Estados Unidos presiona por desaparición de sitios que divulgan conocimiento científico gratuitamente | Manzana Mecánica

Estados Unidos ordenó el cese de actividades que permitan la distribución de material bajo derechos de autor de la editorial Elsevier. No obstante, la colaboración y organización continúa

Fuente: Estados Unidos presiona por desaparición de sitios que divulgan conocimiento científico gratuitamente | Manzana Mecánica


¿Quién combate en la guerrilla por el acceso abierto? | Manzana Mecánica

¿Quién combate en la guerrilla por el acceso abierto? | Manzana Mecánica.

La información es poder (decía Aaron Swartz en el manifiesto por la guerrilla del acceso abierto) y como todo poder concentrado en pocas personas o instituciones, hay que combatirlo. El conocimiento científico ha estado por años secuestrado por leyes y personas, lo cual significa, en términos simples, que muchos debemos privarnos del conocimiento científico adquirido por nuestros antepasados o personas de nuestra misma generación o más jóvenes. Editoriales como Elsevier, Springer o Wiley (que sería como decir Coca-Cola o Pepsi) tienen el negocio perfecto al secuestrar el conocimiento en sus manos, sacando provecho económico y moral de ello. Afortunadamente, existen algunas iniciativas de individuos y agrupaciones que luchan contra estas editoriales e incluso contra las mismas personas que desarrollan conocimiento y solo “comparten” sus conocimientos con una editorial. En esta ocasión, trataré de dar un panorama general sobre quiénes están involucrados en esta guerrilla, cómo lo hacen y cómo puedes beneficiarte, tú y a tu comunidad, usando el material disponible.

¿Cómo funciona la guerrilla?

Primero, es necesario tener en cuenta que la guerrilla del acceso abierto es muy dispersa. Esto sucede al tener distintas personas trabajando con una idea en común, pero no en un trabajo coordinado necesariamente, por lo que tú misma(o) podrías ser parte importante, sin que nosotros sepamos. Dicho esto, también es cierto que existen algunos proyectos notables, que han logrado formar grandes bases de datos de documentos del conocimiento universal (ese mismo que nos pertenece a todos) y que por ende, son los que atraen más luces al ser expuestos. Todos los proyectos que se mencionarán aquí nacen, viven y mueren en internet. Fuera de esta red es difícil la difusión del material, debido a la limitancia de obtener el material a gran escala, por lo que es importante considerar que son vulnerables a cualquier ataque gubernamental o corporativo (como el caso de library.nu o más conocido, The Pirate Bay).

En la batalla por el acceso al conocimiento, la guerrilla busca expropiar el conocimiento de las manos de quienes limitan su acceso a la mayoría de la población. A diferencia de lo que ocurre con objetos materiales, la expropiación del conocimiento ocurre en el terreno inmaterial de lo digital

Uno de los conceptos fundamentales de la “guerrilla del acceso abierto” es “expropiar” aquellas publicaciones que están en manos de las editoriales que continuamente publican material creado por científicos del mundo (generalmente del primer mundo, dicho sea de paso). Esto significa quitar el poder de la editorial (universidad, organización, o lo que sea) de contar con la distribución exclusiva de conocimiento que se ha hecho gracias al desarrollo de la humanidad. Al contrario de una expropiación de un objeto material, la expropiación del conocimiento ocurre principalmente en términos digitales. Por lo tanto, su distribución y copia es mucho más fácil que tener que transcribir, fotocopiar, copiar disquetes, CDs, o lo que sea en un futuro. Sumado a esto, cuando uno está en medio de un problema que requiere conocimiento científico (puede ser incluso un problema de salud de algún familiar o de ti mismo, de algún problema de ingeniería al cual se necesite palear o lo que se te ocurra) por lo general requiere verificar información muy particular, haciendo que sea necesario contar con algunas publicaciones muy específicas. Si la publicación que requieres no está, simplemente no funcionará para ti y posiblemente lo desecharás. Es por esto que para generar un proyecto comunitario o personal es necesario poder acceder a grandes cantidades de datos y, por supuesto, distribuirlos.


One big problem with open access and why the best way to fix it isn't going to work – Curt Rice

One big problem with open access and why the best way to fix it isn’t going to work – Curt Rice.

There’s a conflict, a tension, an inherent contradiction in the open access movement, and while it could be resolved, that seems increasingly unlikely.

The inconsistency goes like this: the shift to open access publishing started idealistically, with enthusiasm and pressure from the grassroots. The business model for disseminating scientific results would be changed. Instead of putting research into journals that were expensive and exclusive, we would make articles available for free. No charge at all. Ready to be downloaded by anyone with an internet connection.

Shaking in their boots

We developed more and more arguments for open access — not just solidarity with colleagues in poorer countries, but also the (im)morality of paying first for research to be done (through salaries) and then for the articles to be reviewed and edited (through volunteer work for journals) and then paying once again to be able to read them (through subscriptions). Add to this the monopolistic price gouging of the biggest publishers, whose profit rates exceed those of oil companies, and change seemed inevitable.

Wall Street analysts say open access has failed, but their analysis might help us succeed. If we dare.

Some of these arguments worked. Gradually, research councils pulled themselves over the gunwales and got onboard. Governments articulated policies. Universities gave their researchers a nudge.

The publishers started to shake in their boots. They really did. They got worried.

But then they got over it.

And this is where the other side of the inconsistency comes into play. The tension in the movement is that its idealistic and anarchistic origins are in conflict with what is needed for success, namely a clear message articulated by visible and visionary leadership.