Las citas en línea son buenas para los hombres, pero no tanto para las mujeres – El Mostrador

Básicamente, las necesidades de las personas que buscan pareja en línea están más cubiertas para los hombres que para las mujeres, lo cual juega a favor de ellos. Para nosotras, es más difícil usar esas habilidades evolutivas a través de una app que para ellos.

Fuente: Las citas en línea son buenas para los hombres, pero no tanto para las mujeres – El Mostrador


Rashida Jones, la mujer que quiere acabar con el porno… tal y como lo conocemos – El Mostrador

“La tecnología ha hecho que el porno se vuelva mainstream, parte de la cultura popular”, apunta la actriz y productora.Un cambio que está propiciando que, por ejemplo, los niños accedan cada vez antes a este tipo de contenidos.

Fuente: Rashida Jones, la mujer que quiere acabar con el porno… tal y como lo conocemos – El Mostrador


Comercio por internet: las mujeres ya somos casi la mitad del mercado ¿quieres saber qué compramos? – El Mostrador

A nivel mundial, nosotras adquirimos a través de la web mayor cantidad de productos que los hombres, según la Comscore, compañía de investigación de marketing on line. En Chile, aumentamos sostenidamente nuestro consumo virtual y lo hacemos sobre todo por celular entre las 4 y las 10 de la noche.

Fuente: Comercio por internet: las mujeres ya somos casi la mitad del mercado ¿quieres saber qué compramos? – El Mostrador


Mujeres se entretienen e informan principalmente en redes sociales desplazando a la TV – El Mostrador

El estudio llamado Connected Life, realizado por Kantar TNS, señaló que las mujeres chilenas conectadas a Internet realizan ya muchas más actividades online. Muestra de ello es que las redes sociales están destronando a la televisión como actividad principal, ya que 9 de cada 10 mujeres entra a sus redes sociales diariamente en contraste al 7 de cada 10 que ve Televisión.

Fuente: Mujeres se entretienen e informan principalmente en redes sociales desplazando a la TV – El Mostrador


Por la eliminación de las violencias contra las mujeres | Derechos Digitales

Las principales víctimas de la violencia en línea son las mujeres con perfiles públicos y que participan en espacios de comunicación (como periodistas, investigadoras, activistas y artistas), junto con aquellas que sostienen una relación de pareja violenta y quienes han sobrevivido a la violencia física o sexual. Esto evidencia que la violencia en línea es una extensión de las formas tradicionales de violencia contra las mujeres y en esa medida debe ser combatida, lo cual supone por lo menos dos problemas: la asignación de responsabilidad a proveedores de servicios de internet y las posibles limitaciones al ejercicio de la libertad de expresión, como resultado de acciones de protección que puedan tender a la censura arbitraria de contenidos.

Fuente: Por la eliminación de las violencias contra las mujeres | Derechos Digitales


A cellphone is no substitute for a midwife, African tech prodigy warns | World news | The Guardian

Since the information platform launched in 2012 the young entrepreneur has been heralded as a saviour of Cameroon’s mothers and children, but he is very clear that a mobile phone can never replace a midwife. Nor should governments stop investing in energy infrastructure because people are using solar lanterns, or stop supporting teachers because children are learning with ebooks.

Fuente: A cellphone is no substitute for a midwife, African tech prodigy warns | World news | The Guardian


Por la eliminación de las violencias contra las mujeres | Derechos Digitales

Las principales víctimas de la violencia en línea son las mujeres con perfiles públicos y que participan en espacios de comunicación (como periodistas, investigadoras, activistas y artistas), junto con aquellas que sostienen una relación de pareja violenta y quienes han sobrevivido a la violencia física o sexual.

Fuente: Por la eliminación de las violencias contra las mujeres | Derechos Digitales


A normalization of violence: how cyberbullying began and how to fight it | Life and style | The Guardian

Everyday on the internet, people – disproportionately women, people of color and queer people – are abused. How did we get here and what can we do about it?

Fuente: A normalization of violence: how cyberbullying began and how to fight it | Life and style | The Guardian


We need to talk about the online radicalisation of young, white men | Abi Wilkinson | Opinion | The Guardian

With the appointment of Breitbart News’s chair to Trump’s staff we need to be clear about the links between misogyny, racism and neofascism on alt-right websites

Fuente: We need to talk about the online radicalisation of young, white men | Abi Wilkinson | Opinion | The Guardian


Hacker who stole nude photos of celebrities gets 18 months in prison | Technology | The Guardian

Collins tricked celebrities into handing him their usernames and passwords by sending his targets fake emails that appeared to be from Apple and Google,

Fuente: Hacker who stole nude photos of celebrities gets 18 months in prison | Technology | The Guardian


Sexual harassment in virtual reality feels all too real – ‘it’s creepy beyond creepy’ | Technology | The Guardian

Sexual harassment has been a feature of online and gaming communities from the earliest days of the internet. Until now, the abuse has been largely limited to verbal and visual messages, but as virtual reality technology becomes more immersive, the line between our real bodies and our digital bodies begins to blur.

Fuente: Sexual harassment in virtual reality feels all too real – ‘it’s creepy beyond creepy’ | Technology | The Guardian


What does a feminist internet look like? | Chitra Nagarajan | Opinion | The Guardian

Feminist activists from around the world were in a conference room in Brazil, discussing what a feminist internet might look like. How did we get here?

Fuente: What does a feminist internet look like? | Chitra Nagarajan | Opinion | The Guardian


Porn as sex education: a cultural influence we can no longer ignore | Maree Crabbe | Opinion | The Guardian

Not only does pornography commonly portray a particularly concentrated and toxic version of gender inequality, it suggests that it is sexy

Fuente: Porn as sex education: a cultural influence we can no longer ignore | Maree Crabbe | Opinion | The Guardian


Fundación Karisma | Misoginia en internet: bombardeo a campo abierto contra las periodistas

No cabe duda que internet ha potenciado la libertad de expresión. Tampoco es equivocado señalar que las mismas dinámicas que emergen también están excluyendo e impidiendo el ejercicio de este derecho. Y hay quienes lo sufren más que otras personas, por ejemplo, mujeres, personas de la comunidad LGTTTBI o minorías étnicas. ¿No les llama la atención que sean los mismos grupos de persona que sufren continuamente discriminación y violencia? Pues sí, internet no es muy diferente del mundo analógico ni es la pana

Fuente: Fundación Karisma | Misoginia en internet: bombardeo a campo abierto contra las periodistas


Female entrepreneurs flock to crowdfunding site in Japan – FT.com

The proportion of Japanese women seeking to raise money for entrepreneurial or non-profit projects via the country’s largest online crowdfunding site in the past year has risen to 50 per cent, says the platform’s founder. After a year of diluted

Fuente: Female entrepreneurs flock to crowdfunding site in Japan – FT.com


Pornovenganza: cuando la falta de educación sexual se cruza con el desconocimiento de los riesgos de Internet – ONG Derechos Digitales

Pornovenganza: cuando la falta de educación sexual se cruza con el desconocimiento de los riesgos de Internet – ONG Derechos Digitales.


Un video de contenido sexual protagonizado por adolescentes chilenos se viralizó rápidamente hace unos días, alertando nuevamente sobre problemas comunes en la red, como la violencia de género, el desconocimiento de los riesgos de Internet y la violación de la privacidad.

Hace un par de semanas en Chile, el video de un grupo de menores de edadrealizando una serie de actos sexuales fue subido a Internet, diseminándose rápidamente a través de las redes sociales. Todavía no se sabe quién lo publicó, pero la única mujer involucrada ha sido fuertemente atacada y culpada por sus compañeros “por haberse dejado grabar”.

Evidentemente, una situación compleja como esta presenta una serie de ángulos distintos desde donde puede ser analizada. En primer lugar, al ser los involucrados menores de 18 años, estamos frente a un caso de producción de pornografía infantil, que es sancionado en Chile con penas que van desde tres años y un día a cinco de cárcel. La misma sanción es aplicable a quién difunda el material, mientras que su almacenamiento es castigado con entre 541 días y 3 años de cárcel.

El Servicio Nacional de Menores (Sename) ya denunció el hecho ante a Brigada del Ciber Crimen de la Policía de Investigaciones para que se baje el video de la red y se investigue su origen.

