Elsevier Acquires SSRN | The Scholarly Kitchen

SSRN is first and foremost a site where content is discovered and distributed. Through its working papers and preprints, SSRN is a hub for the early versions of research across many social sciences fields, plus law and some of the humanities as well. It is free to authors for article deposit and free to readers for downloading, and Elsevier has committed that this will not change.

Fuente: Elsevier Acquires SSRN | The Scholarly Kitchen


Who’s downloading pirated papers? Everyone | Science | AAAS

Many academic publishers offer programs to help researchers in poor countries access papers, but only one, called Share Link, seemed relevant to the papers that Rahimi sought. It would require him to contact authors individually to get links to their work, and such links go dead 50 days after a paper’s publication. The choice seemed clear: Either quit the Ph.D. or illegally obtain copies of the papers. So like millions of other researchers, he turned to Sci-Hub, the world’s largest pirate website for scholarly literature. Rahimi felt no guilt. As he sees it, high-priced journals “may be slowing down the growth of science severely.”

Fuente: Who’s downloading pirated papers? Everyone | Science | AAAS


Impact of Social Sciences – How do students access the resources they need? Survey finds only one in five obtain all resources legally.

an overview of findings from a study on the practices of university students accessing learning resources at a research-intensive university in South Africa. There is a grey zone in the access of resources that is now simply part of normal life in a new communication and information order. The students’ perspectives raise critical issues for new models of publishing, for digital literacies and for open scholarship.

Fuente: Impact of Social Sciences – How do students access the resources they need? Survey finds only one in five obtain all resources legally.


Lectura “social” al rescate del libro electrónico | Cultura | EL PAÍS

Lectura “social” al rescate del libro electrónico | Cultura | EL PAÍS.


Las experiencias interactivas se presentan como alternativa

Traducción de un poema en la obra ‘Journey to the end of the night’, rescatada por The Pages Project. / THE PAGES PROJECT

  • Enviar
  • Imprimir
  • Guardar

Erik Schmitt fue uno de los primeros diseñadores del Kindle con el que Amazon revolucionó la industria de los libros en 2007. Schmitt ama los libros de papel. Los describe como “una experiencia estética” que nunca alcanzará ningún dispositivo electrónico. Habla emocionado sobre la sensación de sujetar el libro en las manos, buscar entre las páginas o recordar el momento de su vida en el que lo leyó sólo con ver la cubierta.

Son apenas un puñado de argumentos con los que los amantes del papel defienden su resistencia a adquirir libros electrónicos. Los partidarios de la versión digital, sin embargo, apuntan a las cualidades insuperables de su conexión a Internet, la incorporación de diccionarios o su movilidad. Y desde que Amazon sacudió las estructuras de la industria editorial, las ventas de unos y otros ejemplares han servido de baremo para dilucidar qué prefieren los lectores.

Estudios recientes muestran que en 2014, la venta de ejemplares impresos superó a la de los electrónicos. En EE UU un informe del Centro Pew Research apunta a los hábitos de los lectores más jóvenes: un 73% de los adultos entre 18 y 29 años, sigue leyendo ejemplares impresos, frente a un 37% que opta por los electrónicos. Naomi Baron, profesora de American University e investigadora de los hábitos de lectura entre universitarios, afirma en su estudio ‘Words Onscreen’ que un 90% de los jóvenes asegura distraerse más si lee en un dispositivo digital.

En esta interacción, el Instituto del Futuro del Libro dice haber encontrado una de las promesas para incorporar a las nuevas generaciones a la lectura digital. Su responsable, Bob Stein, considera “estúpido” querer sentenciar ahora que a los jóvenes no les gustan los ebooks y que además supone una interpretación incorrecta de las tendencias. Los menores de 24 años son los que más usan Internet, pero también son los que poseen menos tabletas. “Tampoco hay editoriales que hayan logrado hacer buenos libros de texto electrónicos”, añade Stein. “La oferta no es lo suficientemente buena para que los estudiantes puedan adoptar este cambio”.

