Gremio histórico de los periódicos de EE.UU. se deshace del “papel” y se abre a los medios digitales – El Mostrador

Dejó de llamarse “Newspaper Association of America” y pasó a ser la News Media Alliance, porque según su presidente ejecutivo, David Chavern,“newspaper” ya no es la palabra adecuada para referirse a muchos miembros del grupo, como The Washington Post, The New York Times y Dow Jones, que si bien son impresos, tienen gran parte de su lectoría a través de la web.

Fuente: Gremio histórico de los periódicos de EE.UU. se deshace del “papel” y se abre a los medios digitales – El Mostrador


Uber proporcionó datos de 14 millones de usuarios a agencias reguladoras de Estados Unidos – 20minutos.es

La plataforma informó sobre 12,2 millones de usuarios de julio a diciembre. California, con más de 5,7 millones de datos y Nueva York, con más de 3, fueron las zonas en las que Uber dio más información a las autoridades. El estudio divide la entrega de información en función de si se trata de requerimientos legales ordinario o está relacionado con investigaciones criminales.

Fuente: Uber proporcionó datos de 14 millones de usuarios a agencias reguladoras de Estados Unidos – 20minutos.es


Silicon Valley busca novedades | Economía | EL PAÍS

Silicon Valley busca novedades | Economía | EL PAÍS.

La movilidad y las nuevas tecnologías de consumo personal son la clave

Desarrolladores informáticos en San Francisco. / R. GALBRAITH (REUTERS)

Sandhill Road, el Wall Street de la tecnología, tiene una extensión en Soma, el barrio de las startups de San Francisco. No hay un tren de alta velocidad, sino un viejo Caltrain, la línea que cada hora une el valle con la zona de mayor ebullición en la ciudad, Soma, llena de naves industriales reconvertidas en talleres donde se juega a adivinar el futuro. Los inversores, desde los años setenta, mantienen despacho en la calle que cruza con el Camino Real creado por los misioneros españoles; oficialmente, en los mapas es la carretera 101. Ahí tienen su despacho los socios de los grandes fondos de inversión. En San Francisco suelen quedarse los que visitan, escuchan, analizan y preparan informes antes de tomar decisiones, los asociados, la primera línea de frente, los que tratan con jóvenes que pretenden cambiar la mecánica de casi cualquier actividad.

Muy cerca del cuartel general de Facebook se encuentra la oficina de Kleiner, Perkins, Caufield & Byers, conocidos por sus iniciales, KPCB. En estas oficinas, cuyo alquiler no tiene nada que envidiar a los de Manhattan o la City londinense, se rastrean los siguientes negocios que despuntarán en el futuro para apostar por ellos. Randy Komisar, autor de un conocido libro de negocios con toque de autoayuda, El monje y el acertijo, dio uno de los golpes más sonados al invertir en Nest, una empresa fundada por exempleados de Apple en su mayoría y que terminó en manos de Google por 3.200 millones de dólares. Decidió depositar 20 millones con solo el primer power point de un termostato que se controla con el móvil. La plantilla de Nest llegó a 400 personas al pasar a manos de Google. Aun así, Komisar ve difícil que haya novedades en aparatos en Silicon Valley: “Los que entienden de cacharros son los pioneros del valle y esos ya casi se han jubilado”, dice.

Fuente: CB Insights / EL PAÍS

David Golden es socio gestor en Revolution Ventures, una empresa fundada por Steve Case, creador de AOL. Es el último en llegar de los grandes fondos. Surgió en 2008 y ganó gran parte de su prestigio al vender Zipcar, dedicada al alquiler de coches por horas, a Avis por 500 millones de dólares. Golden da un toque de atención con respecto al hardware: “Mucho cuidado. Hay que estudiar bien los productos. Pensar lo que una persona estaría dispuesta a pagar por algo”. Es una clara referencia a Kickstarter e Indie Gogo, las dos plataformas de financiación colectiva más populares. Komisar está en sintonía: “Miden la demanda de un grupo de entusiastas concreto, pero no son fiables. Solo me parece bueno para aprender”. Únicamente muestra interés por las impresoras 3D. “No sé si habrá una en cada casa, como ha pasado con el teléfono o el PC, pero los usos son cada vez más interesantes”, asegura.


Amazon amenaza con llevarse el proyecto de los drones de reparto de EE UU | Economía | EL PAÍS

Amazon amenaza con llevarse el proyecto de los drones de reparto de EE UU | Economía | EL PAÍS.