Otro aspecto que no deja de sorprender es el machismo generalizado con el que la opinión pública ha tratado el tema; como en otros casos similares, la tendencia es a vilipendiar, denigrar y culpar a la mujer como la única responsable de hechos que podrían atormentarla por el resto de su vida. Sus contrapartes masculinas rara vez son mencionados y al cabo de un par de días nadie los recuerda.


La red social para madres donde los niños solo son la excusa | Verne EL PAÍS

La red social para madres donde los niños solo son la excusa | Verne EL PAÍS.


Unos dos millones de personas visitan cada mes Charhadas, una plataforma para compartir consejos y consultar dudas sobre la maternidad

Una madre intenta ordenar el salón con la excasa colaboración de su hija
Una madre intenta ordenar el salón con la excasa colaboración de su hija

 

Carmen Escalona y Belén Martí Junco aglutinan desde 2009 los consejos de madres para madres que se pierden en la maraña de internet y de la memoria. El contenedor tiene forma de red social y se llama Charhadas. A este espacio acuden cada mes dos millones de usuarios en busca de la solución a los piojos, la tienda donde comprar leotardos aunque haya empezado la primavera o el mejor lugar para celebrar el cumpleaños de un bebé, entre otras muchas dudas que surgen con la maternidad.  “Es una comunidad para mujeres, no para niños”, especifica Escalona, y se organiza en foros, grupos y blogs autogestionados por algunas de las 200.000 personas registradas, una mayoría de mujeres.

Charhadas apareció en la red cuando el fenómeno de las madres contando sus buenas o malas experiencias de primerizas en formato blog comenzaba. Seis años después, creen que la clave para la que han sobrevivido al boom está en haber acompañado a las mujeres en la siguiente etapa de la maternidad: “Nos dimos cuenta de que había mucha información sobre el recién nacido, pero nadie hablaba del resto de la infancia hasta la adolescencia”.


Girls and Tech: La red de apoyo que conecta a emprendedoras tecnológicas – BioBioChile

Girls and Tech: La red de apoyo que conecta a emprendedoras tecnológicas – BioBioChile.


Channah | Free Images

Channah | Free Images

Publicado por Cristina González

Según datos de Girls and Tech, actualmente las programadoras no forman más del 18% en la industria tecnológica mundial, lo que las motivó a generar programas y acciones para incitar a la siguiente generación de mujeres por incorporarse en el mundo de la tecnología.

La organización, presente en cuarenta ciudades del mundo y desde hace un año en Chile, apoya a mujeres relacionadas con esta área dándoles visibilidad y generando redes de contactos entre ellas.

“La idea es ser una red profesional. Las mujeres tienden a no ser muy buenas para tejer redes profesionales, muchas veces cuando entran a un contexto de trabajo, se hacen muy amigas de sus pares. En cambio, los hombres son a veces un poco más pragmáticos y si bien, se hacen amigos; también, mantienen otros contactos de relación puramente profesional. Por lo que, nosotras proveemos un espacio de contactos y conocimiento para las emprendedoras”, afirma Maitetxu Larraechea, Managing Director de Girls and Tech Chile.

Casos de emprendedoras tecnológicas y chilenas hay varios, como el caso de Daniela Lorca, creadora de babytuto, e-commerce de productos de bebés. Con menos de 30 años, tiene una gran facturación y prontamente tendrá un crecimiento a Latinoamérica y el mundo.

¿Qué es el e-commerce? Es un concepto referido al comercio realizado electrónicamente y que se ha desarrollado en gran medida durante este último tiempo; la Cámara de Comercio de Santiago demostró que las ventas online aumentaron un 25% en 2013 con respecto al año anterior, sólo en Latinoamérica se generaron 48 billones de dólares superando a Medio Oriente y África, según datos publicados por el sitio web Linio y recogidos por Girls and Tech.

“También hay varias emprendedoras desde el área biológica, quienes transforman esos conocimientos de laboratorio en productos que les sirven a las personas. Esta es una tendencia a nivel mundial y en Chile hay varias exponentes”, confirma Maitetxu Larraechea. Se refiere a casos como el de Emilia Díaz, quien aún no estando egresada de la Universidad Católica, ideó una solución para detectar la marea roja y fundó Kaite Labs, emprendimiento que como ella misma explicó en una entrevista realizada por LUN, se basa en un kit de detección de marea roja, dispositivo que contiene una batería sintética capaz de identificar agua y mariscos contaminados.

Otro gran caso es el de Komal Dadlani, quien creó Lab4u, aplicación para celulares que permite realizar experimentos y tener herramientas de laboratorio científico en tu bolsillo.

Además de colocar en contacto a mujeres tecnológicas, Girls and Tech tiene una serie de programas educativos, charlas y seminarios sobre este tema. “Si tú les das visibilidad a las mujeres relacionadas con la tecnología, inspiras a otras seguir su camino”, comenta Maitetxu.


Ellen Pao: women 'more comfortable' pointing out discrimination at work | Technology | The Guardian

Ellen Pao: women ‘more comfortable’ pointing out discrimination at work | Technology | The Guardian.

 Ellen Pao: 'When you look at the overall experience of women in the workplace, they are not succeeding'Ellen Pao: ‘When you look at the overall experience of women in the workplace, they are not succeeding’ Photograph: Beck Diefenbach/Reuters

Reddit chief executive Ellen Pao may have lost her gender discrimination lawsuitagainst venture capital firm Kleiner Perkins, but she is optimistic that the case will have played a part in encouraging women to speak out about unequal treatment at work.

In her first detailed interview since seeing a jury rule against all four of her claims against her former employer, Pao told the Wall Street Journal that she thinks more women feel confident enough to raise these issues, while warning that there is much more work to be done to solve them.

“I think it’s an issue of education and making people aware of it. Women who felt like they were uncomfortable before, that there was something that just wasn’t right, are hopefully now more comfortable pointing it out. They’re now able to point to discussions and research about it,” said Pao.

“I’m definitely seeing a lot of conversations on Twitter, in the press, in different areas. I think it’s something that men are starting to notice, too. A man reached out to me and said: ‘Thank you for highlighting this issue. I’m seeing it now, and I never saw it before’.”

Since the jury’s decision on 27 March, former employees at Twitter and Facebookhave filed their own gender discrimination lawsuits, while the debate sparked by Pao’s case about Silicon Valley’s approach – and that of the wider business world – to women has continued.


Silicon Valley, tierra hostil para las mujeres | Tecnología | EL PAÍS

Silicon Valley, tierra hostil para las mujeres | Tecnología | EL PAÍS.

Cuatro semanas de juicio y toda la industria tecnológica en vilo. Ellen Pao ha perdido la batalla en los tribunales, pero no en la calle, donde se celebra que tuviese el valor de enfrentarse al fondo de inversión más poderoso de Silicon ValleyKleiner Perkins Caufield and Byers es, con Sequoia, el segundo más importante de California, los pioneros de Sandhill Road, el Wall Street de la costa del Pacífico.

Pao llevó a su antigua empresa a los tribunales por considerar que fue discriminada por razón de su sexo. Pese a ser socia de la firma, sentía que su compensación y la falta de ascensos no se correspondía con sus resultados. Menos aún si los comparaba con los de sus compañeros hombres. La firma Kleiner Perkins la despidió en 2012 alegando un carácter difícil y el incumplimiento de los objetivos laborales.

Su caso no es único. Tina Huang, desarrolladora de software en Twitter entre 2009 y junio de 2014, ha interpuesto una demanda por motivos parecidos: no aceptar mujeres en puestos de responsabilidad y dejarla de lado a la hora de disfrutar de un ascenso. En Twitter, el 79% de los directivos son hombres. Hasta 2009 no contaron con una mujer en su consejo.

En Silicon Valley se deja ver un orgullo especial por la forma en que se hacen los negocios. Todo es cuestión de conexiones, todo es directo. Se llega a la oficina en patinete, se trabaja en chanclas y camiseta, y el sándwich de mediodía es orgánico y superecológico. El perro es parte del despacho y los seminarios sobre el racismo, también. Y toda la sociedad de Silicon Valley está encantada de haberse conocido. Sobre todo si son hombres.

