the right to privacy in the digital age by the UN High Commissioner on Human Rights, commissioned by the General Assembly in December 2013, marks an historic turning point in the international discourse around privacy and surveillance.

Privacy International believes the report will dramatically change the international conversation on the implications of surveillance and intelligence for human rights. Most importantly, it puts beyond doubt that the very existence of mass surveillance programmes – which the report notes are becoming a “dangerous habit” – interfere with human rights.

Not only is the report the most significant elaboration of the interpretation of the right to privacy issued by the UN in more than 25 years, it makes a number of ground-breaking findings that propel the fight against unlawful surveillance miles ahead. The High Commissioner uses consistently robust and clear language to issue the strongest condemnation of modern surveillance techniques that any international authority has appropriated to date.

The High Commissioner’s report lends substantial support to the propositions we have long advocated: that mass surveillance inherently interferes with human rights, mandatory data retention is neither necessary or proportionate, there is no persuasive difference between communications content and data when it comes to privacy, and States must extend human rights obligations to individuals whose communications pass through their jurisdictions (see our special report, Eyes Wide Open).

These are the same points we are advancing this week in the Investigatory Powers Tribunal as we take GCHQ to court for their own mass surveillance programme, and as we campaign against the UK’s efforts to rush through emergency legislation that drastically expands surveillance powers in Britain. The UN’s recognition of the right to privacy, in very strong terms, assists in dismantling many of the lines put forward by the UK government.

Below, we analyse the five major findings of the report that we believe will fundamentally transform the debate around surveillance, intelligence and the right to privacy.


La vigilancia masiva no cumple con estándares de derechos humanos – ONG Derechos Digitales

La vigilancia masiva no cumple con estándares de derechos humanos – ONG Derechos Digitales.

El Alto Comisionado de Derechos Humanos las Naciones Unidas acaba de publicar el reporte “Right to Privacy in the Digital Age”, un contundente espaldarazo a la protección de la privacidad en línea. Acá te explicamos las razones.

¿Te has preguntado qué pasa con la información personal que se recoge sin tu consentimiento?  Foto CC BY(jonathan mcintosh)-SA¿Te has preguntado qué pasa con la información personal que se recoge sin tu consentimiento?
Foto CC BY(jonathan mcintosh)-SA

En la vida moderna la protección de nuestra vida privada no sólo se encuentra regularmente en riesgo sino que es muchas veces nuestra información personal circula libremente en el mercado y, en otras, se utiliza como moneda de cambio para ofrecer servicios gratuitos. En ellos, nuestros datos son el precio que pagamos por su uso.

Las revelaciones de Edward Snowden han cambiado dramáticamente el escenario global en torno a la protección de nuestra información personal. No sólo agencias de seguridad de países desarrollados sino también empresas que facilitan sus sistemas para mejorar la colección masiva por parte de estas agencias, son parte de una red global de vigilancia masiva que ha evitado escrutinio legal y que ha tensionado a potencias mundiales por legitimar el espionaje político y económico bajo el sacrosanto principio de la seguridad nacional.

En noviembre de 2013, y con aprobación unánime —que incluyó el apoyo de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Cuba, Ecuador, Guatemala, México, Nicaragua, Perú y Uruguay-, la Asamblea General de las Naciones Unidas encargó un reporte al Alto Comisionado de Derechos Humanos respecto de la protección de la privacidad en el contexto de la vigilancia masiva. Dicho reporte acaba de ser publicado («The Right to Privacy in the Digital Age» PDF) y constituye un aporte sustantivo a la discusión respecto de estas prácticas y su conformidad con los estándares internacionales de derechos humanos.

Recomendaciones de protestos.org por la vigilancia en la Copa del Mundo. CC BY (Protestos)-NC-SA.Recomendaciones de protestos.org por la vigilancia en la Copa del Mundo.
CC BY (Protestos)-NC-SA.

El reporte es importante porque ilustra con claridad la manera en la que los estándares internacionales de derechos humanos sirven para evaluar prácticas de dudosa legalidad y con un impacto sustantivo producto del alcance y la masividad de Internet en el día de hoy. Sin ir más lejos, durante los últimos años hemos podido observar cómo en Colombia los servicios de inteligencia interceptaron comunicaciones de un proceso completo de negociaciones de paz; Argentina tiene probablemente el sistema de vigilancia estatal más agresivo de la región basado en identificación biométrica; y en Brasil, luego de las protestas por la Copa Confederaciones y el Mundial de Fútbol, los servicios de inteligencias han reforzado sus capacidades.

En Chile, hace algunos meses un estudiante secundario fue torturado en cuarteles policiales con el fin de obligarlo a entregar información de sus contactos en redes sociales; meses después, un estudiante universitario fue detenido injustamente acusado de golpear a un policía en medio de una protesta callejera, siendo identificado a través de una red social por parte de los servicios de inteligencia de la policía uniformada.

El informe de la Alta Comisionada de Derechos Humanos, Navi Pillay, especifica entre otros asuntos, que: