Contra la corriente: académico propone que profesores usen los celulares como herramienta pedagógica – El Mostrador

La iniciativa podría incluso “solucionar un problema mucho más grande, que es que no hay los laboratorios suficientes”, sostiene Juan Silva, director del Centro de Investigación e Innovación en Educación y TIC (CIIET) de la Universidad de Santiago. Lamenta que aunque el Mineduc mantiene una campaña con indicaciones precisas para que los docentes incorporen las tecnologías en sus clases, estas no son obligatorias.

Fuente: Contra la corriente: académico propone que profesores usen los celulares como herramienta pedagógica – El Mostrador


Gratuidad para educar a los protagonistas de la Revolución 4.0 – El Mostrador

necesitamos capital humano de primer nivel, profesionales capacitados, rigurosos, honestos en su trabajo, con una ética que nos permita generar la nueva narrativa y las formas de aplicar las tecnologías y las innovaciones sociales. De ese modo, esos jóvenes de la gratuidad retribuirán al país el que hoy puedan iniciar su viaje por el camino de la educación y el conocimiento.

Fuente: Gratuidad para educar a los protagonistas de la Revolución 4.0 – El Mostrador


Social media: Challenging the jihadi narrative

Mr Arshad is one of a growing group of digital media stars who use YouTube videos, Facebook posts, tweets, photos and standup comedy to counter the barrage of extremist propaganda online — particularly from social media-savvy terrorist groups such as Isis. His YouTube series, which tackles issues facing Muslim youth in London, has been watched more than 73m times. One video, “I’m a Muslim, not a terrorist” has been screened in more than 100 schools around the UK by the police.

Fuente: Social media: Challenging the jihadi narrative


Positive link between video games and academic performance, study suggests | Technology | The Guardian

Students who played online games scored above average in maths, science and reading tests, although study does not prove games were the cause

Fuente: Positive link between video games and academic performance, study suggests | Technology | The Guardian


Gadgets have their place in education, but they’re no substitute for knowledge | Daisy Christodoulou | theguardian.com

Gadgets have their place in education, but they’re no substitute for knowledge | Daisy Christodoulou | theguardian.com.

The immense computing power we possess will only make learning easier if we acknowledge it will never make it effortless
Tetris
‘The striking thing about many computer games is that while they often involve quite monotonous tasks, they still prove incredibly addictive. People playing Tetris don’t seem to struggle to ignore distractions.’ Photograph: Scott Kingsley/AP

The children returning to school this week with their new Christmas gadgets don’t remember a world without smartphones, tablets, e-readers and laptops. For some, this generation of digital natives are using technology in collaborative and social ways that will revolutionise learning.Others worry about the damage these devices are doing to their concentration spans and their ability to think deeply.

So what is the truth about technology and education? Is it better to read War and Peace on a Kindle or on paper? Or should we forgo 19th-century novels completely in favour of co-creating our own stories on Facebook? As a recent New Scientist article acknowledged, the rapid pace of technological change means large-scale studies of many of these issues are lacking. However, there is some reliable research.

 


Internet: El saber ya no cabe en el campus | España | EL PAÍS

Internet: El saber ya no cabe en el campus | España | EL PAÍS.

 

En la era de Internet la Universidad ha perdido el monopolio del conocimiento. Los estudiantes y el mercado exigen un modelo más flexible

 

 

eduardo estrada

Aprendió a programar buscando información en Internet y con algo de ayuda de su padre, también programador. “Lo hice con tutoriales; ensayo y error y echándole muchas horas”. En clase, se aburría. A los 12 años, Luis Iván Cuende creó un sistema operativo de software libre, a los 15 ganó un premio al mejor hacker europeo menor de edad. Con 19, monta empresas tecnológicas, ha publicado un libro —Tengo 18 años y ni estudio ni trabajo—, da conferencias por todo el mundo y ha sido asesor especial de la vicepresidenta de la Comisión Europea. Y no piensa estudiar una carrera. “Simplemente, creo que no aporta nada a mi método de aprendizaje, porque aunque no esté en la universidad yo aprendo todos los días”, explica.

Siempre ha habido mentes más despiertas, que sobresalen por cualquier razón, y siempre ha habido autodidactas. Pero en el mundo de Internet, el joven Cuende representa algo más. Es la personificación de los augurios de algunos expertos que aseguran que la democratización del conocimiento a través de la Red terminará haciendo de las carreras universitarias algo innecesario.

Otros, la mayoría, no van tan lejos: “El valor de la Universidad no es solo transmitir conocimientos, se trata de formar a personas, su identidad, su capacidad crítica y analítica”, dice Roger Chao, profesor de la Universidad de Hong Kong y asesor de la ONU. Pero casi todos admiten que la educación superior está ante un cambio radical y que los campus han de adaptarse a las necesidades de los alumnos y no al revés, como ocurría hasta ahora.


I know students who buy essays online being ripped off – I used to write them | Education | The Guardian

I know students who buy essays online being ripped off – I used to write them | Education | The Guardian.