En Twitter, el 79% de los directivos son hombres. Hasta 2009 no contaron con una mujer en su consejo

Casos como el de Pao, pese a la derrota en los tribunales, ponen al descubierto algunas prácticas que cuestionan el modelo, como que en Kleiner Perkins ni siquiera hay departamento de recursos humanos. O que, según explicó el profesor de Harvard Paul Gompers, que testificó a favor de Pao, el 79% de las firmas de inversión no cuentan con mujeres en su plantilla. Y las que están, cobran un 15% menos, según un estudio del mismo profesor.

Las denuncias son cíclicas. Antes del verano, Evan Spiegel, el último chico de oro, el inventor de Snapchat, se convirtió en misógino con carácter retroactivo al salir a la luz correos de su época en Stanford en los que hacía gala de emborrachar mujeres en las fiestas de la fraternidad.

Julie Ann Horvath, una trabajadora de GitHub, unas de las páginas más frecuentadas por los desarrolladores, inició su calvario cuando dijo “no” a acostarse con un compañero de trabajo, algo que también se refleja en los testimonios de Pao. Su situación en la oficina fue cada vez más tensa, hasta que lo denunció en su cuenta de Twitter. Tras mucho revuelo en blogs, Tom Preston-Werner, cofundador de la página, abandonó su creación.

El caso más sangrante, con insultos como “puta” o “gold digger” -algo así como “buscona”- se dio en Tinder. El cofundador Justin Mateen, le escribía estas lindezas a Whitney Wolfe, por pretender aparecer en los créditos de la aplicación, pues también era fundadora. Desde el primer momento fue la responsable de márketing. Ella sostiene que, para conseguirlo, tuvo que aguantar una solicitud para acostarse con él. Mateen y su socio Sean Rad defendieron su postura con un argumento todavía peor: consideran que contar con una mujer entre los pioneros espanta a los inversores.


Ruth Porat: Google se encomienda a la mujer que dijo no a Obama | Economía | EL PAÍS

Ruth Porat: Google se encomienda a la mujer que dijo no a Obama | Economía | EL PAÍS.


La estrella de Wall Street Ruth Porat puso a raya Morgan Stanley y ahora ordenará las cuentas del buscador

Ruth Porat

Ruth Porat durante su intervención en una conferencia en 2014. / P. T. FALLON (BLOOMBERG)

  • Enviar
  • Imprimir
  • Guardar

Wall Street pierde a su banquera estrella: Ruth Porat. La victoria es para Silicon Valley. La directora financiera de Morgan Stanley llevará las cuentas de Google, la compañía más potente en Internet. Formará así parte de una élite de mujeres en el mundo tecnológico que abanderan Meg Whitman (HP), Virginia Rometty (IBM), Safra Catz (Oracle), Marissa Mayers (Yahoo), Sheryl Sandberg (Facebook), Amy Hood (Microsoft) y Angela Ahrendts (Apple).


DISCRIMINACIÓN SILICON VALLEY: Dos demandas ponen en duda la igualdad de género en Silicon Valley | Economía | EL PAÍS

DISCRIMINACIÓN SILICON VALLEY: Dos demandas ponen en duda la igualdad de género en Silicon Valley | Economía | EL PAÍS.

Ellen Pao, que pedía 16 millones a un gran fondo por discriminación, ha perdido el pleito

Ellen Pao, en el centro, a la salida del juicio el pasado viernes, junto a sus abogados. / JEFF CHIU (AP)

Kleiner Perkins Caufield y Byers no discriminó a Ellen Pao, una de sus socias, por cuestiones de género. Ese es el veredicto de la Corte Superior de San Francisco. El juicio, que se ha seguido con gran interés en el ambiente tecnológico durante las últimas cuatro semanas, se toma como una derrota notable en la lucha por la igualdad de género. Pao, actual consejera delegada de Reddit, una de las páginas de más tráfico de Estados Unidos, un lugar donde se comentan y debaten noticias o temas de cultura popular, pedía 16 millones de dólares (unos 14,6 millones de euros) al fondo de inversión por despido improcedente, aunque la acusación llegó a elevar la cifra hasta los 100 millones (91,8 millones de euros).

En la demanda, Pao mostró su malestar al ver cómo se ascendía a compañeros, pero no a compañeras, entre las que se encontraba ella. Tampoco los aumentos de sueldo eran iguales y, menos aún, las indemnizaciones. Kleiner Perkins la despidió en 2012 alegando un carácter difícil e incumplimiento de los objetivos.

El jurado, compuesto por seis hombres y seis mujeres, decidió después de dos días de deliberación y cuatro semanas de testimonios que Pao no debía recibir una compensación. La sala, abarrotada, tuvo que ser desalojada en dos ocasiones y se usaron difusores de agua para refrescar el ambiente. En un primer momento, la votación fue de nueve en contra y tres a favor de ella. Finalmente, quedó 10 a dos. Consideraron que KPCB tomó las medidas pertinentes para evitar la discriminación contra la trabajadora y que no hubo represalias, ni se frenó su ascenso cuando comenzó a avisar de la situación que sufría.

En un comunicado, el fondo de capital riesgo insiste en la idea de que no discrimina: “KPCB mantiene su compromiso de apoyo a la mujer en el mundo de la tecnología y el capital riesgo, tanto en nuestra firma, como en la industria”. Al mismo tiempo, ha asumido un compromiso: en lo sucesivo, el 20% de sus socios serán mujeres, una cifra todavía muy baja pero significativa.

Sin embargo, los testimonios desvelados durante el proceso dejan al descubierto lo contrario: propuestas de viajes con invitaciones subidas de tono de superiores, compañeros que aparecían desnudos en el armario de la habitación del hotel con intención de tener relaciones… Se supo también que el fondo no contaba con nadie dedicado a recursos humanos, de hecho, no había una normas claras con respecto a los recursos humanos y el comportamiento dentro de la empresa. Al mismo tiempo, salieron a la luz detalles de la vida de los inversores en Silicon Valley, cercana a la de una estrella del rock, con aviones privados, salarios que superan el medio millón de dólares y cenas en el apartamento del exvicepresidente Al Gore.

Pao no habla, remite a su cuenta de Twitter, donde ha dado las gracias a Reddit por el apoyo y ha publicado una cita de Martin Luther King que encabeza de manera permanente su perfil: “Nuestras vidas empiezan a terminar el día que guardamos silencio sobre las cosas que importan.”


La vida secreta de una webcamer | España | EL PAÍS

La vida secreta de una webcamer | España | EL PAÍS.

 

La crisis y la comodidad de un trabajo en el domicilio propician el auge de páginas de sexo de personas anónimas retransmitido en directo. La industria del porno absorbe la fórmula

 

 

 

La webcammer Rena Reindeer. / FOTO: Claudio Álvarez / VÍDEO: LUIS ALMODOVAR

Mientras sus padres ven la televisión en el salón de casa, Melanie —jienense de 32 años— se desviste y cobra un euro el minuto por enseñar su cuerpo en la habitación de al lado. Ellos creen que su hija lleva en paro dos años, cuando dejó su trabajo de secretaria administrativa. Pero en el momento en que corre el pestillo de su puerta, se convierte en BichitaXXX, una de las espontáneas estrellas españolas de la webcam erótica, la modalidad del porno que mejor ha resistido en tiempos de crisis y a la que se ha agarrado la industria para sobrevivir. Es en directo y no se puede piratear. Una práctica cada vez más extendida que ha encontrado su vuelta de tuerca en webs como Chaturbate o MyFreeCams, donde miles de personas anónimas colocan una cámara en su casa y obtienen ingresos extra por mostrar escenas de sexo: solos, con sus parejas o incluso simplemente bañando a su perro desnudos. Algo así como el porno en la era de la economía colaborativa, donde todo lo doméstico tiene un precio.