Un drone volando en Manhattan. / MIKE SEGAR (REUTERS)

Enviar a LinkedIn29
Enviar a TuentiEnviar a MenéameEnviar a Eskup

EnviarImprimirGuardar

Amazon, que aspira a poder entregar sus paquetes con robots en un futuro, ha pedido permiso a las autoridades de aviación estadounidenses para empezar a hacer pruebas con sus drones en el exterior, según ha anunciado la empresa en un comunicado. “Estamos avanzando rápidamente en nuestra investigación y desarrollo del proyecto en nuestro laboratorio de Seatlle”, añade la nota firmada por Paul Misener, quien deja caer que en caso de que el Departamento Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) no les dejen seguir adelante con la iniciativa, se la llevarán del país.

Para poder ser repartidas por los aviones no tripulados de Amazon, que alcanzan velocidades de hasta 80 kilómetros por hora (50 millas), tienen una autonomía de 16 kilómetros y cuentan con ocho hélices, los paquetes deben pesar menos de 2,3 kilos (5 libras). La empresa recuerda que el 86% de las mercancías que vende a través de la web son lo suficientemente ligeras como para ser transportadas por los drones, lo que agilizaría las entregas a los clientes.

Hasta ahora, indica Amazon, solo ha podido probar su sistema de reparto de drones en el laboratorio. Pero ahora tiene que dar el siguiente paso y ponerlos en práctica al aire libre, algo que prohíbe la ley. “Queremos seguir manteniendo el foco, los empleos y la inversión de este importante proyecto en Estados Unidos realizando operaciones al aire libre en las proximidades de Seattle”, explica en el comunicado Misener, vicepresidente de la compañía. En este sentivo, destaca que en el equipo responsable del proyecto hay “expertos en robótica de reconocido prestigio internacional, científicos, ingenieros aeronáuticos y hasta un antiguo astronauta de la NASA”. Hasta la fecha, ya han desarrollado ocho prototipos.

Sin embargo, la FAA ha prohibido la gran mayoría de vuelos comerciales hasta que no desarrolle la legislación sobre estos aparatos. En el caso concreto de Amazon, además, hace unas semanas la oficina federal advirtió de que el planteamiento del portal de usar los aparatos para realizar entregas de paquetes no ofrece todas las garantías.


La riqueza de Silicon Valley también ofende | Gente | EL PAÍS

La riqueza de Silicon Valley también ofende | Gente | EL PAÍS.

La ostentación de la élite tecnológica despierta críticas en San Francisco

 

Nueva York 12 MAR 2014 – 00:01 CET

 

ampliar foto

Sergey Brin posa frente a un coche capaz de conducirse solo. / Eric Risberg (AP)

Llevar a Jan Koum a la portada de una revista como Forbes es una elección evidente. El cofundador de WhatsApp, como dicen sus editores, representa el sueño americano. Emigró de niño con su familia desde Ucrania, tuvo que hacer cola para poder hacerse con cupones de alimentos y ahora aparece de golpe en el puesto 202 de la lista de multimillonarios, con una fortuna de 6.900 millones de dólares. Este tipo de historias de éxito encantan a los jefes de Estado de todo el mundo, que pasan en comitiva para cortejar a Silicon Valley buscando ideas para replicar en sus países.

Pero Koum también refleja la “burbuja social” que crece entorno a los techies, donde el coche de moda es el sedan eléctrico de lujo Model S de Tesla. La foto de Sergey Brin al volante de uno de color fucsia, tuneado como si fuera un coche de Batman y decorado con pestañas de acero en los faros delanteros, corrió como la pólvora la pasada primavera y no hizo precisamente gracia. San Francisco, según un estudio de la Brookings Institution, es la ciudad donde creció más la desigualdad en los últimos cinco años.

Esta brecha está generando un intenso debate, rabia y protestas. Las paredes y puertas de los garajes de varias casas en Atherton, el barrio más caro en todo EE UU, según Fortune, aparecieron hace poco días, justo después de conocerse la compra de WhatsApp, con pintadas en las que se podía leer: “Que jodan al 1%”. Allí viven varios de los grandes ejecutivos del sector tecnológico. También en las paradas de autobús de Google y Facebook. Los vecinos que tienen menos no son los únicos que ponen el grito en el cielo.