A report this week has exposed online businesses who supply ‘research guides’ for students. Here, a writer explains what it’s like to churn out essays on demand

 

Companies claim that they are providing customers only with 'research guides'.
Companies claim that they are providing students only with ‘research guides’. Photograph: Alamy

 

Students who buy essays online are being ripped off, according to a report published this week by exam regulator Ofqual. The work they purchase is written by “relatively competent writers”, but who have an “almost universal ignorance of the scope of the work” and an “utter lack of in-depth analysis”. This is completely true. I worked for two of these companies, both from home and “in-house”, which at one point saw 15 of us crammed into the boss’s attic.

 

Ofqual’s researchers paid up to £220 for essays, but only a fraction of that money goes to the actual writer, who can earn as little as £24 for every 1,000 words. To earn a reasonable rate, a writer needs to finish at least an essay a day. Writers quickly learn the first rule of paid essays: abandon all aspirations to quality, right now.

 

Despite the fees, the companies contend that they don’t produce “essays” to be handed in at all. Clients buy “research guides” to inspire their own work, in the same way that your Amsterdam souvenirs say “For Tobacco Use Only” on them. But it covers the company: if you hand in your “2:1 Guaranteed” essay and it gets a 2:2, you have already breached your contract by submitting it. There is nothing you can do.

 

That means for the writer, the game is to hit the word count as quickly as possible. As long as it looks like an essay, the actual words matter very little. Take every shortcut. Rephrase Wikipedia. Always give the counterpoint, no matter how weak: the words “on the other hand” are your new best friend. If you don’t have time to check citations, make them up! If the client can’t be bothered to read a book, he’s not going to check your page numbers.

 

Quality-checking would vary. One company hired full-time quality staff, but it’s hard to cover every subject area in every discipline, so “quality checks” were rarely more than proofreads. At another company, if you could write on one subject, this qualified you to write on anything. A law graduate would end up doing revision notes on Chinese political history, eventually writing a PhD proposal for an economics student and wondering how they got there. I once wrote a Market Research BA dissertation in two days and heard nothing more of it.


UDI lanza página web para recabar antecedentes sobre denuncias contra Universidad Arcis – El Mostrador

UDI lanza página web para recabar antecedentes sobre denuncias contra Universidad Arcis – El Mostrador.

“Sabemos que para personas que pertenecen actualmente a la universidad, alumnos, profesores y trabajadores, es difícil plantear ciertas situaciones por temor a represalias, y por eso esta página da la opción de que las denuncias puedan ser anónimas, lo que no significa que la investigación que desarrolle la Cámara de Diputados no se haga con suma rigurosidad”, detalló el diputado José Antonio Kast.

kast

La Unión Demócrata Independiente (UDI) lanzo la página webwww.denunciaarcis.cl, mediante la cual busca continuar recabando antecedentes respecto de las irregularidades denunciadas tras el paso del Partido Comunista (PC) por la Universidad Arcis.

Según explicó el diputado José Antonio Kast, quien ha liderado la ofensiva fiscalizadora, “la Cámara de Diputados iniciará en los próximos días una investigación formal respecto de la precaria situación que vive la Universidad Arcis y las irregularidades que se han podido detectar en la administración que tuvo el PC en el plantel”.

A renglón seguido, Kast precisó que “en este contexto, quisimos crear esta herramienta para apoyar el trabajo de la comisión investigadora, de manera de contar con antecedentes adicionales”.

“Sabemos que para personas que pertenecen actualmente a la universidad, alumnos, profesores y trabajadores, es difícil plantear ciertas situaciones por temor a represalias, y por eso esta página da la opción de que las denuncias puedan ser anónimas, lo que no significa que la investigación que desarrolle la Cámara de Diputados no se haga con suma rigurosidad”, detalló el legislador.


A dos clics de la formación gratuita | Economía | EL PAÍS

A dos clics de la formación gratuita | Economía | EL PAÍS.


Los cursos masivos van desde idiomas a gestión empresarial. / G. SCHUSTER (CORBIS)

Enviar a LinkedIn9
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

Poder estudiar desde casa, consultar materiales de grandes universidades con acceso a profesores de referencia y compartir experiencias o dudas con alumnos de la otra parte del mundo a través de la Red es posible. Esta situación, hace unos años, estaría sacada de un guión para una película de ciencia ficción. Los conocidos como MOOC (cursos masivos online y abiertos, en sus siglas en inglés) son una alternativa económica para adquirir conocimientos, reciclarse como profesional y/o complementar el expediente académico de una forma sencilla y barata.