“Muchos creen que no trabajo, llevas una doble vida y eso agobia un poco. Es lo que más agota”, dice Melanie

Melanie (nombre ficticio que ella ha elegido para la entrevista) trabaja cuando quiere y siempre en su dormitorio. Suelen ser unas cuatro horas al día de lunes a viernes y saca unos 1.000 euros al mes. Delante de la cámara acostumbra a hacer lo que le pidan. Excepto alguna locura extraña, como aquel tipo que quiso verla atravesando a un pollito vivo con un zapato de tacón. Cosas del fetichismo y la dominación. Se encuentra con todo tipo de hombres, pero en general le gusta su trabajo, explica por teléfono. “Ya llevo tiempo, y a veces te aburres. Pero normalmente lo paso bien. Le veo más cosas buenas que malas. Puede que la rutina con los clientes a veces sea un poco mecánica. Pero es interesante porque tienes a muchos fijos, alrededor de un 40%. Aprendes a conocerles y a saber lo que quieren”, señala. Lo malo es que nadie en su entorno sabe a qué se dedica. Y ella pretende que siga siendo así. De hecho, su anterior pareja la dejó cuando revolviendo en su disco duro vio más de lo que debía. “Muchos creen que no trabajo, llevas una doble vida y eso agobia un poco. Es lo que más agota”, señala. Su próximo novio, dice, tendrá que ser más abierto de mente.

La segunda vida de Melanie, esa que obsesiona a un puñado de hombres que jamás han llegado a verle la cara (oculta su rostro en las emisiones), está al otro lado de una pantalla de cristal líquido. “Voy a sufrir mucho por no verte tantos días”, le escribe al whatsapp un cliente una semana que ella se va de viaje con sus padres. Ella juega a ese misterio que rodea a un personaje que ha ido construyendo con el tiempo. Sus clientes —tiene 5.000 seguidores en Twitter— pagan por anticipado los minutos que desean verla a través de distintos modos de pago (paypal no permite este tipo de transacciones). Normalmente desembolsan de golpe unos 20 euros para pasar un rato juntos. 20 minutos. Pero el negocio tampoco es para hacerse rica, y a veces complementa sus ingresos vendiendo la ropa interior usada o sus medias. También acepta regalos (muchas webcammers tienen una lista de peticiones en Amazon que sus clientes satisfacen) que recibe por correo. Su ventana a ese mundo de extraños es una cuenta de Skype privada, desde donde controla con quién se relaciona y cuándo. Muchos de ellos la consideran su novia virtual. Están completamente enganchados a alguien de quien no conocen nada.


Wired women: the $3tn women powering China's tech boom | Technology | The Guardian

Wired women: the $3tn women powering China’s tech boom | Technology | The Guardian.

China’s 115 million upper middle class women are driving ecommerce and social media in China, outspending their US equivalents by double on the biggest shopping days of the year

Wealthy Chinese women are using WeCat for socialising, paying can fares and finding work
Wealthy Chinese women are using WeCat for socialising, paying can fares and finding work Photograph: ChinaFotoPress/ChinaFotoPress via Getty Images

“Women hold up half the sky,” Chairman Mao once said. In the Chinese digital economy the same is true, with a newly empowered middle class of wealthy, well educated women who live and breathe social media and online shopping, spending $3tn annually in China alone.

The average Chinese ‘wired woman’, according to research presented by Evelina Lye, SapientNitro’s head of marketing for Asia Pacific told SXSW on Sunday, typically own as many as five devices each. This group of around 115 million women are aged 25-35, half if them are mothers, 75% are college graduates and 87% are in employment.

The Chinese tech ecosystem looks very different to the rest of the world, with a domestic market that has become very powerful in the past three years; WeChat is ubiquitous, used for everything from taxi cab fares to messaging friends, but for every household name in western technology there are ten viable Chinese services.


Ellen Pao gender discrimination trial grips Silicon Valley | Technology | The Guardian

Ellen Pao gender discrimination trial grips Silicon Valley | Technology | The Guardian.

 

The lawsuit of Ellen Pao, interim chief executive of Reddit, is “putting sexism in the Valley on trial and it’s a very big deal”. said Nitasha Tiku, a blogger for tench news site, the Verge.The lawsuit of Ellen Pao, interim chief executive of Reddit, is ‘putting sexism in the Valley on trial and it’s a very big deal’, said Nitasha Tiku, a blogger for tench news site the Verge. Photograph: Eric Risberg/AP

It is standing room only in court 602 of the superior court of San Francisco, the hallways are blocked by television news crews and satellite TV trucks line the sunny streets outside.

Of those who have managed to secure a seat in the courtroom, a significant proportion have laptops out, busily transcribing every word of the proceedings straight to live blogs for the many tech websites fighting to provide the most comprehensive coverage.

San Francisco – and the rest of Silicon Valley – is gripped by proceedings behind the double doors of court 602, where former venture capitalist Ellen Pao – now interim chief executive of social news site Reddit – is suing storied venture capital firm Kleiner Perkins Caufield & Byers for $16m in a landmark sexual discrimination case. The courthouse itself is even tweeting updates of the trial.

The Silicon Valley technology cluster has long been accused of behaving as a boys’ club, with women occupying just 11% of executive positions, according to a recent diversity report by law firm Fenwick & West. But no one in the Valley can remember a senior woman ever taking a tech company or venture capital firm to court over sex discrimination.

“Everyone, everyone is talking about it – this case is putting sexism in the Valley on trial and it’s a very big deal,” says Nitasha Tiku, one of those blogging the trial for tech news site the Verge. “Sex discrimination has long been talked about, there have been lots of accusations, but any claims have always been settled out of court with NDA [non-disclosure agreements], so no one knows what happens.”


Context collapse, performance piety and civil inattention – the web concepts you need to understand in 2015 | Technology | The Guardian

Context collapse, performance piety and civil inattention – the web concepts you need to understand in 2015 | Technology | The Guardian.

Digital tablets
 Do you really ‘get’ the internet? Photograph: Jurgen Ziewe/Alamy

Spending time on the internet can sometimes feel like navigating a treacherous sea full of shipwrecks and jagged rocks. For many of us, the online world is real life, just as much as our 3D interactions are, but that doesn’t mean navigating web culture is simple. Offline norms have taken millennia to develop, but we’ve had just a few decades to get used to living with the internet. So, if you truly want to “get” online culture in 2015, here are the five concepts you need to know.


For a 50-year-old woman, being yourself online is a no-no | Life and style | The Guardian

For a 50-year-old woman, being yourself online is a no-no | Life and style | The Guardian.

For any chance of success, you need to be skinny, Pilates-practising, scuba-diving – and a fan of The Fast Show
Scuba diving
Scuba diving – the mature woman’s route to a man’s heart? (Posed by models) Photograph: Alamy

For a while, my dating site profile said that the end of my relationship wasn’t my idea. I thought people would find it reassuring that I’m not a dumper, but – if you like – a dumpee. What I found was that most men didn’t find it reassuring at all. It seemed to trigger something – curiosity and then judgment. “What did you do to get dumped? Are you a bitch?” I mentioned this in an online chat one evening with a man called Neville, and asked what he thought.

“You may as well give up now,” he wrote, ignoring the question, “and withdraw from here and save your money.” I asked him what he meant.

“It’s porn that’s your problem,” he said. “Now that porn is normal, now that it’s normal to look at porn online, that’s the downfall of the middle-aged woman.

“Men are convinced that if they become bachelors again, that’s the kind of sex life they’ll get. Young women, big tits, flat stomachs, a tight fit where it matters. There are loads of gorgeous young things here who’d be happy with a 50-year-old sugar daddy. You can’t compete with that.”

Not having seen profiles written by other 50-year-old women, it was hard to know what the norm was, and how far I deviated from the average. I mentioned this to my friend Jack. Together we went in to my page with rolled-up sleeves and blitzed every one of the errors he identified – being whiney, being needy, being pompous and self-aggrandising (that hurt), overly-conventional (Radio 4 was tussled over; I won), and too bookish. The argument that it was best to be myself cut little ice. Despite his efforts, despite adding baking, London parks, gigs and beer to the list of things I like, I was still, Jack complained, all too evidently an alpha control freak and raging intellectual snob. That was limiting the response types. It was putting people off.

It is important online not to be seen to take yourself too seriously. Men engaged in online dating constantly say how unseriously they take life, as if that’s a good thing. I find it a complete turn-off, but then it is evident that I have way too many opinions. I am persisting with the accurate, off-putting version of myself.


If tech companies wanted to end online harassment, they could do it tomorrow | Jessica Valenti | Comment is free | theguardian.com

If tech companies wanted to end online harassment, they could do it tomorrow | Jessica Valenti | Comment is free | theguardian.com.

