Secret Docs Reveal: President Trump Has Inherited an FBI With Vast Hidden Powers

For example, the bureau’s agents can decide that a campus organization is not “legitimate” and therefore not entitled to robust protections for free speech; dig for derogatory information on potential informants without any basis for believing they are implicated in unlawful activity; use a person’s immigration status to pressure them to collaborate and then help deport them when they are no longer useful; conduct invasive “assessments” without any reason for suspecting the targets of wrongdoing; demand that companies provide the bureau with personal data about their users in broadly worded national security letters without actual legal authority to do so; fan out across the internet along with a vast army of informants, infiltrating countless online chat rooms; peer through the walls of private homes; and more. The FBI offered various justifications of these tactics to our reporters. But the documents and our reporting on them ultimately reveal a bureaucracy in dire need of greater transparency and accountability.

Fuente: Secret Docs Reveal: President Trump Has Inherited an FBI With Vast Hidden Powers


Privacy experts fear Donald Trump accessing global surveillance network | World news | The Guardian

Privacy activists, human rights campaigners and former US security officials have expressed fears over the prospect of Donald Trump gaining access to the vast global US and UK surveillance network.

Fuente: Privacy experts fear Donald Trump accessing global surveillance network | World news | The Guardian


What does a feminist internet look like? | Chitra Nagarajan | Opinion | The Guardian

Feminist activists from around the world were in a conference room in Brazil, discussing what a feminist internet might look like. How did we get here?

Fuente: What does a feminist internet look like? | Chitra Nagarajan | Opinion | The Guardian


Fundación Karisma | Misoginia en internet: bombardeo a campo abierto contra las periodistas

No cabe duda que internet ha potenciado la libertad de expresión. Tampoco es equivocado señalar que las mismas dinámicas que emergen también están excluyendo e impidiendo el ejercicio de este derecho. Y hay quienes lo sufren más que otras personas, por ejemplo, mujeres, personas de la comunidad LGTTTBI o minorías étnicas. ¿No les llama la atención que sean los mismos grupos de persona que sufren continuamente discriminación y violencia? Pues sí, internet no es muy diferente del mundo analógico ni es la pana

Fuente: Fundación Karisma | Misoginia en internet: bombardeo a campo abierto contra las periodistas


Entrevista a Julian Assange, fundador de Wikileaks: “Google nos espía e informa al Gobierno de Estados Unidos”

Entrevista a Julian Assange, fundador de Wikileaks: “Google nos espía e informa al Gobierno de Estados Unidos”.

Escrito por Ignacio Ramonet / Le Monde Diplomatique
Lunes, 01 de Diciembre de 2014 11:59

Desde hace treinta meses, Julian Assange, paladín de la lucha por una información libre, vive en Londres, refugiado en las oficinas de la Embajada de Ecuador. Este país latinoamericano tuvo el coraje de brindarle asilo diplomático cuando el fundador de WikiLeaks se hallaba perseguido y acosado por el Gobierno de Estados Unidos y varios de sus aliados (el Reino Unido, Suecia). El único crimen de Julian Assange es haber dicho la verdad y haber difundido, vía WikiLeaks, entre otras revelaciones, las siniestras realidades ocultas de las guerras de Irak y de Afganistán, y los tejemanejes e intrigas de la diplomacia estadounidense.

Como Edward Snowden, Chelsea Manning y Glenn Greenwald, Julian Assange forma parte de un nuevo grupo de disidentes que, por descubrir la verdad, son ahora rastreados, perseguidos y hostigados no por regímenes autoritarios sino por Estados que pretenden ser “democracias ejemplares”…

En su nuevo libro, Cuando Google encontró a WikiLeaks (Clave Intelectual, Madrid, 2014), cuya versión en español está en librerías desde el 1 de diciembre, Julian Assange va más lejos en sus revelaciones, estupendamente documentadas, como siempre. Todo parte de una larga conversación que Assange sostuvo, en junio de 2011, con Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Google. Este vino a entrevistar al creador de WikiLeaks para un ensayo que estaba preparando sobre el futuro de la era digital. Cuando se publicó el libro, titulado The New Digital Era (2013), Assange constató que sus declaraciones habían sido tergiversadas y que las tesis defendidas por Schmidt eran considerablemente delirantes y megalomaníacas. El nuevo libro del fundador de WikiLeaks es su respuesta a esas elucubraciones del presidente de Google. Entre muchas otras cosas, Assange revela cómo Google –y Facebook, y Amazon, etc.– nos espía y nos vigila; y cómo transmite esa información a las agencias de inteligencia de Estados Unidos. Y cómo la empresa líder en tecnologías digitales tiene una estrecha relación, casi estructural, con el Departamento de Estado. Afirma también Assange, que hoy, las grandes empresas de la galaxia digital nos vigilan y nos controlan más que los propios Estados.

Cuando Google encontró a WikiLeaks es una obra inteligente, estimulante y necesaria. Una fiesta para el espíritu. Nos abre los ojos sobre nuestras propias prácticas de comunicación cotidianas cuando usamos un smartphone, una tablet, un ordenador o cuando navegamos simplemente por Internet con la candidez de quien se cree más libre que nunca. ¡Ojo! Nos explica Assange, como Pulgarcito, vas sembrando rastros de ti mismo y de tu vida privada que algunas empresas, como Google, recogen con sumo cuidado y archivan secretamente. Un día, las utilizarán contra ti…

Para conversar de todo esto y de algunas cosas más, nos encontramos con un Julian Assange entusiasta y fatigado, en Londres, el pasado 24 de octubre, en una pequeña sala acogedora de la Embajada de Ecuador. Llega sonriente y pálido, con una barba rubia de varios días, con su cabeza de ángel prerrafaelista, cabellos largos, rasgos finos, ojos claros… Es alto y delgado. Habla con voz muy baja y lenta. Lo que dice es profundo y pensado, le sale de muy adentro. Tiene un algo de gurú… Habíamos previsto charlar no más de media hora, para no cansarlo, pero con el paso del tiempo la conversación se fue poniendo interesante. Y finalmente hablamos más de dos horas y media…