La organización, que estudia las consecuencias del cambio de la lectura desde una página a una pantalla, experimenta con la plataforma Social Reader, concebida como “lectura social” a través de notas, comentarios y formas de destacar el contenido que se pueden compartir con otros lectores. Su teoría es que la inclusión de elementos sociales ayudará a convencer a lectores más jóvenes.


¿Quién combate en la guerrilla por el acceso abierto? | Manzana Mecánica

¿Quién combate en la guerrilla por el acceso abierto? | Manzana Mecánica.

La información es poder (decía Aaron Swartz en el manifiesto por la guerrilla del acceso abierto) y como todo poder concentrado en pocas personas o instituciones, hay que combatirlo. El conocimiento científico ha estado por años secuestrado por leyes y personas, lo cual significa, en términos simples, que muchos debemos privarnos del conocimiento científico adquirido por nuestros antepasados o personas de nuestra misma generación o más jóvenes. Editoriales como Elsevier, Springer o Wiley (que sería como decir Coca-Cola o Pepsi) tienen el negocio perfecto al secuestrar el conocimiento en sus manos, sacando provecho económico y moral de ello. Afortunadamente, existen algunas iniciativas de individuos y agrupaciones que luchan contra estas editoriales e incluso contra las mismas personas que desarrollan conocimiento y solo “comparten” sus conocimientos con una editorial. En esta ocasión, trataré de dar un panorama general sobre quiénes están involucrados en esta guerrilla, cómo lo hacen y cómo puedes beneficiarte, tú y a tu comunidad, usando el material disponible.

¿Cómo funciona la guerrilla?

Primero, es necesario tener en cuenta que la guerrilla del acceso abierto es muy dispersa. Esto sucede al tener distintas personas trabajando con una idea en común, pero no en un trabajo coordinado necesariamente, por lo que tú misma(o) podrías ser parte importante, sin que nosotros sepamos. Dicho esto, también es cierto que existen algunos proyectos notables, que han logrado formar grandes bases de datos de documentos del conocimiento universal (ese mismo que nos pertenece a todos) y que por ende, son los que atraen más luces al ser expuestos. Todos los proyectos que se mencionarán aquí nacen, viven y mueren en internet. Fuera de esta red es difícil la difusión del material, debido a la limitancia de obtener el material a gran escala, por lo que es importante considerar que son vulnerables a cualquier ataque gubernamental o corporativo (como el caso de library.nu o más conocido, The Pirate Bay).

En la batalla por el acceso al conocimiento, la guerrilla busca expropiar el conocimiento de las manos de quienes limitan su acceso a la mayoría de la población. A diferencia de lo que ocurre con objetos materiales, la expropiación del conocimiento ocurre en el terreno inmaterial de lo digital

Uno de los conceptos fundamentales de la “guerrilla del acceso abierto” es “expropiar” aquellas publicaciones que están en manos de las editoriales que continuamente publican material creado por científicos del mundo (generalmente del primer mundo, dicho sea de paso). Esto significa quitar el poder de la editorial (universidad, organización, o lo que sea) de contar con la distribución exclusiva de conocimiento que se ha hecho gracias al desarrollo de la humanidad. Al contrario de una expropiación de un objeto material, la expropiación del conocimiento ocurre principalmente en términos digitales. Por lo tanto, su distribución y copia es mucho más fácil que tener que transcribir, fotocopiar, copiar disquetes, CDs, o lo que sea en un futuro. Sumado a esto, cuando uno está en medio de un problema que requiere conocimiento científico (puede ser incluso un problema de salud de algún familiar o de ti mismo, de algún problema de ingeniería al cual se necesite palear o lo que se te ocurra) por lo general requiere verificar información muy particular, haciendo que sea necesario contar con algunas publicaciones muy específicas. Si la publicación que requieres no está, simplemente no funcionará para ti y posiblemente lo desecharás. Es por esto que para generar un proyecto comunitario o personal es necesario poder acceder a grandes cantidades de datos y, por supuesto, distribuirlos.