The courts may decide that sending threats over social media isn’t threatening enough to be a crime. Silicon Valley needs to step up or lose customers

woman computer concerned
When online harassment is routine, being online might become less of a part of women’s routine. Photograph: Alamy

If someone posted a death threat to your Facebook page, you’d likely be afraid. If the person posting was your husband – a man you had a restraining order against, a man who wrote that he was “not going to rest until [your] body [was] a mess, soaked in blood and dying from all the little cuts” – then you’d be terrified. It’s hard to imagine any other reasonable reaction.

Yet that’s just what Anthony Elonis wants you to believe: That his violent Facebook posts – including one about masturbating on his dead wife’s body – were not meant as threats. So on Monday, in Elonis v United States, the US supreme court will start to hear arguments in a case that will determine whether threats on social media will be considered protected speech.

If the court rules for Elonis, those who are harassed and threatened online every day – women, people of color, rape victims and young bullied teens– will have even less protection than they do now. Which is to say: not damn much.

For as long as people – women, especially – have been on the receiving end of online harassment, they’ve been strategizing mundane and occasionally creative ways to deal with it. Some call law enforcementwhen the threats are specific. Others mock the harassment – or, in the case of videogame reviewer and student Alanah Pearce, send a screenshot to the harasser’s mother.

But the responsibility of dealing with online threats shouldn’t fall on the shoulders of the people who are being harassed. And it shouldn’t need to rise to being a question of constitutional law. If Twitter, Facebook or Google wanted to stop their users from receiving online harassment, they could do it tomorrow.

When money is on the line, internet companies somehow magically find ways to remove content and block repeat offenders. For instance, YouTube already runs a sophisticated Content ID program dedicated to scanning uploaded videos for copyrighted material and taking them down quickly – just try to bootleg music videos or watch unofficial versions of Daily Show clips and see how quickly they get taken down. But a look at the comments under any video and it’s clear there’s no real screening system for even the most abusive language.

If these companies are so willing to protect intellectual property, why not protect the people using your services?


Violencia de género: ¿Es necesaria una ley contra la porno venganza? – ONG Derechos Digitales

Violencia de género: ¿Es necesaria una ley contra la porno venganza? – ONG Derechos Digitales.

Las diputadas UDI Andrea Molina y Claudia Nogueira anunciaron la presentación de un proyecto de ley que sanciona la publicación en Internet de imágenes de connotación sexual sin el consentimiento del involucrado, medida que plantea la pregunta sobre el modo en que los males sociales son replicados en la red y de qué manera es posible combatirlos.

lalalalaLa violencia de género se ha servido de la tecnología, adoptando modalidades que hacen muy difícil combatirla. Es el caso de la porno venganza

Pocas veces advertimos cómo los males del mundo “offline” se replican también en Internet. Clasismo, racismo, abusos empresariales y otros trastornos sociales ocurren también en la red y tienden a ser aún más impunes que fuera de ésta, adoptando modalidades donde la tecnología facilita las instancias de odio.


Cipriani, el dueño del imperio porno de Colombia: “Chile es el país más machista de todo Latinoamérica” » The Clinic Online

Cipriani, el dueño del imperio porno de Colombia: “Chile es el país más machista de todo Latinoamérica” » The Clinic Online.

Cristian Cirpiani y Andrea García, socios y pareja, han construido la mayor empresa de porno cien por ciento latino en menos de 10 años. Desde Medellín Cipriani cuenta a The Clinc Online cómo se construye el mayor imperio de la pornografía Colombiana y por qué falla Chile.

cipriani

Cristian Cipriani habla desde su oficina en Medellín un día feriado en Colombia. En una esquina tiene una enorme figura de Superman de más de un metro de alto. Como buen pornógrafo, las excentricidades y el profesionalismo parecen ir de la mano. Llegó al mundo triple X gracias a Andrea García, a quien conoció “rumbeando”. Hoy es su mujer y tienen dos hijas. Hace nueve años Andrea, que estudiaba comunicación social, comenzó a animar el primer programa para adultos en Colombia. Se llamaba Sex Magazine, “era muy hot, de media hora a la semana, se hablaban temas muy candentes y se invitaban expertos. Eso era como una revolución sexual en una sociedad tan conservadora como la colombiana o la latinoamericana de esa época”, cuenta Cipriani.

Hoy son dueños de dos páginas web: 7labios.com y Santalatina, que es el mayor sitio porno con contenido exclusivo de mujeres latinas, como su nombre indica. Hace unos meses lanzaron una web innovadora: Santolatino.com, pensada en el porno para mujeres. Los candidatos llenan un formulario y suben fotos sensuales para que el público femenina escoja a quién quiere ver en la pantalla. “En el porno normalmente el actor agarra la cámara y graba desde su punto de vista, se llama point of view. En este caso yo no voy a darle la cámara al actor, sino que te la voy a dar a ti. Tú vas a elegir lo que quieres que ese hombre haga; por ejemplo, traerle a la mujer algo rico de comer, darle un masaje en los pies, hacerle sexo oral. Porque como las mujeres piensan diferente a los hombres, no quieren un pene grande. Quieren un hombre inteligente, atractivo, que les converse, que sea gracioso y las haga reír. Entonces el porno para mujeres es muy difícil de hacer, pero tiene que ser hecho por mujeres”.

andrea garcia

El salto al porno duro vino gracias al empresario mexicano Carlos Slim, dueño de Telmex y uno de los hombres más ricos del mundo. En 2005 compró, entre otras cableoperadoras, a Kamasutra. “Entonces pensamos en internet”, dice Cipriani. Así, se establecieron en el mercado colombiano, el que menos pornografía consume. Según un estudio de AshleyMadison.com un 38% de los hombres y un 19% de las mujeres lo hacen frente a un 92% de australianas y 89% de alemanes. También son los que menos están dispuestos a pagar, según Cirpiani.

Cada dos días Cipriani recibe un correo de una chica nueva que quiere hacer porno. Por cada mujer llegan 100 hombres y por eso, ellos no buscan a nadie y eligen con pinzas a su equipo de trabajo. Ya han tenido malas experiencias trabajando con Culioneros, un intento de porno latino que hizo BangBros. “Ellos engañaron a las chicas. Les dijeron que los videos nunca se iban a ver en Colombia y era mentira. Les ofrecían millones de pesos (colombianos) y me mataban, porque yo no ofrezco eso”. Además, se metieron en líos legales cuando grabaron en el Castillo de San Felipe y en otros lugares patrimoniales de Cartagena de Indias.

Cirpiani y García pagan a las actrices entre 100 y 700 dólares por escena y muchas son casadas: “sus esposos vienen y comparten con nosotros, son nuestros amigos. La actriz se queda trabajando y el esposo la recoge en la noche. Todo es de manera muy profesional”. Muy similar a lo que es el negocio en Estados Unidos. Es en Las Vegas donde Cristian y Andrea tienen inscrita su empresa. Ahí pagan impuestos y ahí llegó Penthouse a pedirles más de 200 escenas de colombianas el año pasado.

Si bien es una industria que genera $57 mil millones de dólares en el mundo, es también un mercado que se contrae cada año. Tal vez una excepción podría ser Chile, el país con mayor consumo de porno en Latinoamérica: “Lo que pasa es que en público son muy rectos y serios; ven porno y no se lo dicen a nadie. Chile es el que más consume y el que más paga por porno. Los colombianos no pagan tanto como los chilenos”, dice Cipriani.


La asignatura pendiente de Silicon Valley | Gente | EL PAÍS

La asignatura pendiente de Silicon Valley | Gente | EL PAÍS.

En un mundo donde los hombres tienen el poder, las empresas empiezan a lanzar planes para atraer a más mujeres

Marissa Mayer, consejera delegada de Yahoo! / SIMON DAWSON (BLOOMBERG)

Las empresas del Valle pelean por el talento. Y como parten de la idea de que si un empleado es feliz rendirá más, los horarios son flexibles y es habitual trabajar desde casa. Pero no siempre se juzga con la misma flexibilidad. Marissa Mayer dejó Google hace dos años para ser consejera delegada de Yahoo! Coincidió con la llegada de su primer hijo. No hubo baja por maternidad, tan pronto como tuvo al bebé y se repuso comenzó a llevarlo al trabajo. Hace un mes llegó tarde a una reunión a primera hora, y ese día fue la comidilla de las conversaciones.