Este tipo de enseñanza a distancia, abierta y gratuita surgió en laUniversidad de Stanford en Estados Unidos. Allí el profesor Sebastián Thrun abrió un curso sobre inteligencia artificial para todo el mundo. En él se inscribieron más de 120.000 alumnos y más de la mitad lo finalizaron. Antes de esto, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en sus siglas en inglés), anunció en 2001 acceso libre y gratuito a los materiales de todos sus cursos oficiales. En 2009 alcanzó la cifra de 1.900 cursos de grado y posgrado publicados. Ahora y gracias a la proliferación de plataformas online que recopilan estos programas, más de una veintena de universidades españolas se han unido a esta nueva forma de estudiar, según el informe MOOC: Estado de la situación actual, posibilidades, retos y futuro del observatorio SCOPEO, un organismo promovido por la Universidad de Salamanca, que estudia la formación en Red en España. El porcentaje de abandono permanece alto al ser una apuesta gratuita a la que se puede inscribir cualquiera, aunque cada vez haya un mayor número de alumnos. Los expertos consultados para el reportaje consideran, en líneas generales, que habría que hacer un estudio de cuáles son las causas, además de considerar que el auge de esta modalidad de educación abierta en España ayuda a pensar que estas cifras no son un problema a priori.


La escuela, en el laberinto tecnológico | El País Semanal | EL PAÍS

La escuela, en el laberinto tecnológico | El País Semanal | EL PAÍS.

La revolución del aprendizaje que dibujaba Isaac Asimov se queda pequeña. Las nuevas tecnologías ofrecen herramientas, una gran oportunidad para los malos estudiantes y un reto para profesores y padres. Cada alumno aprende a su ritmo y en el lugar que quiera.

GIANFRANCO TRIPODO

El profesor Jordi Adell va abriendo puertas con su tarjeta electrónica. Sale del edificio del Centro de Educación y Nuevas Tecnologías, que dirige, y enseña al visitante un viernes de octubre el campus de la Jaume I de Castellón, una universidad pequeña que nació en 1991 ya con una fuerte vocación tecnológica. Entre los edificios, de camino hacia la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, Adell habla de una cierta “sobredosis de innovación tecnológica”, de los peligros de las modas, pero también de increíbles avances. En su centro los estudian, los prueban, producen conocimiento, forman a profesores y también los ponen en marcha en su propia universidad.

Ya en una clase, Adell pasa la tarjeta electrónica por un sensor colocado en un lateral de la mesa del profesor y acto seguido se encienden las luces del aula, el proyector y el ordenador. En el centro de la mesa se abre un compartimento en el que está el teclado y un pequeño micrófono que puede colgarse alrededor del cuello. “Por ejemplo, un profesor de matemáticas, Pablo Gregori, va dibujando las explicaciones en la pantalla táctil, estas se ven en la pantalla de la clase y luego, grabadas junto con su imagen y voz, las cuelga en el aula virtual. Los alumnos lo consultan muchísimo cuando se acercan los exámenes”.


Del folio a la tableta | Sociedad | EL PAÍS

Del folio a la tableta | Sociedad | EL PAÍS.

 Madrid 12 SEP 2013 – 13:57 CET


De izquierda a derecha, el profesor Antonio Rodríguez Ruibal con los estudiantes Estefanía Ríos, grado de periodismo, y Eduardo Pache, en la Udima. / ULY MARTÍN

Enviar a LinkedIn22
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

No hay bullicio. Ni mochilas y cuadernos apoyados en la pared. Ni cientos de jóvenes hablando en los pasillos. Pero es una universidad que el curso pasado tuvo alrededor de 5.000 alumnos: la Universidad a Distancia de Madrid (Udima), que basa su enseñanza principalmente en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Un ejemplo de la digitalización hacia la que caminan, inexorablemente, universidades, alumnos y profesores.

Pizarras digitales o podcasts. Palabras que siguen sonando lejanas para algunos, pero que son las nuevas formas de aprendizaje de alumnos que ya forman parte de la generación que ha nacido entre pantallas. Antonio Rodríguez, profesor de varias asignaturas de la Udima (entre ellas, del Máster en Educación y Nuevas Tecnologías), asegura que las tecnologías permiten generar material educativo sin perder calidad y eliminan barreras. “Se trata de personalizar Internet”.

La Red, las asignaturas, los trabajos… todo es individual, y a distancia. “No significa menos contacto. Mis alumnos del máster son 33. Miro sus correos diariamente uno a uno, contesto uno a uno”, afirma Rodríguez. Se ponen cara en dos dimensiones a través de videoconferencias y redes sociales. La tercera aparece en los exámenes semestrales, presenciales obligatoriamente. El hecho de no tener que asistir cada mañana a una clase no exime del trabajo diario. “Todos los materiales educativos están preparados para cualquier soporte. Antes hacías cola en reprografía para ir cogiendo. Ahora pueden estudiar desde el minuto cero, porque todo está colgado en la web”.


Elitismo de masas

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/08/12/actualidad/1344801514_458111.html

Las mejores universidades del mundo apuestan por impartir curso en la Red

Harvard y el MIT sorprenden al sector con cursos gratis

El coste de la matrícula actúa como filtro para las clases sociales. La Red soslaya este problema. / Carlos Rosillo

La irrupción de la educación a través de Internet en el ámbito universitario ha abierto las puertas a muchos estudiantes que no hubieran accedido a la educación superior en caso de depender de la enseñanza tradicional. Además, esta fórmula está transformando de manera radical la manera en que algunas universidades afrontan su futuro.