Las cifras no ayudan a las mujeres en Silicon Valley. Google, empresa puntera y símbolo del progreso de la zona, no llega al 30% de mujeres en su plantilla. En Twitter y Yahoo! se da la misma circunstancia. Facebook no aporta esos datos. Según los cálculos de Tracy Chou, analista de datos, en Etsy, FourSquare, Pinterest, Mozilla, Airbnb y otrasstartups punteras, solo el 12,42% de los puestos técnicos son para mujeres. Eso sí, las licenciadas en Ingeniería en EE UU son el 17%.

Carla Pérez Vera (Gran Canaria, 1986), responsable de comunicación y relaciones públicas de StepOne, lleva tres años en San Francisco. Ella sabe que aquí la exigencia es alta: “A pesar de que las mujeres están consideradas casi igualitariamente a los hombres, no todo es de color de rosa. Las mujeres sufren acoso, ya sea de carácter sexual, como psicológico. Se las valora con estándares mucho más altos, y se les pide que puedan tenerlo todo: familia y trabajo, y que lo hagan de manera impecable”.

Mayer y Sandberg demuestran que algo ha cambiando, pero solo en lo más alto

“Es un campo dominado por hombres. Las empresas en el área de la bahía, para crear un equilibrio en sus empleados, se esfuerzan en buscar determinadas habilidades y talentos especialmente en mujeres. La perspectiva femenina en empresas tecnológicas es necesaria para mejorar la toma de decisiones, aportar ideas de cambio, aumentar la productividad, etcétera”, insiste Viridiana Garza, responsable de español en Prezi, una startup que nació en Budapest y ahora opera en el corazón del software. Descarta que exista sexismo.

Raquel Romero, ingeniera de Guadalajara (México), entró en Google en 2007. Estaba embarazada de su segundo hijo y en ningún momento sintió que aquello fuera un impedimento para la contratación. “Tenemos programas para minorías, para detectar talentos y promoverlos entre afroamericanos, asiáticos, mujeres, pero no es la única solución. A largo plazo lo que hace falta es que no se vea como algo masculino”, subraya.


My boyfriend is addicted to porn, so I’ve left him | Mariella Frostrup | Life and style | The Observer

My boyfriend is addicted to porn, so I’ve left him | Mariella Frostrup | Life and style | The Observer.

A young woman who broke up with her boyfriend over his porn addiction feels insecure. Mariella Frostrup tells her to pat herself on the back, as porn is poisoning our culture 
■ If you have a dilemma, send a brief email tomariella.frostrup@observer.co.uk

A finger pushing a keyboard button that says 'Sex' on it
Mariella Frostrup: ‘The access to and availability of sex onscreen is, I believe, the biggest seismic change to society in my lifetime.’ Photograph: Martyn Vickery/Alamy

The dilemma I am 17 years old and I broke up with my boyfriend a few days ago because I noticed on his laptop that he looked up a lot of porn. He told me he was addicted to it. This broke my heart. It made me feel like I was being cheated on because he was looking at all the other girls on the porn sites and getting turned on by them. When I broke up with him for this, he acted like he didn’t care, and now I feel very insecure. Do you have any advice?

Mariella replies Give yourself a pat on the back. If I were there, I’d be doing it for you. You should be proud of the strength of character you’ve displayed. For most of us it takes decades to develop the convictions that inspire us to make moral choices regardless of the consequences. We say: “Meat is murder, but I’ll just have a bacon sandwich,” or “Amazon is killing bookshops but, oops, I just bought The Goldfinchonline.” Yet here you are at just 17 having made a decision based on what you feel to be right and you’re prepared to lose a lover in the process.

Whether or not you’re in the majority about the acceptability of pornography in a committed relationship, you have every right to make your own choice. I agree with you and will try not to labour the point, having frequently done so in this column. I’m desperate to investigate further the effect on modern relationships and our society of the proliferation of pornography and our dramatically enhanced access to it in the last decade or two.

In the feminist fury and bra-burning era of the 1970s, porn was rendered a guilty secret kept stashed on top shelves and hidden under beds. Nowadays it’s harder to avoid than consume. I told my eight-year-old son to Google his favourite band, the Sex Pistols, the other night and both of us got quite a surprise at the search results. I’m open to opposing views, but if you look at surveys of young people’s attitudes to sexual behaviour, teenagers are under pressure not only to become sexually active at an increasingly early age but to perform like sex-industry veterans.

There’s also the increased objectification of my own sex – with under-10s dressing like hostesses in roadside bars while singing anthems to emancipation from Frozen – it all makes the insidious impact on the Porn Generation seems vast.

The access to and availability of sex onscreen is, I believe, the biggest seismic change to society in my lifetime. We should be analysing and learning from what we discover before sex becomes simply a spectator sport, totally adrift from the intimacies of a loving relationship. It’s a very long-winded way of saying that I entirely agree with the assumptions you’ve made about your boyfriend’s addiction to screen sex versus real sex and the decision you’ve made to end the relationship. Pornography may be considered liberating by a minority like Belle de Jour blogger Dr Brooke Magnanti, who’ll no doubt pipe up again, but the sex workers I’ve met who make up the majority of employees of this global, unsavoury business are hard-pressed, desperate women whose career choice is based on survival, not sexual liberation. Many hail from countries where they are denied basic human rights and are coerced and exploited in ways that no civilised society should condone.


Las mujeres encienden la Red | Actualidad | EL PAÍS

Las mujeres encienden la Red | Actualidad | EL PAÍS.

La mayoría de los exitosos blogs de divulgación sexual llevan firma femenina

Venus O’Hara, actriz, modelo y coautora del blog Eros. / LOURDES RIBAS

Enviar a LinkedIn11
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

En los tiempos de Internet, son ellas las que divulgan la sexualidad. Comparten sus propias experiencias o las de su entorno en textos lúdicos y lúbricos a través de un blog. Informan. Y, ante las dudas de los internautas, recomiendan dónde o con quién encontrar respuestas. Cada mes contabilizan miles de visitas virtuales. Hombres y mujeres casi en igual proporción. Pero son ellas las más profusas en sus comentarios sobre temas que van desde la masturbación y el orgasmo hasta las huellas que quedan en sus sábanas. Basta mirar cualquier bitácora (independiente o alojada en la página web de algún medio de información) para comprobarlo.

“Se nota que hay ganas de sentirnos entendidos, de ver si a alguien más le pasa lo mismo. Creo que aún nos cuesta hablar de sexo dentro de nuestro propio círculo y que Internet se ha convertido en una forma de compartir nuestras vivencias sexuales con desconocidos, sabiendo que no nos juzgarán de la misma manera”, explica Silvia Carpallo, una de las coautoras del blog Eros de EL PAÍS. “Las mujeres hablamos más de sexo porque nuestra sexualidad ha sido mucho más tabú que la masculina y hemos tenido la necesidad de aprender más sobre ella. En una conversación entre amigas es mucho más fácil que se comente todo con más detalle, mientras que ellos irán más a lo superficial, por norma general, por miedo a quedar mal entre sus iguales”, agrega.


Whose truth is Wikipedia guarding? | Anne Perkins | Comment is free | theguardian.com

Whose truth is Wikipedia guarding? | Anne Perkins | Comment is free | theguardian.com.

This vast tree of knowledge is nurtured predominantly by young white western males with a slight personality defect
Lila Tretikov and Jimmy Wales
‘Although the current and previous bosses of the Wikimedia Foundation are women, its processes are still dominated by white men.’ Wikimedia Foundation chief, Lila Tretikov, with Wikipedia co-founder, Jimmy Wales. Photograph: Carl Court/AFP/Getty Images

It is geek week: the annual festival Wikimania is being held this year in the UK for the first time. If you can get to the Barbican in central London this weekend, you can join the argument about how to control the world, in a good way.

Wikipedia would like to believe that it is the good face of the 21st century, a digital utopia, the guardian of the original promise of the internet. With a mere handful of people employed by the Wikimedia Foundation, Wikipedia has grown from flaky outsider into a largely reliable and vastly relied-on information source. It covers millions of subjects in nearly 300 different languages and is used by 500 million people a month.

It has become so familiar a tool, this tree of knowledge so vast that the English-language version alone would fill a thousand books of a thousand pages each that few of us ever stop to consider what it means. Nor do most of its users – as they check out the capital of Georgia or guiltily plagiarise the entry on Marx – ponder how this Eden is sustained in its spotless state of nature.

But this is a work of man (and a very few women) and even the purifying process of open access has an ultimate filter that is the few thousand editors, and beyond them a small arbitration committee. And like all utopian communities, it faces threats from within as well as without.


I can't leave the internet to avoid trolls. But I don't have to carry it with me | Jessica Valenti | Comment is free | theguardian.com

I can’t leave the internet to avoid trolls. But I don’t have to carry it with me | Jessica Valenti | Comment is free | theguardian.com.

Call it a social media stay-cation: I’m not shutting down my Twitter account, but I’m uninstalling the app

 

 

woman man mobile
This is what some people call “a date”. Photograph: Tetra Images / Corbis

 

There are plenty of studies and books pointing out the many ways technology is damaging the way we live our lives. We’re less connected to our kids, we’re attached to our screens, we’re burned out. Every year around this time you read another treatise about someone who has taken a long hiatus from the internet just to get some peace, quiet and perspective. I’m not quite ready for anything that serious – and hey, I work on the internet – but I am desperate for a change.

Writing on predominantly feminist issues brings out a certain … element, shall we say, in comments, emails, and on social media. And as resistant as I’ve become over the last 10 years by doing this kind of writing and public work, there’s a toll that comes with being told daily that you’re a slut, or a bitch, or that you should be raped all because you had the temerity to have an opinion and a vagina at the same time.

But taking my ball and going home isn’t an option – after all, this is my game, too. This is where I work and socialize, communicate with friends and colleagues. Why should I have to leave if I’m not the one behaving badly? Then last week, I came up with a more moderate solution than swearing off technology and comments sections: I took the Twitter and Facebook apps off my phone. It was glorious.

I know – hardly a huge sacrifice. But I’ve been shocked at how much of a difference it’s already made. I’m no longer “just checking” to see what people are talking about, only to come across some random person telling me he’d like to be my tampon for a day. (Yes, that is a real thing that happened.)

Since paring down my social media use, I’ve also become less likely to get drawn in to a conversation when I should be eating dinner with my family, or tweeting when I should be relaxing before bed. (There’s nothing worse for an insomniac than a flashing screen in your face, minutes before you try to get some shut-eye.) Less crap on my phone means more time for everything else.


Sexism in Silicon Valley: Tinder, the 'Dave rule' and tech's glass ceiling | Technology | theguardian.com

Sexism in Silicon Valley: Tinder, the ‘Dave rule’ and tech’s glass ceiling | Technology | theguardian.com.

Allegations of sexism from a former executive underline stark gender disparity in Silicon Valley and a culture seeking answers

A Tinder profile on a smartphone
Tinder has become a focal point of criticism after its former vice-president of marketing said colleague Justin Mateen called her a ‘whore’. Photo: Tinder

Managers in Silicon Valley call it the “Dave rule”: to assure proper gender balance you must have at least as many women on your team as guys named Dave.

It is an insider joke delivered, depending on who says it, with a smile or wince, because women are indeed vastly underrepresented in the technology industry.

It sounded even less funny this week after a female former executive of Tinder filed a sexual harassment lawsuit against the company, claiming she was ousted amid a barrage of sexist and racist comments.

Whitney Wolfe, the former vice-president of marketing for the dating app, said Justin Mateen, the chief marketing officer, called her a “whore” and that Sean Rad, the CEO, ignored the abuse when she complained.

Tinder’s parent company, IAC, has suspended Mateen pending an investigation, but that did little to contain accusations that Silicon Valley was a frathouse culture hostile not just to women but also black people, Latinos and those over a certain age.

The dominance of young white and Asian males in startups and corporate behemoths has been under renewed scrutiny since May when Google published its first diversity report, revealing that 70% of its global workforce is male. Of its US staff, 61% are white, 30% Asian, 3% hispanic and 2% black. Facebook, LinkedIn and Yahoo! followed suit, revealing similar disparities.


From teledildonics to interactive porn: the future of sex in a digital age | Life and style | The Guardian

From teledildonics to interactive porn: the future of sex in a digital age | Life and style | The Guardian.

Click to watch our interactive film about the seven digital deadly sins
A neon lips sign

‘I’ve yet to meet a person who can vibrate at 120hz. And there’s something to be said for that, you know? Technology will offer a level of pleasure that is higher than the real thing.’ Photograph: Sara Morris for the Guardian

When 35-year-old Jane first signed up to the dating website she has used for about a year, she says it was “quite overwhelming”. “I was inundated with winks, and messages, people trying to chat with me live online, all sorts. Some will send you detailed pictures of their penis, basically. What the hell? You’ve got a penis. Congratulations.”

In due course, Jane found ways of negotiating the sexual barrage, and went on to meet 20 or more men; about three-quarters of those have turned into some sort of romantic or physical relationship. “They’ve all been mini-relationships. I’ve never had a one-night stand.”

Online dating is not an unusual story, but Jane has been married for seven years. The site she uses is Ashley Madison, one of a growing number that caters to men and women seeking extra-marital affairs. Deeply unhappy in her marriage to a husband who “shows no interest in me sexually”, she says Ashley Madison turned her life round. “I don’t take antidepressants any more. And I can sleep properly. Mentally and physically, it has changed things. I’m getting on better with my husband.”

She never thought of herself as a potential adulterer. “My dad cheated on my mum years ago, and I didn’t speak to him for years after that. I was horrified. I thought it was the most immoral thing. But now I’m doing it, I’m seeing it from a different angle.” While surface social mores haven’t changed much in recent years – politicians still play on family values, and Ashley Madison is still banned from advertising on British television – in the private spaces of the web, things are moving fast.


Google employs just 30% women and 2% black people, report shows | Technology | theguardian.com

Google employs just 30% women and 2% black people, report shows | Technology | theguardian.com.

The data highlights the lack of women and ethnic groups in technology companies, despite much more diverse customer bases

 

 

 

hand raised in front of Google logo
Google has a diversity issue, but is openly talking about how to solve it in the technology industry. Photograph: Mark Lennihan/AP

 

The lack of diversity among Google’s workforce has been highlighted by the company’s first diversity report, which reveals that only 30% of its staff are female.

The search company’s US workforce also comprises 61% white people, with Asian staff making up 30%, Hispanic people 3% and black staff just 2% of employees.

The data highlights the lack of representation of women and ethnic groups in technology companies, despite a much more diverse customer base for mainstream technology products and services.

“Put simply, Google is not where we want to be when it comes to diversity, and it’s hard to address these kinds of challenges if you’re not prepared to discuss them openly, and with the facts,” acknowledged Laszlo Bock, senior vice president of people operations at Google, in a blog post.


Twitter presenta un sesgo de género a favor de los hombres – BioBioChile

Twitter presenta un sesgo de género a favor de los hombres – BioBioChile.


Spencer E. Holtaway (CC) Flickr

Spencer E. Holtaway (CC) Flickr

Publicado por EsMateria.com
Por Miguel Ángel Criado, de EsMateria.com

Si en una película no hay al menos dos personajes femeninos que tienen como mínimo un diálogo entre ellas y que no trata sobre un hombre, ese filme no supera el llamado test de Bechdel. Nacido de una tira cómica hace 30 años, desde entonces se ha convertido en una herramienta para medir el sesgo masculino en el cine, el teatro o los cómics. Ahora un grupo de investigadores ha comprobado que Twitter tampoco pasa la prueba.

La primera formulación del test apareció en un cómic de la historietista estadounidense Alison Bechdel en 1985. Dos lesbianas hablaban de qué película ir a ver y una de ellas le explica a la otra que sólo ve las que cumplen aquellas tres normas. A pesar de su sencillez, el test de Bechdel ha servido para demostrar el sesgo de género que tiene la gran mayoría del cine de Hollywood. La Academia del Cine sueca, por ejemplo, lo usa para calificar las películas de la misma forma que en otros países hacen para la violencia o el sexo. Sin embargo, la gran limitación de esta prueba es que la revisión esta sujeta a la subjetividad del que la hace.

Investigadores del Instituto Federal de Tecnología de Zurich (ETH) y del Instituto de Investigación Informática de Qatar encabezados por el experto español en redes David García han creado ahora un algoritmo capaz de operar el test. Primero lo probaron con el cine. Recopilaron 704 tráiler de 493 películas alojadoss en YouTube. Tirando de la Base de datos de películas en Internet (IMDb) diferenciaron a sus 4.970 actores y 2.486 actrices. Después obtuvieron el guión de cada película de la IMSDb, otra base de datos pero esta vez dedicada sólo a los guiones de los filmes.

Tras procesar los guiones, los investigadores pudieron crear una red para cada película formada por las conexiones (diálogos) entre los diferentes actores (nodos) y comprobaron que el sistema funcionaba. Sus clasificaciones sobre la presencia e independencia de los personajes femeninos predecían las alojadas en la Bechdel Test Movie List, una especie de wikipedia que cataloga el cine según su sesgo de género.

Algunos resultados son obvios, como es el caso de El Hobbit o La Guerra de las Galaxias, donde apenas hay personajes femeninos. Pero también allí donde abundan, como en las películas de Woody Allen, tienen problemas para pasar el test de Bechdel. Una de las últimas, Midnight in Paris, con cuatro mujeres entre los papeles protagonistas, lo pasa por los pelos. “Pero sólo por un diálogo de cinco segundos entre dos mujeres sobre una silla”, aclara García, de la cátedra de Diseño de Sistemas del ETH y principal autor del estudio. ”Es el primer algoritmo que usa el lenguaje natural para automatizar el proceso del test de Bechdel”, añade.

Con cada película puntuada en función de las reglas del test que cumplían, los científicos comprobaron que el sesgo de género se reproducía en YouTube. Los tráiler de las películas con peor puntuación en el test de Bechdel eran los más vistos y obtenían mejor valoración (me gusta) que los filmes que no presentaban esa preponderancia masculina.


Is misogyny worse now than before the internet? | Comment is free | theguardian.com

Is misogyny worse now than before the internet? | Comment is free | theguardian.com.

We asked five feminists whether sexism has become more prevalent in the digital age, or simply more visible

 

 

 

'Feminists have always been menaced, mocked, harassed, boycotted and sued. Men’s outrage is not new'

Beatrix Campbell: ‘Feminists have always been menaced, mocked, harassed, boycotted and sued. Men’s outrage is not new.’ Photograph: Felix Clay

 

Earlier this week, Monica Lewinsky wrote about being “possibly the first person whose global humiliation was driven by the internet” (recalling the biting sexism she experienced in the late 1990s), and tonight, in a BBC2 documentary, Kirsty Wark is exploring whether men have a newfound freedom to be abusive to women, online and off. We asked five leading feminists whether, in the years since the internet began, misogyny has grown worse, or simply become much more obvious.


¿Podemos imaginar un Internet feminista desde los derechos? – ONG Derechos Digitales

¿Podemos imaginar un Internet feminista desde los derechos? – ONG Derechos Digitales.

Ha­blar de de­re­chos en In­ter­net tam­bién sig­ni­fi­ca darle es­pa­cio a una pers­pec­ti­va de gé­ne­ro. Casos re­cien­tes tanto en Chile como en otros paí­ses nos hacen pre­gun­tar si de­re­chos como la li­ber­tad de ex­pre­sión y la pri­va­ci­dad tie­nen un efec­to di­fe­ren­cia­do desde el gé­ne­ro de los su­je­tos.

Afiche de campaña sobre tecnología y violencia de géneroAfi­che de cam­pa­ña sobre tec­no­lo­gía y vio­len­cia de gé­ne­ro

Por Danae Tapia*.

La foto de una mujer po­san­do en el in­cen­dio de Val­pa­raí­so fue co­men­ta­da am­plia­men­te en las redes so­cia­les. Sorna y cla­sis­mo emer­gían de múl­ti­ples opi­nio­nes que la cri­ti­ca­ban por inopor­tu­na y, prin­ci­pal­men­te, por pobre. Su ima­gen, di­se­mi­na­da en la red sin su con­sen­ti­mien­to, fue in­ter­ve­ni­da en una serie de memes e in­clu­so en po­le­ras que se ven­den a diez mil pesos.

No es la pri­me­ra vez que en Chile se vi­ra­li­za la ima­gen de una mujer para el goce de la au­dien­cia vir­tual. Hace algún tiem­po, un video de dos es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez que te­nían re­la­cio­nes se­xua­les en un paseo, fue­ron rá­pi­da­men­te com­par­ti­das por What­sApp. Las crí­ti­cas a la mujer que pro­ta­go­ni­za­ba el ma­te­rial no tar­da­ron, su Fa­ce­book y datos per­so­na­les fue­ron fil­tra­dos y tuvo que ren­dir­se al acoso di­gi­tal. De su com­pa­ñe­ro varón, se supo mucho menos.


Are you a woman who wants a payrise? There's an app for that | Life and style | theguardian.com

Are you a woman who wants a payrise? There’s an app for that | Life and style | theguardian.com.

The French government has launched an app to teach leadership skills to women. Sounds very empowering, but can a phone really teach you confidence in the workplace?

 

Najat Vallaud-Belkacem

French minister for women’s rights Najat Vallaud-Belkacem. What’s on her smartphone? Photograph: AFP/Getty Images

 

You’re a woman in a French workplace and you think you deserve a payrise, but how do you go about getting one?

A) Ask for one.
B) Ask for one and cry if you don’t get it.
C) Don’t ask for one but expect the boss to know you want one.
D) Don’t ask for one, then moan when the alpha male sitting next to you, who insists on calling you “chérie”, asks and gets one.

OK, it’s a madeup dilemma, but not an entirely alien one for many French women, who are notoriously shy about asking for more money.

Now the French Ministry for Women’s Rights has published a helpful smartphone and tablet app to cover workplace conundrums for women and help them climb their chosen career ladder.

The “Leadership Pour Elles” application, launched on Monday, France’s “Equal Salary Day”, is described as an “unusual, practical and free tool to help women progress in their careers” by offering them “simple, efficient, detailed advice”.


Candy Crush, la confitería virtual que atrae más a las mujeres – BioBioChile

Candy Crush, la confitería virtual que atrae más a las mujeres – BioBioChile.


Candy Crush Saga | King

Candy Crush Saga | King

Publicado por Denisse Charpentier | La Información es de Agencia AFP
Con tres niños pequeños y un empleo, Emma Martini tiene poco tiempo para los juegos de computador. Pero cada noche se sienta en silencio al pie de la cama de su hijo mientras éste se duerme… y juega a Candy Crush.

“¡Me evita estar ahí sentada en la oscuridad mirando a la pared durante 15 minutos!”, dice riendo a la AFP esta madre de 32 años.

Martini es una de las fans de este adictivo juego, a quienes se puede ver concentrados en sus teléfonos y tabletas en cuanto tienen un segundo.

A diferencia de los videojuegos convencionales, cuyas partidas pueden durar horas, Candy Crush Saga es uno de los nuevos “juegos informales” que se disfrutan en momentos cortos y mientras se viaja.

El pasatiempo se ha colado en cada momento del día, atrayendo a gente nueva al universo de los videojuegos; y las mujeres constituyen dos tercios de los apasionados de Candy Crush, según la empresa creadora, King.

“No sé mucho de ordenadores y tiendo a dedicar el poco tiempo que me queda a leer un libro”, explicó Martini, una profesora asistente de Spilsby, en el este de Inglaterra.

Pero su madre, de 52 años, la convenció de descargar Candy Crush. “Me estaba volviendo loca” con las solicitudes para sumarse al juego a través de Facebook.

Ahora Martini juega cada noche mientras su hijo cae dormido: “Lleno un tiempo vacío”, comenta.

“Los juegos informales han calado entre las mujeres”, explicó Mark Griffiths, director del departamento de investigación de juegos de la universidad Nottingham Trent.

“La mayoría de las veces juegan cuando el niño hace una siesta, o camino al trabajo, sin interferir en las cosas importantes de la vida”.

“Es una solución rápida al aburrimiento”, sentencia.

“No dejaría de jugar un segundo con mis hijos para pasar un nivel”, confirma Nuria López, una madre de dos niños barcelonesa que comparte afición al juego con su hija Paula, de 12 años.

“Las partidas son cortas y te quedas rápidamente sin vidas. Eso ayuda a no engancharse”, argumenta.